Aumenta controversia sobre cambios a las nuevas leyes de fianzas de NY

Ya se escuchan voces contrarias a las que piden que se hagan enmiendas a la ley que entró en vigor el 1 de enero
Aumenta controversia sobre cambios a las nuevas leyes de fianzas de NY
La nueva ley busca evitar que los más pobres que no pueden pagar una fianza, queden detenidos solo por no tener dinero.
Foto: GETTY IMAGES / Getty Images

Uno de los principales objetivos que se buscaba con la nueva ley que elimina las fianzas para los acusados de crímenes menores y no violentos, era el acabar con la desproporcionada criminalización de las personas más pobres, por lo general hispanos y negros, que al no poder pagar las fianzas permanecían tras las rejas hasta el comienzo de sus juicios.

Pero la entrada en vigor de la legislación el pasado 1 de enero demostró una nueva realidad, que hay personas que pueden quedar en libertad, aunque tengan serios antecedentes penales y sean potencialmente peligrosas, o que a pesar de haber cometido crímenes de odio, que no son violentos, califican para no quedar detenidas.

Y es esa “laguna” legal que tiene la nueva ley, lo que ahora se quiere enmendar, y por ello cada día están aumentando las voces que piden a la Legislatura estatal hacer cambios a la legislación.

Pero no todos están de acuerdo con que la ley sea reformada, y por ello este martes un grupo realizó un rally para contrarrestar las críticas y denunciar lo que consideran una campaña de “desinformación” sobre la nueva ley. Entre los manifestantes destacaron el defensor del pueblo Jumaane Williams, quien estuvo acompañado de Akeem Browder, cuyo hermano, Kalief Browder, pasó tres años en la cárcel por un crimen menor ya que no podía pagar su fianza, y luego se quitó la vida.

“Estoy orgulloso de que su historia haya cambiado muchas vidas. Estoy orgulloso de que la historia de mi hermano haya tocado el corazón de muchos funcionarios electos, pero tenemos que seguir adelante”, dijo Akeem.

Con la demostración, Williams buscaba dispersar las críticas contra la legislación y promover su puesta en marcha, como una manera de acabar con la criminalización de las minorías.

Podrían darse cambios

Con el aumento de los urgentes llamados para que la ley sea cambiada, este martes se informó que algunos legisladores demócratas en la Legislatura estatal, incluyendo algunos de los que impulsaron férreamente la nueva ley, estarían dispuestos a ir analizando algunos proyectos legales que incluirían las modificaciones que se pueden hacer, lo que debatirían en el nuevo periodo de sesiones legislativas 2020 en Albany, que comienzan este miércoles.

El gobernador Andrew Cuomo, la líder de la mayoría en el Senado Andrea Stewart-Cousins y el presidente de la Asamblea Carl Heastie, todos demócratas que presionaron los cambios a la ley el año pasado, en los últimos días también han abierto la puerta, en diferentes grados, a posibles enmiendas la ley.

El lunes Cuomo dijo, durante un evento en Manhattan, que la entrada en vigor de la nueva ley representó un cambio como parte de la reforma de impartición de justicia.

“Cambiar el sistema, lo que comenzamos a hacer … es complicado y luego tiene varias ramificaciones. No hay duda de que esto todavía es un trabajo en progreso y hay otros cambios que deben hacerse”, dijo el Gobernador, agregando que literalmente han pasado tres o cuatro días desde que la ley entró en vigencia, y “con la legislatura que regresa este año, vamos a trabajar en ello, porque hay consecuencias que tenemos que ajustar “.

Uno de los primeros en expresar preocupación de que había que hacer cambios a la nueva ley fue el alcalde Bill de Blasio que, al igual algunos republicanos y demócratas moderados en la legislatura, asegura que se debe devolver el poder de discreción a los jueces, en gran medida despojados por la nueva ley dependiendo del delito cometido, permitiéndoles establecer una fianza en los casos en que un individuo se considere una amenaza para la seguridad de sí mismo o de otros.

Entre las historias de sospechosos que han sido liberados en los pasados días gracias a la ley, y que han vuelto a cometer nuevos crímenes, se encuentra el caso de Tiffany Harris, quien había sido acusada la semana pasada de tres casos de crímenes de odios al atacar a tres mujeres judías ortodoxas, y tras quedar en libertad, volvió a asaltar a otra víctima el pasado domingo.

Este ha sido uno de los casos usados por De Blasio para ejemplificar la necesidad de hacer las enmiendas a la ley.