Proponen que el Subway sea gratis para los neoyorquinos más pobres

Una propuesta desde el Concejo, empieza a activar a líderes comunitarios que desde ya asumen que será un largo y complicado viaje de muchas estaciones
Proponen que el Subway sea gratis para los neoyorquinos más pobres
25% de los neoyorquinos pobres reportan no poder pagar el transporte.
Foto: Fernando Martínez / Fernando Martínez

Cada vez que la dominicana Brunilda Díaz, de 57 años, se tiene que movilizar desde la Octava avenida de Brooklyn hasta las calles de Washington Heights, para poder vender sus productos, tiene que “recurrir a la bondad” de alguien que la quiera ayudar a pagar el Subway.

“Si pago el tren no puedo comer. Y si no me muevo de donde vivo hasta aquí, donde de forma provisional vendo unas cositas en la calle, no puedo comer”. Ese es el cruento dilema de esta neoyorquina quien  por “tragedias personales”, como ella lo define, vive en un refugio.

Brunilda se encuentra encerrada en el mismo callejón de por los menos 300,000 residentes de la Gran Manzana que viven en el umbral de la pobreza, a quienes se les dificulta trabajar y movilizarse por la ciudad, por no poder asumir el costo del transporte público.

Y hay otros datos que sostienen que el caso de esta neoyorquina, no es aislado.

Un informe de 2018 de la ‘Community Service Society of New York’, reportó que el 25% de los residentes de la ciudad, que están en el umbral de la pobreza, aseguran que luchan por pagar las tarifas del tren y los buses.

Algunas voces en el Concejo Municipal, como la del presidente de la Comisión de Transporte Ydanis Rodríguez, han propuesto la necesidad de iniciar un debate: garantizar transporte gratuito a los grupos más desfavorecidos económicamente de la ciudad.

“Trabajaré con mis colegas en el Concejo. Tocaré la puerta de la Ciudad, el Estado y el Gobierno federal, para tener todos los recursos que necesitamos para que el transporte sea gratuito para todos los neoyorquinos de la clase trabajadora”, dijo el concejal dominicano a medios locales.

La propuesta de Rodríguez surge cuando la implementación del programa MetroCard para los pobres o ‘Fair Fares’, que otorga un 50% de descuento en las tarifas a neoyorquinos de bajos ingresos, apenas está en desarrollo y requirió de varias batallas para su aprobación.

“Este plan finalmente se financió como evidencia de que se puede hacer más, aunque muchos políticos dijeron que no se podía”, expresó.

El concejal dominicano Ydanis Rodríguez, anuncia una coalición para analizar este plan social.

El concejal baraja entre sus propuestas iniciales, que los mas beneficiados serían los inmigrantes y residentes del sur de El Bronx, el norte de Manhattan y otras comunidades con las zonas postales con los salarios mas bajos.

“Nosotros podemos lograr que Nueva York sea la primera gran urbe del país que ofrezca esta palanca a las comunidades”, especificó.

“Tomar el tren puede cambiar tu vida”

Ya algunas organizaciones que hacen trabajo comunitario en el sur de El Bronx, el área socioeconómicamente más vulnerable de todo el país, iniciaron los movimientos para integrarse a la campaña por el transporte gratuito. Una cruzada que desde ya consideran será complicada.

Joel Rivera, un puertorriqueño de 42 años y fundador de la organización Soy, que está enfocada en la formación cívica a los jóvenes, recalcó en la necesidad de “iniciar esta discusión que no será un camino fácil”.

“Tomar el tren, puede ser en algunos casos la diferencia entre cambiar tu vida o permanecer en la pobreza. Aquí en estos vecindarios muchos entran en un ciclo perverso, desde muy jóvenes. Eso les arruina la vida”, razonó el activista.

Rivera se refiere al hecho de que diariamente centenares de personas tratan de evadir las tarifas del Subway, un delito menor que de manera recurrente, crea antecedentes criminales.

Algunos estudios han puesto en relieve que en 2017 el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) arrestó a 8,625 individuos por “robo de servicios”. De estos arrestados, el 89% eran latinos o afroamericanos.

No se trata de justificar los delitos a los pobres. Eso sería un caos. Pero creo que si se inicia un movimiento en la ciudad, que permita garantizar transporte a los más desposeídos, algunos sectores marginados empezarán a cambiar”, explicó Rivera.

Puso como ejemplo de esta difícil situación, el que con mucha frecuencia hay personas que consiguen un empleo y la primera semana, o mientras esperan que les paguen, no tienen recursos para llegar al trabajo.

Más $1,500 dólares al año en pasaje

Un viaje de ida y vuelta en el sistema de transporte de la Gran Manzana, el más grande del país, tiene un costo diario de $5,50. El costo mensual para alguien que requiera movilizarse todos los días de manera regular supera los $127 dólares, es decir más de $1,500 dólares al año.

Para el mexicano Rodolfo Juárez, de 44 años, quien vive en El Bronx y trabaja en un restaurant solo los fines de semana en Manhattan, desde el punto de vista de su presupuesto personal, es “muy complicado” encarar pagar la MetroCard, más dos autobuses que requiere para movilizarse.

