‘Soñadores’ comparten sus historias para salvar DACA en la Corte Suprema

Beneficiarios de DACA pagan más de $5,000 millones en impuestos federales
‘Soñadores’ comparten sus historias para salvar DACA en la Corte Suprema
El futuro de DACA está en decisión de las cortes.
Foto: Ethan Miller / Getty Images

Tres jóvenes “soñadores” participaron en un informe presentado como ‘amicus brief’ a la Corte Suprema para apoyar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), en el cual compartieron sus historias de éxito académico y abordaron el poder que este beneficio migratorio ha brindado para el crecimiento del país. 

Los participantes fueron Isabel, Erik y Uzair, tres “soñadores” convocados por la organización TheDream.US, dos de ellos prefirieron no dar sus apellidos. El informe de 50 página fue presentado por The Presidents’ Alliance on Higher Education and Immigration en nombre de 165 universidades y colegios, tanto públicos como privados, de 32 estados y el Distrito de Columbia. 

La joven “soñadora” que pidió ser identificada simplemente como Isabel dijo que gracias a DACA pudo regresar a la escuela para terminar su título en Administración de Empresas, en la Universidad Nacional de Louis. Tuvo un destacado desempeño académico al graduarse con un promedio de calificaciones de 4.0, actualmente trabaja como especialista en soporte técnico para una importante empresa de tecnología financiera. Agregó que DACA la hace sentir “como una humana” al poder trabajar y contribuir a la sociedad. 

Por otra parte, Uzair fue traído a Estados Unidos desde Pakistán cuando solo tenía cinco meses de nacido. Hace cinco años recibió DACA y esto le permitió ingresar a la Universidad de Houston, donde cursa la carrera de Enfermería. 

El joven expresó que decidió esta profesión debido a que fue testigo de la constante lucha de sus padres para pagar altas facturas como resultado de la falta de beneficios médicos por la situación migratoria de su familia. También ha sido voluntario en la Cruz Roja, donde dice haber desarrollado una pasión por el cuidado de los demás. 

Erik Cruz, quien previamente había compartido su apellido con La Opinión para otro artículo, también compartió su historia para dicho informe, en el cual aseveró que de no ser por DACA, posiblemente no hubiera podido cumplir su sueño de estudiar Administración Pública y Gestión sin Fines de Lucro, en la Universidad de Rutgers-Newark.

Ahora Erik aspira a ir a la escuela de leyes y en el futuro quizá postularse para un cargo público. 

Los beneficios de DACA

“A medida que la Corte Suprema se prepara para escuchar argumentos orales, nos mantenemos orgullosos junto a nuestros casi 5,000 eruditos y los más de 700,000 ‘soñadores’, que se han beneficiado inmensamente del programa DACA. Al igual que Isabel, Erik y Uzair, los ‘soñadores’ de Estados Unidos son nuestros enfermeros, nuestros maestros, nuestros colegas y nuestros amigos. Cuando se les dan las herramientas, como DACA, para tener éxito, prosperan. Sin embargo, el limbo legal actual y la incertidumbre están afectando la vida, la salud y el futuro de estos jóvenes y amenaza con evitar que alcancen su increíble potencial”, comentó la directora de Abogacía, Desarrollo y Comunicaciones de TheDream.US, Gaby Pacheco.

Después de los constantes intentos de la Administración Trump por terminar con DACA y tras las apelaciones de distintos funcionarios y organizaciones proinmigrantes, el próximo 12 de noviembre el Tribunal Supremo escuchará argumentos de varias demandas para decidir el futuro de este programa.

“Esta interrupción también tiene efectos dominó en nuestras comunidades, ya que los receptores de DACA son partes integrales de nuestra comunidad y nuestra fuerza laboral. Los beneficiarios de DACA y sus hogares pagan anualmente más de $5,000 millones en impuestos federales y más de $3,000 millones en impuestos estatales. Esperamos que los jueces permitan que DACA continúe fortaleciendo a nuestro país, e instamos al Congreso a aprobar una solución permanente para los ‘soñadores’”, concluyó Pacheco.