Cómo se ha convertido Sanders en uno de los demócratas favoritos para derrotar a Trump

La reforma migratoria que plantea es uno de los motivos por los que ha conquistado a buena parte de las minorías del país
Cómo se ha convertido Sanders en uno de los demócratas favoritos para derrotar a Trump
Las últimas encuestas señalan a Sanders como ganador en Iowa y Nuevo Hampshire.
Foto: EPA/CRAIG LASSIG / EFE

Vivimos un momento sin precedentes...

La crisis causada por el coronavirus nos ha puesto en pocos días en una situación que nadie podía imaginar. La amenaza a la salud de todos debe ser nuestra primera preocupación. Y después, las consecuencias sociales y económicas que ya están golpeando duramente a nuestra comunidad. Pero nuestro compromiso contigo y con todos nuestros lectores es más firme que nunca. Queremos informarte y ayudarte a tomar decisiones en tu día a día.

Producir este contenido que estás leyendo cuesta dinero.
El dinero que permite que los escritores, editores y demás personal de El Diario puedan mantener a sus familias.
Nosotros no cerramos nuestro contenido como hacen otros medios, porque queremos que todos puedan leerlo, también aquéllos que no puedan pagar una suscripción.

Pero sí pedimos a quienes puedan colaborar con nosotros que nos ayuden. Sólo toma un minuto y puedes aportar tan poco como $3.5 por mes (Sí, leíste bien SOLO $3.5 por mes). Hará un gran diferencia.

Las encuestas más recientes colocan al senador Bernie Sanders a la cabeza de los candidatos demócratas que compiten para enfrentarse a Donal Trump. Al menos en los primeros estados en las que el partido celebrará votaciones, el nombre del izquierdista ya resuena como previsible ganador.

Si volvemos la vista a las primarias demócratas de hace cuatro años, cuando el político de Vermont, perdió contra Hillary Clinton, resulta difícil creer tan espectacular remontada. Pero, paradójicamente, la derrota de entonces ha servido a Sanders y a su equipo de campaña para aprender de los errores y ganarse la simpatía de buena parte de los votantes demócratas.

Ya en la campaña para las elecciones de 2016 el mensaje de lucha contra la desigualdad de ingresos, la asistencia sanitaria universal y la universidad pública y gratuita cautivó a miles de personas en pocos meses y llevó a Sanders a derrotar a Clinton en varios estados. Aunque esa oleada no le sirvió entonces para ser el candidato demócrata a la presidencia, sí sentó un precedente de cara a las elecciones de este 2020.

“Hubo momentos en los que no sabíamos si podríamos recaudar dinero, [pero] ese no es el caso ahora”, reconoce a Yahoo News el asesor principal de Sanders, Jeff Weaver. Weaver resalta la capacidad del político progresista para conseguir dinero de las bases, de particulares que lo apoyan. Además, según el asesor, la gente no solo conoce su nombre sino también “cosas sobre él” como su propuesta de campaña estrella, Medicare For All, que apuesta por hacer universal la atención sanitaria pública.

Su anterior campaña impulsó a que en las elecciones de mitad de mandato, en 2018, llegaran a la Cámara de Representantes legisladoras progresistas y racializadas como Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar y Rashida Tlaib. Todas ellas hicieron público su respaldo a Sanders, que se convirtió en el candidato demócrata con mayor número de (pequeños) financiadores.

El apoyo de estas tres mujeres jóvenes le ayudó también a combatir la crítica de que su respaldo venía de sectores demasiado blancos y muy masculinizados. También su equipo de campaña cuenta esta vez con un mayor diversidad racial y de género. Y no es casualidad que las encuestas más recientes lo sitúen como favorito de los llamados votantes “de color”.

Además de los apoyos y de las nuevas incorporaciones a su equipo, Sanders ha incluido entre sus promesas electorales medidas que han tenido buena recepción entre las minorías. Tal es el caso de la reforma migratoria, con la que propone posponer las deportaciones hasta que se sienten las bases para un nuevo escenario, o el Green New Deal, para hacer frente a la emergencia climática.

El político de 78 años también ha cambiado la dinámica en sus mítines y ha apostado por celebrar eventos más íntimos en los que los asistentes pueden hablar de su historia personal. Este cambio de estrategia -asegura Faiz Shakir, directora de campaña del líder progresista- ha sido idea del propio Sanders y ha permitido transmitir en enfoque personal que le caracteriza.