“Lo ideal para que puedas sobrevivir es tener que trabajar cerca de tu casa. Sino gran parte de lo que ganas se va a ir en transporte. Y además, los fines de semana, el servicio es más lento”, explicó el inmigrante

Ya algunos estudios de Community Service Society y Riders Alliance, apuntan a que por lo menos 1 de cada cuatro neoyorquinos no tuvo dinero para comprar sus tarjetas del metro, limitando sus posibilidades de trabajar y acceder a servicios de salud.

En un sondeo elaborado por Unheard Third, un 43% de los latinos aseguró que no pudieron conseguir trabajos, lejos de su lugar de residencia por el costo de las MetroCard, comparado con un 24% de blancos de bajos ingresos y un 31% de afroamericanos en las mismas condiciones.

Desarrollan legislacion para que el NYPD reporte con mas detalles las citaciones y arrestos por no pagar el pasaje de metro.
Evasores del Subway causaron más de $ 225 millones en pérdidas en 2018.

“Se trata de pegar un brinco”

Otras organizaciones del Condado de la Salsa también tienen la mirada puesta en la posibilidad de que “la idea del transporte gratuito se convierta en un motor de cambio, para los más pobres de Nueva York”. Así lo sostiene la boricua Wanda Salaman, líder de la coalición Madres en Movimiento.

No se trata de que los pobres necesiten todo gratis. Pero se trata de estudiar la posibilidad de sacar a miles de personas del encierro que significa no poder movilizarse. Lo entendemos como un incentivo, para pegar un brinco, y no necesariamente en los torniquetes del Subway”, aseveró.

Salaman, quien describe la cotidianidad de las grandes mayorías de los residentes del sur de El Bronx, como una agonía para escoger “qué servicio se paga para seguir sobreviviendo”, aseguró que esta organización arrancará con jornadas de educación, para promover esta iniciativa, por la movilidad de los más vulnerables.

La activista se cuestionó: “¿Cuántos incentivos tienen los ricos de este país?¿A quiénes les descuentan más impuestos?, podría parecer que se requieren muchos chavos (dinero) para esto, pero es para el desarrollo, para cortar la brecha entre ricos y pobres”.

La jubilada Delis Brinoni agradece el subsidio, pero asegura que “igual tiene que caminar”.

La experiencia de ‘Fair Fare’

Una batalla de diversas organizaciones y líderes electos, por más de un lustro, logró algunos avances en subsidios del transporte público a comunidades vulnerables de la ciudad de Nueva York, más allá de los ancianos y los jubilados.

Quienes viven por debajo del nivel de pobreza federal y que reciben asistencia pública o SNAP, que se estiman en 130,000 personas, pagan luego de un proceso de registro, la mitad de la tarifa regular de la MetroCard.

El beneficio se extenderá también pronto a residentes de NYCHA, veteranos y estudiantes de bajos ingresos de CUNY.

La meta es que para enero del 2020 el resto de  beneficiados, otras 586,000 personas de bajos ingresos, puedan empezar a beneficiarse con las llamadas ‘MetroCard para los pobres’.

La jubilada Delis Brinoni, de 65 años y residente de Washington Heights, es una de las registradas con el descuento de 50% de este plan, por el cual paga $1.35 por viaje. Sin embargo, asegura que muchas veces “prefiere caminar”.

“Valoro este programa, ayuda mucho. Pero todavía uno saca sus cuentas y es duro entonces tratar de rendirlo. Me da mucha pena cuando estoy en las estaciones del tren y veo gente parada tratando de pasar, porque no tiene un peso para ir a hacer sus cosas. Especialmente gente mayor. Uno la ve todos los días”, narró.

El concejal Rodríguez asoma en los primeros bocetos de su propuesta, la cual busca ganar terreno en sus colegas en el Concejo, que quienes son “cubiertos hoy por estos programas, mañana, con un cuerpo legal bien estructurado, puedan acceder a la gratuitidad del servicio“, concluyó.

Neoyorquinos y el transporte:

  • 58% de los neoyorquinos depende del transporte público para movilizarse en la ciudad y solo el 15% lo hace en vehículos propios.
  • 300,000 trabajadores pobres en la ciudad, han tenido problemas para cubrir los gastos de la MetroCard.
  • 27% en promedio de las personas que no tienen empleo en la ciudad no pueden buscarlo o ir a trabajar debido a que no pueden recargar boletos de transporte.
  • 5 años de luchas legislativas y campañas comunitarias, fue el tiempo transcurrido para que se cristalizara parcialmente el programa MetroCard para los pobres.
  • 1 de cada 5 pasajeros, lo que significa el 21.9% de los usuarios, está evadiendo los autobuses públicos de Nueva York, según la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), en cifras de 2019.
  • $128 millones de dólares en ingresos potenciales perdió en 2018 por evasores en los buses.
  • $225 millones de dólares en pérdidas se calculan cuando se incluyen los evasores en los trenes subterráneos, en el mismo periodo.