Biden y Sanders: dos visiones lideran la competencia demócrata con miras a vencer a Trump

Los votantes hispanos tuvieron un papel destacado en entidades clave, como California y Texas
Biden y Sanders: dos visiones lideran la competencia demócrata con miras a vencer a Trump
El senador Bernie Sanders y el exvicepresidente Joe Biden lideran la contienda demócrata.
Foto: Win McNamee / Getty Images

Los resultados del Súper Martes confirmaron que el Partido Demócrata tiene dos visiones sobre cómo vencer al presidente Donald Trump: una moderada, liderada por el exvicepresidente Joe Biden, y otra disruptiva con un proyecto socialdemócrata, con el senador Bernie Sanders al frente.

No fue una sorpresa que el exvicepresidente Biden ganara la mayoría de los 14 estados durante la jornada primara, luego de la marejada de apoyo a nivel nacional –con respaldo de congresistas y otros representantes actuales y pasados– el día previo de la contienda.

A esa oleada demócrata también se sumaron exaspirantes presidenciales, como el exalcade de Indiana, Pete Buttigieg; la senadora Amy Klobuchar (Minnesota) y el exrepresentante de Texas, Beto O’Rourke, quienes acudieron a un mitin en Dallas a expresar su respaldo. Al menos en esa ciudad, sin embargo, el apoyo no surtió efecto, ya que ganó el senador Sanders.

Tampoco fue una gran sorpresa que el senador Sanders venciera en California, la joya de la corona de la elección primaria, donde obtuvo un amplio respaldo del voto hispano.

Biden se impuso en Alabama que ofrece 52 delegados, Arkansas (31), Carolina del Norte (110), Maine (24), Massachussetts (91), Minnesota (75), Oklahoma (37), Tennessee (64), Texas (228) y Virginia (99).

En tanto Sanders hizo lo propio en California, el de mayor influencia en la jornada con 415 delegados, además de Colorado (67), Utah (29) y Vermont (16).

El multimillonario Michael Bloomberg triunfó en Samoa Americana, la cual ofrece 6 delegados.

Aunque Biden se haya impuesto en la mayoría de los estados, eso no significa que haya ganado todos los delegados, ya que el conteo de votos continuaba hasta el cierre de esta edición y la diferencia es muy corta con respecto a Sanders, ya que mientras el primero suma 566 delegados, el segundo 501.

Bloomberg, quien renunció a la contienda y apoyará al exvicepresidente, lograría 61, y la senadora Elizabeth Warren (Massachusetts) 53, debido a que no ganó ninguna entidad.

La operación respaldo

Tal parecía que el equipo de campaña de Biden no estaba dispuesto a registrar más pérdidas en las primarias del partido, luego de pésimos resultados en Iowa, New Hampshire y Nevada. La esperanza volvió con un triunfo contundente en Carolina del Sur, pero la mayor prueba estaba en camino: el Súper Martes, con elección en 14 entidades y un territorio estadounidense.

Desde lunes a temprana hora del día previo, el sistema de correo de la campaña del exvicepresidente comenzó a distribuir los respaldos de congresistas y otro tipo de representantes demócratas de varias partes del país, pero principalmente de las entidades en contienda.

“Después de la victoria fundamental de Joe Biden en Carolina del Sur, decenas de funcionarios electos actuales y anteriores de estados clave de todo el país se están uniendo a Biden antes de votar el Súper Martes, el 10 de marzo y 17 de marzo”, reconoció la campaña. “Los avales señalan la creciente fuerza de Biden en las primarias presidenciales como el principal candidato para construir una coalición diversa, unificar el partido y derrotar a Donald Trump”.

La extensa lista incluye demócratas de Alabama, Arizona, Arkansas, California, Carolina del Norte, Florida, Illinois y Virginia, además de Indiana, Minnesota y Texas. El mensaje fue claro: cerrar filas por un candidato más cercano a los moderados demócratas.

La estrategia funcionó, porque pasadas las 7:00 p.m. del martes, los triunfos comenzaron a llegar para Biden con Virginia y Alabama, hasta sumar 10 con la declaración de triunfo este miércoles en Maine.

El senador Sanders logró cuatro posiciones, comenzando con su estado, Vermont, y logrando un importante impulso con California. Sin esa entidad hubiera estado lejos de vencer a su principal contendiente. La elección interna será claramente definida entre ambos.

