Casi $2 millones de dólares por enseñar el trasero en Instagram

Genera mucho dinero gracias a su cuerpo que no oculta pasó por el quirófano para lucirlo así

Si estás sentado en tu escritorio en este momento, pensando que realmente no cobras lo suficiente por el trabajo que realizas y te preguntas si existe otra opción más fácil para pagar las facturas, puede ser que sí la haya.

Eso sí, tienes que estar dispuesto o dispuesta a publicar fotos en redes sociales. Muchas fotos. Y no hablamos fotos cualquiera, tomadas al azar, sino fotos de tu trasero. Sí, has leído bien fotos de tu cola, trasero.

Si crees que es el trabajo perfecto, que sepas que alguien ya tiene ese puesto y puedes seguir leyendo para averiguar si la posición realmente va contigo o no.

Una modelo de Instagram de Rumania acaba de revelar la asombrosa cantidad de dinero que gana cada año con su cuenta, a pesar de que tiene la configuración como privada. ¡N siquiera es pública!

Andrea Abeli ​​solía trabajar como diseñadora web, pero ahora comparte instantáneas de su figura mejorada quirúrgicamente con más de tres millones de seguidores y afirma ganar alrededor de $ 1,8  millones anuales solo con eso, luego le llegan ofertas de publicidad y más campañas.

La celebrity influencer de 35 años, que vive en Bucarest, cree que es su “honestidad” lo que la hace tan popular en las plataformas de redes sociales.

La modelo rumana Andrea Abeli millonaria gracias a su trasero.

“Soy franca sobre mis cirugías plásticas”, dijo. “Siempre trato de combinar el humor y el atractivo sexual para crear contenido entretenido”.

Además de mostrar fotos en las que aparece escasamente vestida y enseñando el trasero, Andrea admite que su cuenta también está respaldada por publicaciones patrocinadas de muchas marcas.

Además, ofrece a sus fanáticos la oportunidad de obtener más ‘contenido exclusivo’ en OnlyFans.com por el precio de unos $8 dólares al mes.

Si bien muchos de sus seguidores le regalan muchos cumplidos y elogios, no todos están interesados ​​en el enfoque de su imagen en las redes sociales. Los trolls le envían mensajes de odio de vez en cuando.

“El peor comentario que he recibido es una persona que me dice que me voy a quemar en el infierno, y cuando lo haga, olerá a plástico”, recordó.

A pesar de las críticas le merece la pena, sobre todo a nivel económico. Seguramente no ganaría tanto dinero ni diseñando su propia página web.