Columna: Letras ¿De qué color son los ojos?

Los adjetivos relacionales aportan información que permite clasificar personas o cosas
Columna: Letras  ¿De qué color son los ojos?
Foto: Shutterstock
“Yo vendo unos ojos negros; quién me los quiere comprar” dice una tonada popular y pegadiza. Para saber cómo son esos ojos tenemos el adjetivo calificativo negros. Según los gramáticos, este adjetivo modifica al nombre, o sea, el sustantivo ojos.
Confieso que eso de modifica no me convence mucho, ya que la acepción principal de esa palabra es transformar o cambiar algo. Pero aquí, negros no cambia nada, ya que los ojos siguen siendo los mismos. Prefiero decir que el adjetivo calificativo restringe la extensión del nombre, o sea, que de todos los ojos, solo se refiere a los ojos negros.
Los adjetivos calificativos indican cualidades o propiedades que se agregan al significado del sustantivo, como alumna ejemplar, libro interesante, persona generosa, y seguramente no pasa un solo día sin que en su conversación oral, telefónica o digital utilice muchos de ellos. Después de todo, los adjetivos calificativos tienen mucho que ver con los sentimientos y los juicios.
¿Pero hay otras clases de adjetivos además de los calificativos? Estos son los más conocidos, pero no son los únicos. La otra clase importante de adjetivos son los llamados relacionales, que pese a ‘modificar’ también el sustantivo se diferencian de aquellos en muchos sentidos.
Los adjetivos relacionales aportan información que permite clasificar personas o cosas y que bien podrían responder a las fórmulas ‘un tipo de’ (llamada telefónica, poema lírico) o ‘perteneciente o relativo a’ (actividad agrícola, crítica literaria), tal como aclara la Gramática básica de la Asociación de Academias de la Lengua (ASALE), en la que hemos colaborado algunos miembros de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE).
De un mismo sustantivo pueden derivarse adjetivos calificativos y relacionales. Un brazo musculoso es calificativo mientras que un dolor muscular es relacional. Un gesto maternal es calificativo y la herencia materna es relacional.
Pero también _la gramática no deja de sorprendernos_ muchos adjetivos pueden ser calificativos o relacionales, según el contexto. Un ambiente familiar es calificativo, mientras una vivienda familiar es relacional. Un gesto teatral es calificativo, pero el género teatral es relacional.