Dos grandes cambios de Trump sobre la persecución de inmigrantes

¿Están saliendo al presidente sus planes como se quería?

El presidente Trump busca cumplir sus promesas migratorias.
El presidente Trump busca cumplir sus promesas migratorias.
Foto: ice.gov / Getty

Los temas migratorios son protagonistas en la promesas del presidente Donald Trump, lo que se ha reflejado en sus políticas para reducir la inmigración legal y perseguir a los indocumentados.

1. Arrestos en la frontera

Un análisis del Pew Research Center revela que la actual administración supera a la de Barack Obama en la detención de inmigrantes en la frontera con México, incluyendo un endurecimiento en las políticas de asilo, pero está lejos del nivel de arrestos de indocumentados y deportaciones al interior del país registrados durante los primeros años del demócrata.

“El número de detenciones de migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México aumentó en el año fiscal 2019 a su nivel anual más alto en 12 años”, indica el Pew. “Las 851,508 detenciones registradas el año fiscal pasado… fueron más del doble que el año anterior… pero aún muy por debajo de los niveles a principios de la década de 2000”.

El reporte destaca que ese incremento se dio a la par con las caravanas migrantes y las peticiones de asilo en la frontera con México.

“La mayoría de los detenidos eran de los países del Triángulo Norte de El Salvador, Guatemala y Honduras”, apunta. “Eso representa una ruptura notable con respecto a la década de 2000 y principios de 2010, cuando los mexicanos representaban la gran mayoría de los detenidos”.

2. Redadas y deportaciones

Sobre el arresto de inmigrantes por agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), el Pew destaca un aumento con respecto a los últimos años del Gobierno de Obama, pero lejos del pico más alto de esa administración.

“El número de arrestos interiores realizados por ICE… aumentó un 30% en el año fiscal 2017 después de que Trump  firmó una orden ejecutiva que otorga a la agencia una autoridad más amplia para detener a inmigrantes no autorizados, incluidos aquellos sin antecedentes penales”, señala. “Volvieron a subir en el año fiscal 2018, pero disminuyeron en el año fiscal 2019 y siguen siendo mucho más bajos que durante el primer mandato del presidente Barack Obama”.

ICE indica que esa reducción se debe a la falta de personal y a la poca cooperación de ciudades santuario contra las cuales ha iniciado cruzadas judiciales.

Sobre las deportaciones, aunque en el año fiscal 2018 se expulsaron a 337,287 inmigrantes, un aumento del 17% con respecto al año anterior, las remociones se mantuvieron por debajo de los niveles registrados durante gran parte de la administración de Obama.