Guarda el cuerpo de su marido en el congelador por 10 años para cobrar seguro y beneficios por su muerte

La investigación todavía está en curso y, hasta nueva orden, no se revelarán más datos al respecto

Guarda el cuerpo de su marido en el congelador por 10 años para cobrar seguro y beneficios por su muerte
Foto: amazon

Un trabajador de mantenimiento del complejo de apartamentos donde vivía la víctima se preocupó cuando su correspondencia habitual con uno de los inquilinos del edificio, Jeanne Souron-Mathers, de 75 años, no recibió respuesta durante semanas. Entonces, llamó a la policía.

Las autoridades encontraron el cuerpo fallecido de Souron-Mathers en el momento en que ingresaron al apartamento de Tooele, Utah. Se abrió una investigación y lo que averiguaron los inspectores es cuanto menos sorprendente.

“[El detective] comenzó a mirar a su alrededor, abre un congelador y encuentra a un hombre adulto no identificado en el interior”, cuenta Jeremy Hansen, sargento de policía de la ciudad de Tooele al Salt Lake Tribune.

Allí, amontonado en el congelador, estaba el cuerpo completamente intacto del esposo de Souron-Mathers, el veterano militar Paul Edward Mathers, informó el medio mencionado.

Las huellas dactilares tomadas del cadáver congelado confirmaron la identidad del veterano, que habría cumplido 69 años en noviembre, según el informe.

Luego de un examen médico y entrevistas con vecinos y amigos, quienes dijeron que no habían visto al esposo desde principios de 2009, los investigadores determinaron que el cadáver había estado oculto en el congelador durante la última década.

Según la información de varias instituciones financieras, Souron-Mathers había recibido los cheques de beneficios de su esposo del Departamento de Asuntos de Veteranos durante todo el tiempo que llevaba muerto

“El informe preliminar indica que si nuestro marco de tiempo es preciso, ella habría recibido más de $ 157,000 dólares en beneficios de VA” explicó Hansen al Tribune.

Pero en un giro de la trama que podría disipar la sospecha de fraude y asesinato, las autoridades localizaron una carta escrita a mano y notariada, presumiblemente escrita por Mathers y fechada el 2 de diciembre de 2008, que dice que su esposa no fue responsable de su muerte.

Además, los investigadores descubrieron que Mathers sufrió  una enfermedad terminal en el momento de su muerte.

La carta está siendo examinada por expertos en grafía para determinar si realmente fue escrita por el esposo fallecido.