Denuncian táctica de pedir pasaporte para robar salarios a inmigrantes

Reportan varios casos en Nueva York de empleadores que solicitan el documento para asustar a sus trabajadores indocumentados
Denuncian táctica de pedir pasaporte para robar salarios a inmigrantes
Denuncian que algunos empleadores están pidiendo pasaportes de los países de origen de los trabajadores como táctica para robar salarios
Foto: Edwin Martinez / El Diario

En abril pasado el colombiano Fernando González comenzó a trabajar en una compañía de limpieza en Queens. El joven, quien es indocumentado, fue asignado a una escuela y estaba muy contento, porque el empleo parecía estable, ganaba el salario mínimo y recibía buen trato. Pero luego de un mes, en el que le pagaron cumplidamente sus cheques, las cosas cambiaron.

“En la quinta semana no me pagaron y en la sexta, cuando fui a cobrar a la oficina del contratista en Woodside, me dijo que para que me diera mis dos cheques pendientes tenía que mostrarle mi pasaporte colombiano, y que él se iba a quedar con una copia. Se me hizo muy raro. Me asusté y le dije que no lo tenía, y que no entendía por qué ahora, que ya llevaba un mes trabajando, me pedía un requisito diferente, que no tiene nada que ver con cosas laborales”, recuerda el trabajador, quien asegura que ante su reclamo fue amenazado.

“Le rogué que me entregara mis dos cheques. Le expliqué que debía pagar la renta, comprar mi MetroCard y mandar dinero a mi esposa. Pero gritándome, me dijo que me fuera o iba a llamar a la policía para entregarle el ID con el que inicialmente me contrató, porque era falso. Y me amenazó con Inmigración. Me sentí como una basura. Me quedé llorando como un tonto en una estación del tren, sin saber qué hacer. Sentía que me estaban robando en mi propia cara y que además me habían tratado como un delincuente”.

Aunque finalmente, casi dos meses después y con ayuda de la organización Make the Road New York (MRNY),  el joven recuperó sus cheques, activistas aseguran que tristemente esa suerte no la corren todos los trabajadores inmigrantes. Y es que la táctica del pasaporte parece estarse intensificando para robar salarios.

“Desafortunadamente hay muchos empleadores que piensan que por el estatus migratorio de nuestra gente pueden abusar y esta es una de las muchas tácticas que se ven en la comunidad”, aseguró Manuel Castro, director de la organización NICE, que vela por los derechos de los trabajadores. “De diario llega gente con casos así y esta es una de las cosas que se ha visto más comúnmente en los últimos tiempos, porque se han dado cuenta los empleadores que buscan abusar, que les puede funcionar. Y no es un error, es una táctica, en la que piden el pasaporte o algo que piensan que los trabajadores no van a poder conseguir o no van a querer enseñar y así quedarse con su dinero bajo esa excusa”.

El defensor de los trabajadores advirtió que es urgente ponerle un “tate quieto” a esos empleadores abusivos y afirmó que son los propios trabajadores afectados los que pueden hacerlo, pues cuando los contratistas se dan cuenta que los empleados no se van a mantener callados, les da temor.

Una táctica para la explotación

“La ley es muy clara. En cuanto un trabajador se contrata y empieza a trabajar, a esa persona se le tiene que pagar lo que ha trabajado. Tenemos que ponerle freno a esa táctica, porque si no lo hacemos ahora, van a ver que les funciona y van a seguir explotando. Así que si un empleador les sale con ese cuento, de que ‘quiero tu pasaporte’ el trabajador tiene que enfrentarlo y mostrarle que conoce sus derechos, y si no funciona, pedir ayuda con nosotros o cualquier organización para hacerlos pagar”, dijo Castro.

El activista reconoció que debido al discurso proveniente del Gobierno federal, hay patronos que se creen con el derecho de abusar de los inmigrantes y en ocasiones hasta toman copias de los pasaportes para amenazar.

