Señales que envía el cuerpo cuando necesita desintoxicarse con urgencia

Cuando tu cuerpo pide a gritos una desintoxicación envía claras señales de alerta, que se manifiestan con cansancio extremo, dolor de cabeza, mala digestión y alteraciones de humor

Señales que envía el cuerpo cuando necesita desintoxicarse con urgencia
Conoce los beneficios curativos de realizar desintoxicaciones periódicas para depurar el organismo.
Foto: Shutterstock

¿Sabes reconocer las señales que envía tu cuerpo? Si recientemente has sentido cansancio extremo, muy bajos niveles de energía, dolor de cabeza, problemas digestivos, piel seca y orina turbia, es probable que los malos hábitos y los excesos alimentarios sean los responsables de una sobrecarga en el organismo. Cuando esto sucede uno de los primeros síntomas que se presentan es una notable disminución en la capacidad depuradora, cuando este mecanismo se deteriora se acumulan todo tipo de toxinas con mucho mayor facilidad. 

El hígado y los riñones son los principales órganos en resentir esta sobrecarga, pues son los encargados de las funciones de limpieza del organismo. Por su parte el hígado es el responsable de neutralizar o transformar muchas de las sustancias tóxicas en inofensivas y logra que sean expulsadas. Los riñones filtran la sangre y eliminan estos deshechos a través de la orina. 

Es posible contrarrestar los efectos causados por esta sobrecarga a través de una desintoxicación periódica, se trata de un proceso que ayuda a mejorar la salud en todos los sentidos, pero sobretodo reajusta el equilibrio interno. También sirve para eliminar toxinas que dañan el organismo y son las responsables de algunas enfermedades degenerativas. 

Los mensajes que envía el cuerpo:

1. Fatiga extrema

Existen varias causas por las cuales el organismo manifiesta cansancio y falta de energía, en primer lugar puede deberse a una acumulación de histamina que no logra ser metabolizada por la enzima diamino oxidasa (DAO). Por otra parte el hígado también es responsable, al ser agente clave en la obtención de energía interviene en la metabolización de hidratos de carbono, lípidos y proteínas; cuando se sobrecarga por el exceso de toxinas se refleja en fatiga crónica. 

2. Insomnio

Una de las consecuencias más claras del exceso de toxinas en el organismo se ve reflejada en una reducción en la producción de melatonina (la hormona encargada de regular el sueño), de tal manera que el primer indicativo será manifestado a través de insomnio, mala calidad del sueño y diversas alteraciones relacionadas que evitan un descanso natural y reparador. 

3. Depresión y estados anímicos alterados

Cuando el hígado se sobrecarga derivado de una acumulación de toxinas no sólo daña el funcionamiento general del organismo, esto se ve reflejado en daños en el equilibrio hormonal lo que se relaciona directamente con alteraciones en el estado anímico. Somos más propensos a padecer depresión, irritabilidad, nerviosisimo y estados decaídos. 

4. Alteraciones digestivas

Otra de las principales y más determinantes señales, esto se debe a que la acumulación de toxinas se da en el tubo gastrointestinal lo que impide que funcione de manera adecuada. Esto se ve reflejado a través de inflamación, hinchazón, digestiones pesadas, náuseas y gases. Una buena recomendación es optar por alimentos ricos en fibra y darle un descanso a la digestión a través de una dieta depurativa basada en jugos, sopas y caldos.