Biden reconoció los triunfos durante su mitin en Los Angeles la importancia de los respaldos.

“Miren lo que hicimos en Carolina del Norte… miren lo que logramos a lo largo del país hoy… todo camino a la Casa Blanca”, expresó. “Por eso estaba orgulloso de haber sido abrazado por Amy Klobuchar… Ganamos Minnesota gracias a Amy Klobuchar… lo estamos haciendo bien gracias a Beto O’Rourke… es por eso que me siento orgulloso, muy orgulloso que el alcalde Pete (Buttigieg) me apoyara“.

Los respaldos a Biden desde varios rincones del país continuaron este miércoles, mientras continuaba el conteo de votos para determinar exactamente cuántos delegados se llevarán él y Sanders.

La decepción de Warren

La senadora Warren es considerada, por mucho, la gran perdedora de la contienda electoral, ya que no ha logrado triunfar en ninguna entidad, ni siquiera en Massachusetts, donde se impuso Biden con 33.4% de los votos a favor. Tampoco pudo vencer a Sanders, quien logró el 26%. Ella sumó el 21% de los sufragios. Esa quizá sea su principal derrota.

En prácticamente todas las entidades Warren quedó en tercera posición, compitiendo con Bloomberg. Este miércoles, su jefe de campaña Roger Lau, distribuyó un mensaje sobre los siguientes pasos. Por ahora, la aspirante lo está analizando.

“Elizabeth y yo estamos muy agradecidos por el arduo trabajo de todos en este equipo, no solo antes del Súper Martes, sino en todas las semanas y meses anteriores”, comienza el mensaje. “Anoche, nos quedamos muy por debajo de nuestros objetivos y proyecciones de viabilidad, y estamos decepcionados con los resultados”.

Agrega que están en espera de más resultados, para entender la verdadera posición en cuanto a la cantidad de delegados que tendrá y, a partir de ahí, definir si continúa, desiste o se suma a otro contendiente.

“Esta decisión está en sus manos, y es importante que tenga el tiempo y el espacio para considerar lo que viene después”, agrega Lau. “Elizabeth cree en sus ideas y en el gran cambio estructural que tanto se necesita para erradicar la corrupción en Washington y decidirá cuál considera que es la mejor manera de avanzar”.

El voto latino

En California y Texas, los votantes latinos se definieron por Sanders, lo que obliga a Biden y su equipo a plantearse una nueva estrategia para atraer a estos lectores, sobre todo en entidades tan importantes para la elección en noviembre.

Sanders abrió una amplia ventaja entre los votantes latinos en California con 55% del respaldo, según las encuestas de salida, seguido por Biden con 21%, Bloomberg y Warren, ambos con 8% cada uno.

En Texas, el senador logró el 49% del apoyo, según la encuesta de salida de NBC News.

“El nuevo análisis de #SuperMartes de @UCLALatino muestra que la mejor actuación de Sanders en Texas provino de geografías latinas de super mayoría, incluyendo El Paso, San Antonio y casi todo el Valle del Río Grande”, indicó Latino Policy & Politics Initiative de UCLA.

En Virginia, donde ganó Biden, los hispanos dividieron su voto entre el exvicepresidente y Sanders, según la misma institución.

Un análisis en 10 entidades de UCLA-LPPI explica cómo está cambiando el mapa electoral en el país, aunque la mayoría sigue siendo de votantes blancos.

“El electorado de EEUU está evolucionando rápidamente de un electorado de mayoría blanca a un creciente electorado más diverso, con una creciente mayoría de nuevos votantes”, destacan las conclusiones.

Agrega que esto destaca en entidades del suroeste, donde estados como Arizona, California, Nevada y Texas han crecido los sufragantes latinos, principalmente jóvenes.

“Este reporte encuentra que los votantes de color están dando forma a las elecciones presidenciales de 2020 de formas novedosas, incluso en estados como Iowa, debido a la gran participación que los votantes de color representan en las elecciones primarias democráticas”, agrega. “Estos cambios están ocurriendo en el actual ciclo electoral 2020 y solo se ampliarán en los años venideros, ya que la nueva mayoría enfrenta un nuevo ciclo de redistribución de distritos y un futuro distinto en las competencias electorales que serán aún más competitivas en estados como Georgia, Florida y Texas”.