“Los empleadores malos saben que el tema de migración asusta y saben que pueden usar eso en contra de trabajadores, especialmente cuando hay informalidad en la contratación. Es común, pero advertimos que aunque el gobierno federal vaya por una vía, el gobierno local y el estatal están del lado del trabajador sin importar su estatus migratorio o si los papeles con los que trabajan son chuecos o no”, dijo el director de NICE.

El hondureño Alberto Celaya, quien actualmente está en proceso de poner una demanda por robo de salarios contra su antiguo empleador,

“¿Por qué piden el pasaporte?”

El hondureño Alberto Celaya, quien actualmente está en proceso de poner una demanda por robo de salarios contra su antiguo empleador, también aseguró que tras varios años de trabajar con el número ITIN (para pagar impuestos), en enero pasado su patrono le exigió a él y a sus compañeros el pasaporte para pagarles y para continuar trabajando.

“Se me hizo muy raro que nos pidiera el pasaporte y le sacó una copia y cuando le reclamé por todo el dinero que me debía de horas extras y pagos atrasados, me amenazó con Inmigración y me dijo que ya tenía toda mi información”, comenta el trabajador de la construcción, quien denuncia ese requerimiento como una táctica para manipular y explotar. “Él nos esclavizó trabajando jornadas de día y noche y espero que se haga justicia y responda por todo lo que me debe”.

Al ser consultado sobre las denuncias de su exempleado y las razones por las que le solicitó el pasaporte hondureño para pagarle y como requisito para mantener su empleo, Walter Florentino, negó los señalamientos.

“Ese muchacho está mintiendo. Yo nunca les pedí el pasaporte porque eso a mi no me sirve de nada. Además él dejó de trabajar para mí hace dos años. Yo siempre actúe correctamente”, dijo el paraguayo, dueño de la compañía BMC Builder Corporation, que aseguró está en proceso de ser clausurada.

Por ley: Deben pagar los salarios

El Departamento de Labor del Estado explicó que aunque empleadores pueden solicitar ciertos documentos, la negativa en presentarlos no puede ser usada como excusa para retener salarios, sin importar si alguien es indocumentado.

“Según la ley los empleadores deben pagar a los empleados, independientemente de su estatus migratorio, por todas las horas trabajadas. Si bien un empleador puede, bajo ciertas circunstancias, solicitar documentos relacionados con inmigración apropiados, no puede usarlos como justificación para el impago de salarios”, aseguró Peter Brancato, vocero del Departamento de Trabajo. “Hacer eso sería robo de salarios. Además, un empleador que exige documentos relacionados con la inmigración en respuesta a la exigencia de salarios de un empleado, puede ser tomado como un acto de represalia prohibido por la ley”.

El funcionario aprovechó para pedir a aquellos trabajadores que sientan que no se les paga adecuadamente, a que se comuniquen con el Departamento de Trabajo del Estado.

Entre tanto, el presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, calificó como “vergonzoso” que los empleadores estén explotando a sus empleados con todo tipo de maniobras, aprovechándose de su estatus migratorio, y tras reafirmar el compromiso de la Ciudad, recordó que todos los empleados tienen los mismos derechos.

“El Concejo ha aprobado numerosas leyes que promulgan protecciones en el lugar de trabajo y establecen derechos para los trabajadores, incluidas la licencia de pago y ausencia por enfermedad y la ley de salario digno, entre otras. Además, la Ley de Derechos Humanos de la Ciudad de Nueva York protege contra la discriminación y las represalias en el empleo por motivos de enajenación o ciudadanía”, dijo el líder político, quien agregó que promueven capacitaciones para el desarrollo de la fuerza laboral y clínicas legales de robo de salarios.

El director de NICE, Manuel Castro, junto a un jornalero

Responsabilizan a Trump por clima anti-inmigrante

La asambleísta Catalina Cruz, quien está impulsando en la Legislatura estatal un proyecto de ley que busca castigar con cárcel a los empleadores que roben salarios a sus empleados, señaló que desde que Donald Trump asumió la Presidencia, los patronos abusivos han arreciado en buscar nuevas maneras como estas, para violar los derechos de los indocumentados.

