Adrián LeBarón denuncia persecución contra su familia

Afirma que Julián salió del país tras amenazas de muerte
Adrián LeBarón denuncia persecución contra su familia
Adrián LeBarón.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – Al encabezar una marcha en Puebla, Adrián LeBarón advirtió que, al igual que Julián, los demás integrantes de su familia están siendo perseguidos.

“Sí (sentimos persecución), absolutamente, yo necesito que el Gobierno sepa que estamos siendo perseguidos”, aseveró.

El 23 de febrero pasado, Julián LeBarón dejó México luego de recibir amenazas y pasar unos días fuera de su comunidad.

“A la siguiente (marcha) va a estar aquí Julián, no se fue por miedo, se fue encabronado con nuestro sistema y hago responsable en este día, de cualquier cosa que nos pueda pasar por activista, a los Gobiernos a los cuales hemos dado esa confianza, ellos tienen los rifles”, agregó.

“Los hago responsables, a los federales, de cualquier situación de mi propia seguridad, de Bryan, de la familia, les quiero advertir que es peligroso que nos sigan matando gente, porque nos vamos a levantar”.

En la movilización, en la que participaron junto con víctimas y organizaciones civiles, Adrián y Bryan LeBarón se solidarizaron con las protestas de universitarios de la BUAP por el asesinato de tres estudiantes y el chofer del taxi que los transportaba el pasado 23 de febrero.

Además, Bryan invitó a las mujeres a participar en el paro nacional convocado para el próximo 9 de marzo, para así mostrar su inconformidad.

En tanto, Alberto Islas González, uno de los organizadores de la marcha y a quien le asesinaron a su hijo Alberto Islas Jara hace dos meses en Puebla, reprochó la falta de justicia en su caso.

“Puebla se encuentra arrodillada, sangra y está herida de muerte, la corrupción, la indiferencia y la indolencia de nuestros Gobiernos nos obliga a salir a las calles, a manifestarnos como hoy, a gritarle que basta ya, basta ya de que nuestros hijos sean asesinados”, lanzó desde un templete al final de la marcha.

“No permitiremos más muertes de nuestros hijos y quedarnos callados”.