Participe en el censo, porque su salud depende de ello

Participe en el censo, porque su salud depende de ello
Históricamente, la población latina no ha sido contada en su totalidad, y no podemos permitir que eso vuelva a suceder.
Foto: La Opinión

Un conteo saludable significa una ciudad más saludable. Una de las funciones menos conocidaspero vitales del censo es su impacto en nuestra salud. En pocas palabras, es fundamental para el trabajo que hacemos en el Departamento de Salud. Nos proporciona información sobre todo, desde nuestras respuestas de emergencia a gran escala en toda la ciudad, hasta cómo mejoramos la salud a nivel de los vecindarios y la comunidad.

Durante el brote de sarampión del año pasado, el censo fue la única fuente de información sobre los hogares. Utilizando los datos, pudimos analizar rápidamente las comparaciones de casos por vecindarios, por ejemplo, Williamsburg, Brooklyn versus Flushing, Queens, y anticipar la probabilidad de transmisión de la enfermedad y estimar las tasas de enfermedad. Al conocer el idioma nativo por vecindario, también podemos educar mejor a las poblaciones más expuestas.

Pero la respuesta a emergencias no es todo. Los datos del censo son un recurso fundamental para detener epidemias a largo plazo, como el VIH. El Departamento de Salud analiza los datos del censo sobre raza y etnia, género e ingresos, y compara los resultados con las tasas de VIH. Esto nos ayuda a concentrarnos en grupos específicos, o regiones de la ciudad, afectados desproporcionadamente por la enfermedad. Luego adaptamos nuestros esfuerzos de divulgación, ya sean informaciones de salud pública para proveedores, campañas de mercadeo de salud sexual o distribución de condones.

El censo también es esencial para nuestra agenda de equidad. A nivel comunitario, el censo nos dice cómo se identifican racialmente los neoyorquinos, lo que nos ayuda a identificar las disparidades.

Utilizamos los resultados para crear programas culturalmente apropiados que tendrán el mayor impacto. En El Bronx, por ejemplo, sabemos que hay muchos latinos afectados por la diabetes. Por lo tanto, en el Centro de Acción de Salud Comunitario del Bronx, tenemos a mano materiales en español y programas específicos para promover una alimentación saludable, como Compre Saludable (Shop Healthy), que trae productos frescos a las bodegas locales.

Por último, es muy importante saber que el gobierno federal entrega cientos de miles de dólares a los estados según los resultados del censo. Parte de esa financiación se destina a servicios de atención de salud, incluyendo Medicaid, SNAP, el Programa de Seguro Médico para Niños (CHIP, por sus siglas en inglés) y hospitales públicos. El impacto de un conteo preciso no se puede exagerar.

En enero de 2019, el alcalde Bill de Blasio se comprometió a aportar $26 millones para apoyar la iniciativa del Censo 2020 de la ciudad de Nueva York para llevar a cabo un conteo completo y preciso de los neoyorquinos. Para apoyar este esfuerzo, el presidente del Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York, Corey Johnson, estableció el Grupo de Trabajo del Censo del Concejo 2020, copresidido por los concejales Carlina Rivera y Carlos Menchaca, y se comprometió a aportar otros $14 millones en fondos para que las organizaciones comunitarias de toda la ciudad participen en los esfuerzos relacionados con la organización y la educación sobre el censo. Con ello, el compromiso total de financiamiento relacionado con el censo de la Ciudad de Nueva York alcanza los $40 millones, una cifra sin precedentes.

Históricamente, la población latina no ha sido contada en su totalidad, y no podemos permitir que eso vuelva a suceder. El Gobierno federal está tratando de sembrar miedo y confusión sobre el censo, y queremos ser claros: el censo es confidencial y la información está totalmente protegida.

 Esperamos que los latinos superen cualquier temor de participar, especialmente aquellos que no tienen un estatus migratorio legal. Puede completar la encuesta por teléfono o mediante un formulario en papel. La Ciudad también ofrecerá servicios de participación y traducción en las bibliotecas públicas, donde estarán disponibles computadoras portátiles y tabletas para aquellos que no tienen acceso a una computadora o internet.

 Por lo tanto, le animamos a que se registre y sea contado. Necesitamos su participación para proteger y promover la salud de los neoyorquinos.

-La Dra. Oxiris Barbot es la comisionada del Departamento de Salud y Salud Mental de la Ciudad de Nueva York. Julie Menin es la directora del Censo para la Ciudad de Nueva York.