“Esta es obviamente una táctica producto del clima anti-inmigrante proveniente de Washington, pero es importante que nuestros trabajadores sepan que en el Estado de Nueva York la ley es muy clara, y advierte que, con papeles o sin papeles, los empleadores tienen qué pagarle a los trabajadores por el trabajo que han hecho”, dijo la líder política de Corona, recalcando que cambiar reglas del juego para pagar cuando un empleado lleva tiempo, muestra las malas intenciones de los patronos.

“Está claro que pedirle a los trabajadores sus pasaportes, no al principio sino cuando ya tienen cheques pendientes que les deben, es una táctica para robarles sus salarios y querer aprovecharse de la necesidad y del miedo”, agregó la colombiana, al tiempo que urgió a los trabajadores que enfrentan situaciones de esta índole a que busquen ayuda en organizaciones comunitarias, oficinas de oficiales electos y en el Departamento de Trabajo.

“Esperamos que en la próxima sesión legislativa aprobemos la ley de cárcel para los empleadores que roban a sus empleados, pues si a una persona que roba $300 en la calle lo juzgan por ese crimen, robar salarios es también un robo igual que debe ser penalizado”, concluyó la asambleísta.

La Fiscal del Estado, Letitia James, asegura que el clima anti-inmigrante promovido por la Adiministración Trump, ayuda a que empleadores se aprovechen de empleados inmigrantes con diferentes tácticas para robarlos, y advirtió que su oficina no tolerará prácticas ilegales.

“Continuaremos responsabilizando a los empleadores por violar las leyes laborales y promoveremos la equidad y el respeto por los trabajadores neoyorquinos independientemente de su estatus migratorio”, dijo la Fiscal, al tiempo que advirtió que los trabajadores inmigrantes son especialmente vulnerables al robo de salarios y a las represalias.

“Cada año, 6.5 millones de trabajadores indocumentados sufren robos de sueldos, mientras que el 85 por ciento de los trabajadores inmigrantes reportan haber sufrido violaciones y la falta de pago de horas extras”, dijo James. “Sin embargo, a medida que se intensifica la retórica antiinmigrante del gobierno federal, los empleadores disuaden a estos trabajadores de recuperar los salarios no pagados amenazándolos con consecuencias migratorias como una posible deportación”.

La Fiscal recordó además a los empleadores que violan las leyes que se exponen a castigos severos. “En Nueva York, el Departamento de Trabajo ha impuesto al menos $250,000 en multas a los empleadores en los últimos tres años por hacer amenazas relacionadas con la inmigración”.

Robo de salarios en cifras

  • $120 millones de dólares en salarios robados se han recuperado en Nueva York.
  • 150,000 trabajadores que han denunciado robo de salarios han recuperado su dinero en los últimos años.
  • $18.1 millones de dólares de salarios robados se recuperaron en la primera parte del 2015.
  • 19,000 trabajadores beneficiados.
  • $30.2 millones de dólares en salarios recuperados en 2014.
  • 27,000 trabajadores beneficiados.
  • $23 millones de dólares recuperados en 2013.
  • 30,000 trabajadores beneficiados.
  • $20 millones de dólares en salarios recuperados en 2012.
  • 19,700 empleados beneficiados.
  • $26 millones de dólares en salarios recuperados en 2011.
  • 26,400 trabajadores beneficiados.

Dónde pedir ayuda:

  • Si usted tiene una queja acerca de su empleador o es víctima de robo de salarios, puede presentar una queja ante el Departamento de Labor del Estado, llamando al (888)-469-7365 o a través de la página https://www.labor.ny.gov/home/
  • Asimismo puede llamar a la línea de estándares laborales del distrito de Nueva York al 212-775-3880
  • La organización Make the Road NY tienen una oficina especializada en ayuda a recuperar salarios. Puede llamar al (718) 565 85 00 ext. 4472
  • También puede llamar a la Organización NICE al: (718) 205-1687