Biden reconoce que se juega todo en las primarias de Carolina del Sur. ¿Qué hará si pierde?

El exvicepresidente dice guardarse un as bajo la manga y compara sus resultados con los de Clinton hace casi tres décadas
Biden reconoce que se juega todo en las primarias de Carolina del Sur. ¿Qué hará si pierde?
Biden confía en que el apoyo afroestadounidense dé un empujón a su campaña.
Foto: EPA/CJ GUNTHER / EFE

Vivimos un momento sin precedentes...

La crisis causada por el coronavirus nos ha puesto en pocos días en una situación que nadie podía imaginar. La amenaza a la salud de todos debe ser nuestra primera preocupación. Y después, las consecuencias sociales y económicas que ya están golpeando duramente a nuestra comunidad. Pero nuestro compromiso contigo y con todos nuestros lectores es más firme que nunca. Queremos informarte y ayudarte a tomar decisiones en tu día a día.

Producir este contenido que estás leyendo cuesta dinero.
El dinero que permite que los escritores, editores y demás personal de El Diario puedan mantener a sus familias.
Nosotros no cerramos nuestro contenido como hacen otros medios, porque queremos que todos puedan leerlo, también aquéllos que no puedan pagar una suscripción.

Pero sí pedimos a quienes puedan colaborar con nosotros que nos ayuden. Sólo toma un minuto y puedes aportar tan poco como $3.5 por mes (Sí, leíste bien SOLO $3.5 por mes). Hará un gran diferencia.

El candidato demócrata Joe Biden reconoció este domingo que sus resultados en las las primarias de Carolina del Sur serán cruciales decidir si su campaña continúa adelante o no.

Tras el mal desempeño de su campaña en los dos primeros estados que eligen a sus candidatos (Iowa y New Hampshire), el exvicepresidente Biden tiene todas sus esperanzas puestas en las primarias de Carolina del Sur, que se celebran el próximo 29 de febrero.

Así lo admitió él mismo en una entrevista en NBC en la que también recurrió al ejemplo de Bill Clinton, uno de los pocos presidentes de las últimas décadas que consiguió ser el candidato demócrata (y, además, llegar a la Casa Blanca) sin ganar en los dos primeros estados. De hecho, Clinton perdió en los cuatro que votaron primero en 1992.

Poniendo el ejemplo del expresidente demócrata, Biden se mostró esperanzado de poder apuntarse su primera victoria en algún estados con mayor población y, por tanto, más delegados. El demócrata insiste en que el objetivo de su campaña es llegar al número de delegados necesarios para ganar la candidatura que se presentará contra Donald Trump.

Biden presume del apoyo que tiene de la comunidad afroestadounidense y confía que eso le dé finalmente el empujón que necesita en su carrera a la candidatura. “Soy el único que tiene el registro, los antecedentes y el apoyo”, apuntó el que fuera vicepresidente de Obama. “Ellos (los afroestadounidenses) me conocen. Ellos saben quien soy”.