Solo el 30% de edificios nuevos en NYC en 2019 dieron acceso a los más pobres

El contralor Scott Stringer propone desmontar todos los planes de viviendas asequibles existentes, por considerarlos ineficientes, mientras la Administración De Blasio lanza un plan de "equidad social" para los próximos 5 años
Solo el 30% de edificios nuevos en NYC en 2019 dieron acceso a los más pobres
Cerca de 70,000 desamparados cuantifica el informe del contralor en NYC.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Es pleno mediodía en la estación Canal del Subway en el Bajo Manhattan. Una desamparada entra a un vagón del tren A y exige en tono agresivo a quienes están sentados, que se muevan a un extremo, porque ella necesita dormir: !No pude descansar nada en ese asqueroso sitio!

No es difícil imaginar, que la afroamericana hacía referencia a uno de los tantos refugios dispuestos para cerca de 70,000 desamparados de la Gran Manzana. Una controvertida cifra, que este miércoles fue puesta nuevamente en primer plano por el contralor municipal Scott Stringer, cuando anunciaba la estrategia “La vivienda que necesitamos”.

En resumen, propone desmontar todos los planes de viviendas asequibles emprendidos por las autoridades locales hasta ahora.

“Sólo un tercio de las viviendas de nueva construcción hasta el final del año fiscal 2019, estaban dentro del alcance de los hogares de extremadamente bajos y muy bajos ingresos, definidos como grupos familiares de tres miembros, que ganan entre $28,830 y $48,050, al año, respectivamente”, precisó Stringer.

El análisis de la Contraloría encontró que cerca de 565,000 hogares de Nueva York pagan más de la mitad de sus ingresos en alquiler, están en condiciones de hacinamiento, o han estado en el refugio, sin hogar, durante más de un año.

La propuesta es muy específica. Pretende que un 25% de todos los desarrollos habitacionales de diez o más unidades, incluyan familias de bajos ingresos, en todos los vecindarios de los cinco condados.

Stringer solicita además poner fin al programa 421, que ofrece subsidio fiscal para desarrolladores de proyectos inmobiliarios, que le cuesta  a la Ciudad más de $1,600 millones por año.

En sus palabras, este esquema ha demostrado “ser altamente ineficiente e injusto”.

El funcionario de manera tajante, dijo que luego de seis años de análisis, auditorías e informes sobre los planes de vivienda asequible en la ciudad de Nueva York, su conclusión es que se “debe romper por completo el actual modelo”.

“Se han dejado atrás a 435,000 de hogares neoyorquinos de bajos ingresos. Tenemos miles de millones de dólares en subsidios impositivos a proyectistas privados y la peor crisis de desamparados en la historia. Además, cada día a miles de familias que son expulsadas de sus vecindarios por no poder pagar las rentas”, aseveró Stringer.

El contralor de la ciudad de Nueva York propone eliminar el plan de subsidios a proyectistas de viviendas.

“Solo los ricos pueden echar raíces en NYC”

El nuevo informe de Stringer sobre la panorámica del drama de la vivienda en la ciudad de Nueva York, describe como para los emprendedores y jóvenes profesionales, es un sueño imposible ser propietarios de su propia casa o apartamento en la ciudad.

Aproximadamente el 32% de los neoyorquinos son dueños de sus propios hogares, en comparación con el 64% en todo el país.

“Si la ciudad de Nueva York se convierte en un lugar, donde sólo los ricos pueden permitirse el lujo de echar raíces y ser dueño de una casa, donde todo lo que hacemos es construir torres de cristal en el cielo, a todos nos debería dar mucha vergüenza”.

Además,  se puntualiza que del total de personas beneficiarias de créditos habitacionales, apenas un 16% son afroamericanos e hispano, a pesar de ser grupos numerosos en la urbe neoyorquina.

“Nos están sacando del Alto Manhattan”

La alocución de presentación de este informe se realizó en el vecindario de Inwood, una de las localidades del Alto Manhattan, en donde sus residentes han padecido con mucha fuerza los efectos de la gentrificación y el desplazamiento, por el aumento sostenido de las rentas.

La dominicana, Lourdes Fernández, líder comunitaria del distrito 10 de esa localidad, ha sido testigo de esta tendencia desde que llegó de la isla en el 2001.

“Los proyectos que están haciendo son para los ricos. A los dominicanos y a los latinos en general, que no tenemos ingresos superiores a 100 mil dólares, nos están prácticamente botando de aquí y de Washington Heights. Ahora se están mudando a El Bronx, no porque quieran, sino porque no pueden sostenerse aquí”, narró. 

Lourdes describe que es muy difícil para una familia de la clase trabajadora, hacer frente al alquiler de un apartamento que en esos vecindarios superan ya los $3,000 dólares”.

La dirigente comunitaria en Inwood, Lourdes Fernández asegura que los están desplazando del Alto Manhattan.

