Trump quería encerrar a menores migrantes en jaulas tóxicas. Lo descubrimos antes de que lo hiciera

La administración Trump tenía planes para construir un centro de detención de migrantes en Fort Bliss, Texas. Este sitio hubiera albergado hasta 7,500 menores no acompañados.
La administración Trump tenía planes para construir un centro de detención de migrantes en Fort Bliss, Texas. Este sitio hubiera albergado hasta 7,500 menores no acompañados.
Foto: Getty Images

El 21 de noviembre, nuestra organización, Earthjustice, junto con otros defensores y líderes comunitarios, publicó cientos de documentos gracias a una solicitud por medio de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés) sobre el plan de la administración Trump para construir un centro de detención de migrantes en Fort Bliss, Texas. Este sitio hubiera albergado hasta 7,500 menores no acompañados y hubiera tenido cerca de 4 mil camas para familias con menores pequeños en tiendas de campaña ubicadas en una base activa del ejército. También se sabe que Fort Bliss está plagado de peligrosos tóxicos como resultado de previas operaciones militares que incluyen derrames, almacenamiento de productos químicos tóxicos, vertederos, municiones sin explotar y campos de tiro.

Estos documentos muestran que existieron varios problemas con el proyecto en Fort Bliss. El ejército no investigó apropiadamente los tipos de desechos que se habían eliminado en la zona, como tampoco averiguó si los métodos utilizados para analizar las muestras de suelo eran inadecuados o si las pruebas alguna vez se completaron. De igual manera, las muestras tomadas después de la supuesta limpieza todavía contenían niveles alarmantes de contaminación, especialmente un carcinógeno como el arsénico. A pesar de encontrar muestras de suelo con altos niveles de hidrocarburos de petróleo, benceno y benzopireno, el ejército nunca realizó un seguimiento para garantizar que estos productos químicos se removieran antes de ofrecer el sitio al Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) para un centro de detención familiar.

Los documentos también señalan los intentos del ejército y el DHS por acelerar el proceso de revisión ambiental, legalmente ordenado para el campamento propuesto, sin analizar si esa zona fuese segura para los menores. Es desmesurado lo lejos que esta administración está dispuesta a llegar para impulsar sus peligrosas y mal concebidas políticas antinmigrantes. Asimismo, es atroz que estuviesen dispuestos a detener a niños y familias jóvenes en un lugar tan tóxico que hubiera ocasionado serios impactos en la salud por el resto de sus vidas.

Esta no es la primera vez que la administración propone la construcción de un centro de detención de migrantes en bases militares contaminadas o en zonas aledañas. La Base de la Fuerza Aérea Goodfellow, en Texas, también fue considerada como un sitio potencial el verano pasado. En la Florida, el centro de detención de Homestead del Departamento de Salud, que cerró a principios de este año y que en un momento retuvo hasta 2,700 niños, estaba ubicado en una antigua base de la Fuerza Aérea y al lado de una zona altamente tóxica.

El Departamento de Defensa ha dicho que los proyectos en Fort Bliss y Goodfellow ya no son considerados, pero Trump y su personal han demostrado una y otra vez que no se puede confiar en su palabra, y estos documentos muestran el nivel de desprecio que tienen por los inmigrantes más vulnerables. Seguiremos vigilantes para garantizar que nadie, especialmente los más jóvenes y vulnerables entre nosotros, esté sujeto a las políticas dañinas y lugares extremadamente tóxicos de esta administración.

-Melissa Legge es abogada asociada de Earthjustice. Melissa ha trabajado en temas relacionados con la contaminación ambiental y la detención de inmigrantes desde que se unió a dicha organización en 2017.