Estados Unidos bombardea milicias en Irak como respuesta a muerte de dos soldados

Continúa la actividad militar iniciada desde el asesinato del Qasem Soleimani

Estados Unidos bombardea milicias en Irak como respuesta a muerte de dos soldados
Las bajas de soldados estadounidenses provocaron nuevas bajas.
Foto: Sgt. Kyle Tabot / DoD / AFP

Estados Unidos lanzó este jueves ataques contra puestos de la milicia chií Kata’ib Hizbulá (KH) en Irak, después de que dos soldados estadounidenses y uno británico murieran en una acción contra fuerzas de la coalición, informó el Pentágono.

El Departamento de Defensa indicó en un comunicado que se trata de “ataques defensivos de precisión” contra cinco instalaciones de almacenamiento de armas que buscan “deteriorar significativamente” la capacidad de las milicias de realizar futuras acciones.

Relacionado: Más de 30 soldados de Estados Unidos sufrieron conmociones cerebrales por el ataque iraní a bases de Irak

“Estos ataques fueron defensivos, proporcionales y en respuesta directa a la amenaza planteada por los grupos de milicias chiíes respaldados por Irán que continúan atacando bases que albergan las fuerzas de la coalición”, puntualizó el Pentágono.

La nota confirmó que este jueves dos estadounidenses y un británico perdieron la vida en un ataque contra la instalación militar de Taji, que causó además heridas a otros 14 soldados.

Según Estados Unidos, ese fue “el último de una serie de ataques con cohetes” cometidos por las milicias a las que señala de estar respaldadas por Irán, en los que han muerto cinco personas y docenas más han resultado heridas, entre ellos integrantes de las fuerzas de seguridad iraquíes.

Relacionado: Cómo fue la Operación Mártir Soleimani, el ataque con misiles que lanzó Irán contra bases de Estados Unidos en Irak

“Estados Unidos no tolerará ataques contra nuestra gente, nuestros intereses o nuestros aliados”, señaló el secretario de Defensa, Mark Esper, citado en el comunicado.

Esper aseguró que, como han demostrado en los últimos meses, tomarán “las medidas que sean necesarias” para proteger a sus fuerzas en Irak y en la región.

El pasado 13 de febrero se conoció que varios cohetes impactaron en el interior de la base militar K1 de Kirkuk, en el norte de Irak y donde están presentes tropas estadounidenses, la misma en la que el 27 de diciembre murió un contratista en un ataque que acabó desencadenando una escalada de tensión en la región.

En respuesta a la muerte del contratista, Washington atacó posiciones de KH causando 25 muertos en sus filas, lo que desató la ira de simpatizantes y milicianos de esa minoría del islam que asaltaron la embajada estadounidense en Bagdad, hecho del que EEUU acusó a Irán.

El 3 de enero, Estados Unidos llevó a cabo un ataque en Bagdad que se cobró la vida del general iraní Qasem Soleimaní y del vicepresidente de las milicias de Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes, lo que provocó uno de los picos de tensión más altos entre Washington y Teherán desde 1979, cuando dejaron de tener relaciones diplomáticas.

Irán respondió días más tardes con ataques con misiles a dos bases militares iraquíes que albergaban tropas estadounidense.