25,000 maestros en huelga, 300 mil estudiantes sin clases en Chicago

Los maestros luchan por más recursos para sus alumnos, la huelga paraliza el tercer distrito escolar más grande del país
25,000 maestros en huelga, 300 mil estudiantes sin clases en Chicago
Miles de maestros, estudiantes y personal de apoyo marchan en Chicago.
Foto: EFE

Los maestros y el personal escolar se declararon en huelga desde el jueves en el tercer distrito escolar más grande del país, en una lucha por salarios más altos y más recursos escolares, la última huelga en medio de un resurgimiento nacional del activismo docente.

Miles de educadores salieron a las calles, hicieron piquetes frente a las escuelas vacías de la ciudad y marcharon desde la sede de las Escuelas Públicas de Chicago al ayuntamiento en el Loop, cantando en cadencia con el sonido de los tambores.

Aunque los aumentos salariales son parte de sus demandas, los maestros enfatizaron que también estaban en huelga para obligar al distrito a reforzar la dotación de personal para que las escuelas ya no tengan que compartir enfermeras y asegurarse de que los campus tengan suficientes consejeros y trabajadores sociales.

El Sindicato de Maestros de Chicago (CTU) informó de que fueron convocados al paro sus 32,500 asociados, muchos de los cuales realizan piquetes desde temprano en la mañana en las escuelas, que en su mayoría permanecían abiertas con personal de emergencia para ofrecer alimentos y un lugar donde los padres pueden dejar a sus hijos mientras trabajan.

En total son casi 300,000 los alumnos del tercer mayor distrito escolar del país afectados por esta huelga, la primera en siete años, que pone a prueba el liderazgo de la alcaldesa, Lori Lightfoot, quien declaró este jueves que es “optimista” de que la paralización no sea extensa.

“Hemos progresado y podríamos llegar a un acuerdo hoy mismo si hay buena disposición del otro lado”, dijo sin dar detalles durante la visita a uno de los lugares de contingencia habilitados para atender niños.

“Hemos hecho todo lo posible para atender las demandas de los maestros, y ofrecerles un contrato que refleje nuevos valores y una visión compartida para las escuelas y los estudiantes”, agregó la titular de la Alcaldía, que en Chicago tiene a su cargo la educación pública.

El presidente del sindicato, Jesse Sharkey, también confía en que la huelga podría ser corta, “pero todo depende de la alcaldesa”, declaró hoy en conferencia de prensa.

Durante varios meses de negociaciones, hasta el momento infructuosas, la Junta de Educación de Chicago, designada por Lightfoot, ofreció un aumento del 16 % en un contrato de cinco años, sin incluir los aumentos salariales que reciben anualmente los maestros por antigüedad y estudios realizados.

El sindicato reclama el 15 % durante tres años, aunque afirma que sus demandas no son solamente salariales, sino que incluyen la solución de otros problemas de personal, como la falta de bibliotecarios, enfermeros y trabajadores sociales.

Igualmente insiste en la inclusión en el contrato de una cláusula social, con un compromiso de que la Alcaldía resolverá los problemas de acceso a viviendas asequibles que tienen muchos maestros e inclusive estudiantes.

Aunque las negociaciones continúan durante la huelga, Lightfoot considera imposible incluir esas demandas en el contrato, porque agregarían más de $2,000 millones de dólares a un presupuesto ya muy ajustado.

Además de los maestros, unos 7,500 integrantes del personal de apoyo escolar también se sumaron a la huelga.

Con información de EFE