Así era la primer llave de auto de hace más de 100 años

La llave pertenecía a Ford y se incluyó por primera vez en 1908 en el Model T de la marca

Así era la primer llave de auto de hace más de 100 años
Las llaves de los autos también han presentado cambios hasta convertirse en dispositivos con sensor para hacer funcionar el auto
Foto: Pixabay

Dicen que de la vista nace el amor, y los autos día a día presentan nuevos cambios en sus diseños o innovaciones tecnológicas. Desde el cambio de carrocería, hasta el cambio de rines, texturas en los interiores, nuevas consolas multimedia, entre muchas otras cosas más, son algunos de los ejemplos que dan testigo de que la modernidad nos lleva de la mano cada día.

Las llaves de los autos son un instrumento en el que quizá pocos se han puesto a pensar en los cambios que ha tenido a lo largo de la historia, sin embargo, fue hace 112 años cuando los automóviles comenzaban a circular por las grandes urbes, y también cuando apareció la extraña pieza de metal que sirvió para encender el auto de una manera más sencilla.

En la actualidad, la mayoría de los autos han modificado apenas su concepto, y se podría decir que fue uno de los primeros sistemas antirrobo, y que aún en la actualidad sigue cumpliendo de manera cabal.

Era el año de 1908 cuando el famoso Model T de Henry Ford cambió lo que el mundo entero conocía como automóvil. La cadena de producción y su motor de combustión interna, cambiaron la forma en que las empresas obtendrían beneficios de la venta de coches.

De acuerdo con el portal Imagen Noticias, fue justo en ese auto donde se incluyó por primera vez la pieza de metal que ahora conocemos como llave y cuya función es echar a andar el coche.

Foto de la primer llave de auto de Ford
Crédito: Carhistory

Esta pieza es considerada la primera llave de auto en la historia, con un diseño muy peculiar, pero con una función idéntica a la de la mayoría de los coches en la actualidad.

Actualmente algunos autos cuentan con botón de encendido, sistema de encendido sin llave, o incluso llaves con formas peculiares que rompen la norma, pero que, sin duda, son pieza clave de un auto y su ausencia a veces resulta todo un caos.

**********