Con autonomía hispana

Family Life Academy: una red de escuelas charter que abre camino al estudiante

Con autonomía hispana
Un grupo de niños que se educan en la Family Life Academy.
Foto: Cortesía

Crear oportunidades para el éxito de todos los estudiantes, sin importar raza, color o estatus social, fue lo que motivó al reverendo Raymond Rivera a fundar la primera escuela de la red Family Life Academy Charter Schools en el año 2000. Tras varios años sirviendo a la comunidad en el área espiritual y social, liderando el Centro Pastoral Latino, Rivera percibió la problemática que experimentaban los niños latinos en las escuelas porque su primer idioma era el español.

Las escuelas públicas tradicionales estaban fallando a la niñez, ya que la mayoría de los niños latinos estaban atrasados entre tres y cuatro años. Esto a largo plazo, se traducía en un 50% de deserción escolar en la escuela secundaria. Al crearse la ley de escuelas charter, el reverendo vio la oportunidad para combatir el problema que enfrentaban los niños latinos en las escuelas tradicionales.

“Vimos la oportunidad de controlar la educación de nuestros niños. La ley charter lo que hace es que uno solicita al estado, por un charter para administrar las escuelas públicas y ellos hacen un contrato con una organización como la nuestra. Hace 19 años nosotros fuimos una de las primeras escuelas bajo un liderato latino que recibió un charter del estado de Nueva York”, compartió Rivera.

Otro elemento base que forma parte de la conceptualización de la red de las escuelas bajo Family Life Academy es el control comunitario de la educación. Esto es un elemento distintivo, ya que al ser así, tienen un vínculo directo con los problemas y retos que se desarrollan en la comunidad. A su vez, tienen la capacidad de actuar de manera inmediata para resolver los distintos asuntos que puedan enfrentar sin tener que pasar por el visto bueno de terceros.

“Quien está en la mejor posición para tomar decisiones sobre la educación de nuestros niños es la junta comunal que se designa con las escuelas charter, y no la burocracia de la ciudad o el estado”, expresó Rivera.

Los chicos muestran su entusiasmo en las aulas.

Actualmente, la red Family Life Academy cuenta con cuatro escuelas elementales y una de nivel intermedio. Los niños que estudian en estas escuelas tienen un alto aprovechamiento académico en las materias como inglés, matemática, ciencias sociales, entre otros. El liderato hispano autóctono ha demostrado que con mucha pasión por la niñez se puede tener éxito. Las calificaciones de sus estudiantes son competitivas y sobresalientes en comparación con otras escuelas de la ciudad y del estado de Nueva York.

“Aun en comunidades suburbanas donde casi todos son blancos, nuestros niños compiten y han sacado notas más altas que esas escuelas”, enfatizó Rivera al resaltar con mucho entusiasmo la pasión con la que se trabaja en las escuelas.

Entre las cinco escuelas, todas ubicadas en El Bronx, hay una matrícula que alcanza los 2,000 niños, de los cuales el 75% son hispanos. El segundo grupo étnico que predomina en la matrícula son niños con ascendientes de países africanos y del 75% de hispanos la mayoría son dominicanos.

La batalla

Para el reverendo Rivera, el reto sobre las charter, lamentablemente, surge desde un contexto político, pues las escuelas tradicionales y las uniones de maestros son anticharter porque los maestros que enseñan en las escuelas públicas charter, no pertenecen a ninguna federación o sindicato. Por otro lado, Rivera puntualiza que ya el estado de Nueva York no está otorgando más licencias para este tipo de escuelas en ninguno de los condados.

Muchos están en contra de las escuelas charter, pero el reverendo Rivera asegura que estas pueden coexistir junto a las escuelas públicas no tradicionales. Por otro lado enfatiza que la crisis educacional no es culpa de las charter, sino del sistema educacional. Su llamado y mensaje es que se deben reforzar todas las escuelas del estado que encaminen al mejoramiento y funcionamiento de estas.