Apuntes y recursos sobre la violencia doméstica

Apuntes y recursos sobre la violencia doméstica
La violencia familiar o doméstica es un problema frecuente en los Estados Unidos.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

La violencia familiar o doméstica –que incluye el abuso infantil, el abuso de la pareja íntima y el abuso de las y los envejecientes– es un problema grave y frecuente en los Estados Unidos. Se calcula que ese delito afecta anualmente a unos 10 millones de personas en todo el país. Mas aun, en algunos sectores de la comunidad hispana, las tasas de violencia de este tipo son superiores al promedio nacional.

Según un estudio del Centro Nacional de Información Biotecnológica realizado por Martin Huecker y William Smock, la violencia engendra violencia y el “ciclo de abuso” al que se expone a los niños en un hogar con violencia continúa cuando esos muchachitos llegan a la adolescencia, a la edad adulta, y hasta cuando tienen que cuidar a sus padres y abuelos.

 También cabe recordar que la violencia doméstica incluye otras formas de abuso, como el económico, el físico, el sexual, el emocional y el psicológico.

Se estima que una de cada cuatro mujeres y uno de cada nueve hombres son víctimas de la violencia doméstica, aunque las proporciones son probablemente más elevadas, porque muchos casos no se denuncian por vergüenza o miedo.

 Todo eso tiene un alto costo económico, incluso a nivel nacional, ya que provoca pérdidas anuales de más de 12,000 millones (ó 12 billones) de dólares.

 Las razones más comunes por las que algunas personas abusan de otras son los problemas de manejo de la ira, el coraje, o los celos; la poca autoestima o el sentirse inferior; la idea equivocada de que tienen derecho a controlar a sus parejas; el haber crecido en un entorno familiar donde se aceptaba la violencia doméstica; el uso de alcohol y las drogas, en la medida en que algunas personas pierden el control de sus instintos violentos; y los trastornos psicológicos o emocionales.

 La violencia doméstica es un problema complejo para el que, lamentablemente, no hay soluciones simples. Por otra parte, nuestra comunidad cuenta con organizaciones sin fines de lucro con mucha experiencia en materia de prevención de esa violencia y de apoyo y ayuda a sus víctimas directas e indirectas. Un buen número de ellas forma parte de nuestra Hispanic Federation, como por ejemplo:

North Brooklyn Coalition Against Family Violence, Inc. (www.northbrooklyncoalition.org), Urban Health Plan (www.urbanhealthplan.org), Spanish Speaking Elderly Council (R.A.I.C.E.S, www.raices.us),  Centro de Desarrollo de la Mujer Dominicana (www.dwdc.org), Centro de Recursos Comunitarios de Larchmont y Mamaroneck (www.hrclm.org), Violence Intervention Program (VIP Mujeres, www.vipmujeres.org), Northern Manhattan Improvement Corporation (NMIC), VOCES Latinas (www.voceslatinas.org) y Comunilife, Inc. (www.comunilife.org).

 Para informarse sobre esas y otras agencias de nuestra Hispanic Federation, llamen a nuestra línea gratuita y bilingüe, (866) 432-9832, o visiten www.hispanicfederation.org.

¡Y no se olviden que Puerto Rico necesita nuestra ayuda! Hagan donaciones en www.hispanicfederationunidos.org

 Además, les doy el de la Línea de Información sobre el SIDA, 1-800-233-7432.

¡En el 30mo aniversario de la Hispanic Federation, hasta la columna próxima! 

(N.A. En varias columnas anteriores indiqué erróneamente que nuestra organización festejaba su 40mo aniversario. La Hispanic Federation fue fundada en 1990).

-Frankie Miranda es el presidente de la Hispanic Federation