“15 días en confinamiento solitario son 15 días de más”

El Defensor del Pueblo, Jumanee Williams, se une a abogados, activistas y víctimas para pedir el fin de este aislamiento en los penales
“15 días en confinamiento solitario son 15 días de más”
Funcionarios electos y familiares de presos piden que se elimine la práctica del confinamiento solitario en las cárceles.
Foto: Shutterstock

“El confinamiento solitario es un castigo que es tortura y causa un daño psicológico, físico y social profundo y permanente”. Ese es el veredicto del Defensor del Pueblo de Nueva York, Jumanee Williams, quien este lunes volvió a testificar ante la Junta de Correccionales para que se elimine la práctica del confinamiento solitario en las prisiones y no solo se reduzca de 30 a 15 días como contempla la actual propuesta de reforma.

Para Williams, “15 días en confinamiento solitario son 15 días de más” y considera que es un imperativo moral acabar con ello además de convertir a la ciudad en una modelo de defensa de derechos humanos básicos. Reducir a 15 días esta penalización es una “capitulación ante una regulación aguada”

El Defensor del Pueblo atacó esta severa penalización que se aplica a personas en las prisiones pero reconoció que llegar a esta conclusión le ha tomado un cierto tiempo. “No ha sido un proceso automático y el personal de mi oficina lo puede corroborar. Hemos tenido muchas conversaciones para entenderlo totalmente”. Williams explicaba que se confunde separación y aislamiento. “Creo que la mayoría entiende que cuando hay un comportamiento problemático hay que separar a esa persona y corregir el problema pero no tenemos que aislarlo porque es cuando la tortura empieza”.

Para el defensor, acabar con el confinamiento solitario no requiere un cambio radical de protocolos existentes y sugirió que se aplique un programa similar al que usa con personas con enfermedades mentales en el que se incluye terapia en todas las prisiones controladas por el Departamento de Correccionales. Williams dijo que hay que acabar con situaciones que han acabado en tragedias “como la muerte que se podrían prevenir de Layleen Polanco y Khalif Browder”.

Browder fue arrestado cuando tenía 16 años, en 2010, acusado de haber robado una mochila. Sin ser juzgado ni declarado culpable de ningún crimen pasó tres años en el penal de Rikers, dos de ellos en confinamiento solitario, aislado. A los 22 años, ya fuera de prisión, se colgó en casa de sus padres. Su caso es muestra de muchos de los aspectos que fallan en el sistema penitenciario de una ciudad que años más tarde tampoco pudo prevenir que Polanco, de 27 años apareciera muerta en su celda.

La concejal Carlina Rivera envió su comentario ante la Junta para pedir lo mismo, acabar con este castigo en vez de simplemente “reducir esta práctica de tortura”.

Durante las tres horas de testimonios esta petición de acabar sin más con esta práctica punitiva se repitió por parte de abogados y  trabajadores sociales, activistas, líderes religiosos y víctimas.

Olga Delgado usó los cuatro minutos que le correspondían para hablar de su hijo Ricardo que estuvo “dos años y medio en Rikers y de ellos un año y medio el box, confinamiento solitario”. Delgado dice que cuando le sacaban diariamente su hijo estaba esposado y encadenado de cintura para abajo y pasaba muchas horas todos los días atado a una mesa”.

Esta madre relataba que en una ocasión uno de los perros de la policía le mordió y tardaron casi cinco horas en llevarle ante el enfermero. “El gobierno tiene que acabar con el confinamiento solitario y que pase lo que pasó con Khalif Browder”, dijo esta madre. “Son humanos”, dijo.

Marvin Mayfield, se presentó con un superviviente del penal de Rikers y del confinamiento solitario en el que estuvo tres meses a mediados de los noventa. Este hombre acabó en Rikers por un delito menor, posesión de drogas, algo que ocurrió, según contó, mientras se automedicaba para salir de una depresión. Terminó en una celda durante 24 horas y describe que ese verano hacía tanto calor “que las paredes sudaban”. Como otros reclusos, Mayfield se tumbaba en el suelo para respirar el aire que entraba por la puerta.

Dice que el trauma causado sigue con él y no solo porque haya desarrollado claustrofobia. “Los oficiales no son gente sin corazón pero tienen menos sensibilidad” por todo lo que les rodea.

La semana que viene habrá una nueva sesión de audiencia ante esta Junta pero en la que se celebró ayer, el común denominador fue un rotundo rechazo por esta práctica.

 

Mensaje a Albany

Acabar con el confinamiento solitario no es solo algo que se quiera lograr en la ciudad de Nueva York. La Legal Aid Society, New York County Defender Services, Brooklyn Defender Services, The Bronx Defenders y Neighborhood Defender Service of Harlem enviaron una carta conjunta al gobernador del estado, Andrew Cuomo, y a los líderes de las cámaras, Andrea Stewart-Cousins y Carl Heastie, para pedir a los poderes ejecutivo y legislativo seguir avanzando en la reforma de la justicia en 2020 como lo hicieron el año pasado cuando cambiaron las leyes relativas a fianzas y protecciones en materia de prueba.

Uno de los puntos pendientes para el nuevo año es acabar con la practica del aislamiento pero también se incluyen medidas como que se aseguren juicios con jurados para todos, la exclusión de las confesiones que se obtienen con prácticas engañosas, aumentar las protecciones de los adolescente cuando son interrogados por la policía y restaurar el derecho a votar a personas en la cárcel o libertad condicional.

Una de las medidas abogadas por estos bufetes y abogados de la reforma penal incluye el fin de la prohibición de la marijuana y eliminarla de los records criminales. Adicionalmente y como respuesta al incremento del 1700% de los arrestos e intentos de ello por parte de ICE en los alrededores de los edificios de cortes de Justicia, este grupo quiere que ahora que se han prohibido los arrestos dentro de las cortes de justicia que esta prohibición a La Migra se amplíe y proteja a los inmigrantes que estén en su camino a la Corte o desde ella.