Deja la iglesia y se pasa al porno, así es su historia

Dejó la iglesia para ser actriz y acabó cumpliendo su sueño de triunfar en el porno

Addie Andrews, quien creció en EEUU, afirma que su vida pasada como miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su nuevo trabajo en el cine de adultos tienen mucho en común.

Esta ex misionera mormona, que afirma que fue “reprimida sexualmente”, dejó la iglesia y se convirtió en una estrella porno.

Andrews, quien creció en el noroeste del Pacífico de los Estados Unidos dejó la iglesia hace dos años y comenzó a protagonizar películas para adultos.

La mujer de 30 años cuenta que su punto de inflexión fue cuando no pudo ser dama de honor en la boda de su hermana, porque el vestido era considerado “inmodesto” según los estándares mormones.

Al crecer, sus padres insistieron en que eran religiosos, pero le permitieron elegir su propia iglesia, por lo que cuando cumplió 17 años, se unió a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

“La iglesia me acogió, fue muy buena experiencia y querían que me fuera bien”, contó al New York Post.

Solo había tenido relaciones sexuales una vez antes de aceptar la religión, y se adhirió a las reglas de la iglesia contra el sexo prematrimonial, que según ella la alejó aún más de su propia identidad.

https://www.instagram.com/p/B3KTn1XlhFV/

Durante 18 meses se dedicó a ganar adeptos para la comunidad en todo el país Estados Unidos y no volvió a tener relaciones sexuales hasta los 26 años.

“¡Estaba muy reprimida sexualmente! Básicamente era una monja, dedicada a la religión durante ese período de tiempo “, continuó explicando.

Addie, quien recientemente fue nombrada “chica del mes” de la revista Penthouse, dijo que tenía prohibido ser sexual o incluso ver películas con su familia en sábado.

Después de dejar la iglesia en 2017, se mudó a California para convertirse en actriz, pero tuvo problemas para encontrar trabajo a pesar de tener una licenciatura de la Universidad Brigham Young.

En cambio, probó suerte como bailarina erótica, donde dice que fue contactada por muchos agentes porno.

Finalmente, en enero, Addie, que tiene más de 95,000 seguidores de Instagram, se decidió a escoger a un agente y desde entonces tiene mucho éxito en la industria del cine adulto.

Para su sorpresa, su familia ha aceptado su nuevo estilo de vida.

“Sabía que se sorprenderían un poco cuando les contara sobre mi trabajo para adultos, pero me ven feliz así que apoyan mi decisión”, explica.