“Y además son apartamentos que no tienen ni sala, nos están desplazando y de verdad que ninguno de nuestros representantes dominicanos, ni en el Concejo, ni en el Congreso hacen nada. Nosotros le pusimos un alto a la rezonificación”, expresó la inmigrante.

Las comunidades organizadas de Inwood vienen de ganar una batalla judicial el pasado mes de diciembre, luego que la Corte Suprema frenara el plan de rezonificación en ese vecindario, que había sido aprobado por el Concejo Municipal en agosto de 2018.

El proyecto pretendía reurbanizar unas 59 cuadras y construir más de 5,000 viviendas a mediano plazo, lo cual fue rechazado por las juntas comunitarias por el temor de que se agudizara el alza sostenida del costo de la renta.

“En nombre del progreso siguen expulsando a la gente que construyó estos vecindarios, aquí Inwood por ejemplo es un buen ejemplo de cómo miles de familias y emprendedores jóvenes se han tenido que marchar. Desde 2010 las rentas han aumentado en general en un 37%”, subrayó el contralor Stringer.

Por su parte, la  quisqueyana Arelys Mejías, de 38 años y especialista en finanzas, narra que en los últimos años, ha tenido que mudarse a varios sitios buscando mejores opciones de renta entre el Alto Manhattan y El Bronx.

Ya sabemos que tenemos un problema terrible de vivienda, pero no necesitamos más diagnósticos, sino soluciones. Y honestamente no las veo cerca por ningún lado. Hacen edificios nuevos, supuestamente dirigidos a un 20% de familias de bajos ingresos, pero la mayoría de las personas que aplican, ni siquiera saben que existen. Muchas veces, los propietarios prefieren tener esos apartamentos vacíos”, indicó.

Arelys Mejías: Hay poca información sobre la disponibilidad en proyectos nuevos.

Administración De Blasio: rompemos el racismo estructural

“Vivimos en la ciudad más grande en el mundo, y eso nos da la obligación de apostar a la autonomía de todos los neoyorquinos, para enfrentar al racismo estructural y la discriminación en la vivienda”, dijo la vicealcaldesa de Vivienda y Desarrollo Económico de la Ciudad de Nueva York, Vicki Been, durante el lanzamiento hace un par de semanas de la iniciativa “El Lugar donde vivimos”.

La Alcaldía, a inicios de 2020, ha establecido nuevas metas para los desafíos de equidad de vivienda. El nuevo plan establece un plan de acción para los próximos cinco años.

Uno de los ejes de la nueva estrategia de la Ciudad, es precisamente evitar el desplazamiento de los residentes de larga data de los vecindarios, a través de la mejora de la calidad de las viviendas existentes, particularmente las 170,000 unidades administradas por NYCHA.

Además se orientan a la ampliación de los recursos para proteger a los inquilinos contra las amenazas de acoso, desalojo, fraude y estafas . 

De igual forma, se busca potenciar a las familias que utilizan los vales de vivienda con más posibilidades de elección, mediante la ampliación del número de unidades habitacionales disponibles para los neoyorquinos que reciben beneficios de asistencia de alquiler.

Asegura la titular de vivienda municipal, que el alcalde Bill de Blasio, ha logrado avances significativos en “políticas inclusivas para reducir las desigualdades existentes”.

Se cuantifica en ese despacho, la creación de 44,380 nuevas viviendas asequibles y la preservación de la asequibilidad de otros 92,532 hogares, a través del “plan de viviendas asequibles más ambicioso en la historia de la ciudad”.

Been indica que se han asegurado que en cada vecindario, cada vez que la vivienda se construye a través de los cambios de zonificación, entre el 20 y el 30% de las unidades se traduce en vivienda accesible, de forma permanente

También valora la promulgación de leyes de garantía de asistencia jurídica gratuita a todos los inquilinos de bajos ingresos que enfrentan el drama del desaolojo.

“Se ha proporcionado asistencia legal a más de 100,000 hogares”, añadió.

Inwood es uno de los vecindarios del Alto Manhattan que ha rechazado los cambios de zonificación por temor al repunte del costo de la renta.

Propuesta del Contralor en números

  • 25% de cada nuevo desarrollo habitacional con más de diez unidades debe ser destinado a personas o familias de bajos recursos.
  • 1,000 lotes vacantes que actualmente son propiedad de la Ciudad, podrían generar decenas de miles de unidades de vivienda asequible para los neoyorquinos de más bajos ingresos.
  • 100% de viviendas para los más pobres  se podrían construir con la creación de una organización no lucrativa, denominada Banco de Tierras.
  • $ 40,000 sería el monto máximo de préstamos para iniciales o reparaciones residenciales, como consecuencia de la ampliación de los programas Homefirst y Homefix  de Preservación de Viviendas, para propietarios calificados.