Inquilinos de bajos ingresos necesitan una mayor representación legal

Inquilinos de bajos ingresos necesitan una mayor representación legal
Desde el inicio de la ley de Derecho a la Representación, los abogados de New York Legal Assistance Group (NYLAG) han representado a miles de clientes en procesos de desalojo, evitando miles de desalojos.
Foto: Shutterstock

Tengo un cliente en West Harlem que está traumatizado por la lluvia. Cada vez que cae un aguacero, su baño se convierte en una cascada de suciedad que inunda su apartamento, brota moho en pisos y paredes y hace que su hogar sea inhabitable.

El propietario se niega a reparar las tuberías a pesar de que la ley es clara: los propietarios deben asegurarse de que sus apartamentos sean aptos para la habitación básica. Pero si el inquilino no puede pagar un abogado, la ley y las violaciones y órdenes para hacer reparaciones de la agencia de vivienda de la ciudad son inútiles.

Con el tiempo, los inquilinos frustrados se mudan, trazando el camino para que el casero desregule otro apartamento de las leyes estatales de estabilización de alquileres. A esto lo llamamos un desalojo constructivo.

Sin embargo, por primera vez, existe la posibilidad de dar un nuevo poder a los inquilinos de bajos ingresos para que puedan obtener las reparaciones básicas y los servicios esenciales que necesitan para que sus viviendas sean saludables y habitables.

Nueva York debería construir sobre la base del éxito de la ley de Derecho a la Representación Legal, aprobada hace dos años por el Concejo Municipal, expandiéndola para proporcionar a los clientes de bajos ingresos representación legal para demandar a sus propietarios en la Corte de Vivienda a fin de obtener las reparaciones que son legalmente requeridas.

La ley de Derecho a la Representación Legal actualmente proporciona estos beneficios a los inquilinos con ingresos por debajo del 200% de la línea de pobreza federal -y que enfrentan casos de desalojo.  Desde el inicio de la ley de Derecho a la Representación, los abogados de New York Legal Assistance Group (NYLAG) han representado a miles de clientes en procesos de desalojo, evitando miles de desalojos.

En su primer año completo, aproximadamente el 84% de estas familias con avisos de desalojo que obtuvieron representación legal pudieron permanecer en sus viviendas, mientras que el 97% de los inquilinos de NYCHA pudieron permanecer en las suyas.

En una consecuencia no intencionada pero directa, los desalojos disminuyeron cinco veces más rápido en los códigos postales donde viven estos 21,955 inquilinos, que comprenden 7,847 hogares, en comparación con otros vecindarios.

Este año hemos tenido un nuevo descenso en los desalojos ganados por los tribunales como resultado de las nuevas leyes estatales de inquilinos, pero todavía no hay protecciones contra los métodos que emplean los caseros para no cumplir con sus deberes ante la ley: desalojos constructivos.

Es urgente que Nueva York actúe ahora para ampliar el derecho de protección que otorga la ley de Derecho a la Representación Legal contra el desalojo, para incluir un derecho proactivo a la habitabilidad para los inquilinos.

La respuesta de los caseros a las nuevas protecciones estatales para inquilinos que regulan las principales mejoras de capital y apartamentos individuales, que los caseros alguna vez manipularon para aumentar los alquileres y desregular apartamentos, ha sido reducir las reparaciones básicas.

Antes de que los apartamentos de nuestros residentes más vulnerables se deterioren aún más, es vital que proporcionemos a estos inquilinos abogados para que lleven a sus caseros a los tribunales a fin de obligarlos a realizar reparaciones y proporcionar servicios esenciales, como calefacción y agua caliente, o, a veces, solo agua.

A estos abogados también se les debe permitir representar edificios enteros para presentar acciones legales del Artículo 7A, solicitando que el tribunal designe un administrador si el propietario no soluciona las violaciones dentro de los cinco días de una inspección por parte del Departamento de Preservación y Desarrollo de la Vivienda de la ciudad.

Estas acciones legales del Artículo 7A proporcionarían a los caseros un incentivo para hacer reparaciones antes de que la ciudad se haga cargo de sus propiedades.

La expansión de la ley también incentivaría al HPD a contratar más inspectores y realizar más inspecciones de condiciones peligrosas, porque, en última instancia, la ciudad no quiere hacerse cargo de estos edificios, por lo que la agencia hará todo lo posible para garantizar que los caseros cumplan con la ley.

Seamos claros: no buscamos llenar la Corte de la Vivienda con acciones legales frívolas. Lo que buscamos es ampliar la ley para tomar medidas cuando HPD emite violaciones de Clase B y Clase C (falta de calefacción o agua caliente y presencia de pintura con plomo) y donde los propietarios no disminuyen estas condiciones inhabitables y peligrosas después de haber tenido un tiempo razonable para hacerlo.

También proponemos dirigir esta mejora de la ley de Derecho a la Representación Legal a aquellos códigos postales donde el HPD ha identificado las mayores concentraciones de tales violaciones: los vecindarios más pobres de la ciudad.

El Concejo Municipal debería estar orgulloso de lo que logró con la ley de Derecho a la Representación Legal. Ahora es el momento de mejorarla y mejorar la calidad de vida de nuestros residentes más vulnerables, al mínimo costo para los contribuyentes.

-Shaun Abreu es abogado del New York Legal Assistance Group (NYLAG)

Esta columna se publicó originalmente en el New York Daily News