¿Cuál es la profesión más suicida en EEUU y cómo Nueva York está evitando el riesgo?

Las razones no están claras de esta conexión laboral con ansiedad y depresión
¿Cuál es la profesión más suicida en EEUU y cómo Nueva York está evitando el riesgo?
Los veterinarios se enfrentan a variables que pocos conocen
Foto: aspca

No son los policías, los militares, los agentes funerarios ni los corredores de bolsa. Aunque sea una sorpresa para muchos, los veterinarios tienen muchas más probabilidades de suicidarse que las personas de otras profesiones en EEUU, según un estudio reciente del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDCP).

Con una epidemia de suicidios que sacude a la comunidad veterinaria, los líderes de la profesión han comenzado a combatir el problema de diversas maneras, desde una línea directa de salud mental hasta sesiones grupales de entrenamiento para estos médicos.

En alerta, en la próxima Conferencia de Veterinaria del estado de Nueva York se dedicará un día entero al bienestar con un enfoque particular en la fatiga de la compasión, durante la primera semana de octubre, en la Universidad Cornell (Ithaca).

Los hallazgos alarmantes del CDCP, divulgados en diciembre pasado, muestran que los veterinarios varones tienen 2.1 veces más probabilidades de suicidarse, mientras que las doctoras son 3.5 veces más propensas.

La mayoría de los veterinarios que se quitaron la vida tenían menos de 65 años de edad.

La Sociedad de Medicina Veterinaria del Estado de Nueva York (NYSVMS) recientemente reveló una línea de apoyo confidencial donde los veterinarios pueden llamar las 24 horas del día y hablar con alguien si tienen dificultades, dijo a New York Post el director ejecutivo del grupo, Tim Atkinson.

“Es asesoramiento confidencial… siempre es importante ayudar a los veterinarios a comprender que hay caminos por delante”, explicó Atkinson.

La Dra. Stephanie Liff, directora médica de “Pure Paws Vet Care” en Manhattan, afirma que “todos” en su oficina conocen o han oído de un veterinario que se suicidó.

“Mi veterinario personal de la infancia se suicidó cuando estaba en la universidad”, dijo Liff.

Ella explica que las posibles causas son variadas, pero siguen siendo esquivas. El estrés financiero, el equilibrio entre el trabajo y la vida, el acoso cibernético de clientes insatisfechos y el acceso a medicamentos que hacen que un suicidio exitoso sea mucho más fácil, son todos posibles factores.

“No nos pagan tan bien como a los médicos o dentistas u otros profesionales médicos, pero tenemos el mismo nivel de deuda educativa“, explicó Liff.

También dijo que los veterinarios a menudo se enfrentan a personas que no pueden pagar por la atención que sus mascotas necesitan y que expresan su frustración con el médico. “Hay algunos ejemplos escandalosos de acoso en internet”, dijo Liff. “Si lo escuchas una y otra vez, puede ser muy perjudicial para tu estado mental“.

También explicó que los veterinarios tienen fácil acceso al “pentobarbital”, el medicamento que la mayoría usa para sacrificar animales y también funciona en humanos.

Un estudio publicado en agosto por la profesora de psicología Tracy Witte, de la Universidad Auburn (Alabama), señaló el fácil acceso de un veterinario a esa droga como un posible contribuyente a las elevadas tasas de suicidio.

“Hay pasos muy prácticos que nuestra gente puede tomar, que pueden ayudarlos a tener una carrera mucho más satisfactoria”, dijo Atkinson para dar esperanza.

Busque ayuda