Bebé de 10 meses sufre graves quemaduras en la guardería por ser “muy travieso”

Esa fue la justificación que la cuidadora le dio a la madre del menor de tan solo 10 meses, al cual le habría caído leche hirviendo por todo el cuerpo

La madre no cree en las versiones que le han dado sobre el accidente.
La madre no cree en las versiones que le han dado sobre el accidente.
Foto: Shutterstock

Una mujer originaria de Madrid, España, que solo ha sido identificada como Mar, ha vivido una verdadera tortura desde octubre del año pasado cuando su hijo sufrió un terrible accidente en la guardería al que lo llevaba y que le dejará secuelas de por vida.

Resulta ser que estando en su casa, Mar recibió una llamada telefónica el pasado 8 de octubre por parte de la guardería para avisarle que su hijo había tenido un accidente y que lo habían trasladado a un hospital. Ahí se enteró que su hijo había sido llevado a otro centro médico especializado en quemaduras, ya que su bebé de 10 meses tenía varias lesiones de segundo grado.

Al pedirle explicaciones a las encargadas de la guardería, estas le dijeron a la madre que el accidente ocurrió porque su bebé era “muy travieso”, y que se había subido a una mesa y se tiró un biberón que tenía leche hirviendo, algo que pareciera ser inverosímil pues el líquido debía estar a una temperatura muy alta.

Posteriormente, la versión de las cuidadoras cambió e indicaron que el pequeño se encontraba en brazos de una joven y le dio un manotazo, lo que provocó que la leche caliente le cayera encima del cuerpo, lo que le habría provocado las quemaduras.

“Con un biberón no se hacen esas quemaduras y no entiendo que un biberón a esas temperaturas esté junto a mi niño”, asegura la madre.

Actualmente, el pequeño se encuentra en recuperación. “Todavía tiene las cicatrices y los médicos me han dicho que no me preocupe, que al ser tan pequeño se va a recuperar”, indica Mar, quien también inició un proceso judicial en contra de la guardería, cuyos encargados la han amenazado por haberlo hecho.