Madre contrató a su hijo para que matara a su padre y hermana en Nueva Jersey: los atrapan 25 años después

La mujer traficaba drogas y pagó para eliminar a su esposo y su propia hija
Madre contrató a su hijo para que matara a su padre y hermana en Nueva Jersey: los atrapan 25 años después
Dolores Morgan y su hijo Ted Connors
Foto: Palm Beach County Sheriff's Office / Cortesía

Dolores Morgan y su hijo Ted Connors fueron acusados ​​esta semana por los asesinatos hace 25 años de su esposo y su propia hija, en Nueva Jersey.

Según la acusación, Morgan reclutó a su hijo Ted y al mejor amigo de él, José Carrero, prometiéndoles un corte de la póliza de seguro de vida de su esposo, alegan los fiscales del condado Monmouth.

Los tres fueron arrestados en enero y permanecen detenidos en la cárcel del condado.

Morgan (66) y Connors (47) fueron acusados ​​el miércoles de siete cargos, incluidos asesinato y conspiración por el apuñalamiento de Ana Mejía en 1994 y el tiroteo de Nicholas Connors en 1995. Ambos crímenes se cometieron en Long Branch (NJ).

La acusación se produjo después de que Carrero (48) se declaró culpable la semana pasada de dos cargos de conspiración para cometer asesinato.

Como parte de su acuerdo de culpabilidad, Carrero acordó testificar contra la madre y el hijo y se espera que reciba una sentencia de prisión de 5 a 10 años por cada uno de los cargos.

Carrero le dijo al juez que Morgan lo reclutó a él y a su hijo para cometer los asesinatos. Detalló que les ofreció entre $2 mil y $3 mil dólares para asesinar a Mejía, informó Asbury Park Press.

Mejía (24) fue encontrada apuñalada y parcialmente desnuda el 8 de diciembre de 1994 en el apartamento que compartía con su esposo y sus dos hijos pequeños.

Morgan supuestamente quería que su hija muriera porque temía que le dijera a la policía sobre el negocio de tráfico de drogas en el que estaba involucrada con Connors.

Seis meses después, Nicholas Connors, padre adoptivo de Ted, fue encontrado muerto con múltiples heridas de bala en la cabeza en su sofá dentro de su casa.

Después de los asesinatos, Morgan supuestamente se embolsó una póliza de seguro de vida de $200 mil dólares y se mudó a Delray Beach (Florida) con su hijo, donde vivieron durante los últimos 25 años, hasta ser detenidos en enero pasado.