Jueza retrasa el juicio al pistolero de la masacre de Parkland

Nikolas Cruz puede ser condenado a muerte si es hallado culpable de la masacre
Jueza retrasa el juicio al pistolero de la masacre de Parkland
Nikolas Cruz en la corte en febrero de 2018.
Foto: Archivo / Mike Stocker-Pool/Getty Images

MIAMI – La jueza que ve el proceso contra el joven Nikolas Cruz, el autor confeso de la matanza de 17 personas en una escuela secundaria del sur de Florida, decidió el jueves retrasar el comienzo del juicio, que estaba previsto para iniciarse en enero próximo.

De esta manera, Elizabeth Scherer, magistrada del Condado de Broward, aceptó el pedido hecho este mes por la defensa a través de una moción, para que se postergue el inicio del proceso, fijado para el 27 de enero, dada la “enormidad del caso” que podrían dar pie a errores que revertirían en una apelación.

Scherer, que se había empeñado en mantener la fecha de enero, señaló en una audiencia celebrada hoy que finalmente el inicio del juicio se aplazaba hasta el verano de 2020, y que la fecha exacta se definiría en marzo del próximo año.

En documentos ingresado en la corte el miércoles, la Fiscalía, que también había insistido en comenzar con la selección del jurado ese 27 de enero, manifestó que “en abundancia de precaución” no se iba a oponer si se decidía retrasar el comienzo del juicio a mayo.

No quiero escuchar en marzo que las partes están ocupadas, que están haciendo otras cosas”, dijo Scherer.

Cruz, de 21 años, afronta 17 cargos de asesinato en primer grado, que le pueden suponer la pena de muerte en caso de que sea declarado culpable por la matanza que desató el 14 de febrero de 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en la ciudad floridana de Parkland.

El joven, exestudiante de esta escuela ubicada en el sureste de este estado y que fue detenido el mismo día del hecho, es acusado además de otros 17 cargos de intento de asesinato por las 17 personas que resultaron heridas cuando entró armado con un fusil AR-15 a la secundaria de la que había sido expulsado.

Sus abogados han ofrecido que se declare culpable para evitar la pena de muerte.

La matanza en esta secundaria impulsó a nivel nacional el movimiento March for Our Lives, que aboga por un mayor control en la venta de armas de fuego.