Violencia antisemita en EEUU, de nuevo

Columna de opinión de Leah Soibel, CEO y fundadora de Fuente Latina, organización que ofrece información en español sobre Israel y el Medio Oriente
Violencia antisemita en EEUU, de nuevo
Los judíos estadounidenses se sienten inseguros, según estudios.
Foto: Archivo / Getty Images

En el último mes cuatro ataques antisemitas han chocado a la opinión pública estadounidense.

La sinagoga Sixth & I de Washington D.C. apareció pintarrajeada con esvásticas rojas y un grabado en una puerta que decía “judío”. Una semana después un policía y tres civiles murieron en un supermercado en New Jersey tiroteados a plena luz del día por dos atacantes. A los pocos días la sinagoga Nessah, de Beverly Hills, sufrió vandalismo en sus rollos de Torá, libros de rezo y en el edificio en general. Y ahora en Hanuka cinco personas han sido heridas con machete mientras celebraban en la casa de un rabino en Monsey, Nueva York.

Lamentablemente, no se trata de incidentes aislados ya que en los últimos años los ataques antijudíos han ido en aumento en los Estados Unidos. Casi siempre se ha tratado de actos vandálicos y de acoso, no demasiado violentos. Pero últimamente esa tendencia parece estar modificándose.

Según demuestran los sondeos, los judíos estadounidenses se sienten inseguros, y un 25% asegura evitar ir a ciertos lugares, eventos o situaciones porque teme por su seguridad. Se sabe que el antisemitismo nunca ha estado circunscrito a una ideología política en particular, y según estamos comprobando, los incidentes más recientes en los EEUU tampoco están abanderados por ningún partido ni facción, ni siquiera los lleva a cabo un grupo racial en particular.

Es probable que ese amorfismo ideológico sea precisamente lo que causa miedo al alto porcentaje de judíos estadounidenses que dicen, entre otras cosas, que evitan ponerse kipá o mandar a sus hijos con ella en la calle: el hecho de que no hay más denominador común entre los atacantes que la intención de atacar judíos.

En 2013 hubo 751 ataques antijudíos denunciados, ninguno letal y ninguno que requiriese hospitalización. Sin embargo, en 2018 hubo 1,879 incidentes, entre ellos el más letal de índole antisemita en la historia del país, el ataque terrorista a la congregación el Árbol de la vida, en Pittsburg, que acabó la vida de 11 personas.

Cuando negros o blancos, tanto hombres como mujeres se lanzan al odio antisemita y cometen crímenes, graves y menos graves, el clima que resulta es muy alarmante, de indefensión y miedo, por un hecho tan arbitrario como el de pertenecer a la comunidad judía.

Pero EEUU de casi 2020 no es Alemania de 1930, esta violencia no es algo inevitable, como un terremoto o un tsunami, sino algo que se puede detener o aplacar sustancialmente con una contundente decisión institucional de tolerancia cero a cualquier tipo de manifestación antisemita, mayor y mejor educación al público y más fondos para la prevención de la violencia.

Sobre la autora

Leah Soibel es CEO y Fundadora de Fuente Latina. Analista en Medio Oriente y experta en Seguridad y Terrorismo. De origen hispanoamericano, actualmente vive en Jerusalén.