Cierre de escuelas en NYC crea desafíos de iniciar clases ‘online’ y no afectar planes alimenticios

La Ciudad adecúa el sistema escolar desde el Pre-K hasta el grado 12, para arrancar actividades en línea desde la próxima semana
Cierre de escuelas en NYC crea desafíos de iniciar clases ‘online’ y no afectar planes alimenticios
Coalición argumenta que padres de clase trabajadora no tienen otra opción sino enviar a niños a la escuela.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

La madre dominicana Arelys Mejías tiene razones de mucho peso para considerar que la decisión de las autoridades de la Gran Manzana de suspender las actividades escolares fue la acertada. El pasado sábado su hija de 17 años, estudiante del Fiorello La Guardia Hight School fue diagnosticada con coronavirus (Covid-19). Todos en su casa, están en cuarentena y organizando lo que será su vida en las próximas semanas con sus hijos todos en casa.

“Afortunadamente mi hija se está recuperando. Sus síntomas son muy leves. La suspensión de las clases ayudará a contener el virus. Estamos hablando de una escuela de 3,000 estudiantes. Yo asumo que ella debió haberse contagiado allí. Pero lo importante es que se ha tomado la estrategia correcta. Obviamente esto afecta a cada familia de un forma diferente”, comentó Arelys, quien vive en el Alto Manhattan.

La interrupción del calendario escolar empezó a impactar este lunes a 1.1 millones de estudiantes y a sus familias en la ciudad de Nueva York, una carta que las autoridades tardaron en jugar por todas las implicaciones que conlleva, no solo por el tema educativo, sino también por lo que significa para centenares de familias de la clase trabajadora y más de 100,000 niños que viven en refugios y que deberán buscar vías para no interrumpir sus programas nutricionales.

El desayuno y el almuerzo, para llevar, estarán disponibles en cada escuela desde este martes, para no afectar la alimentación de centenares de estudiantes que viven bajo la línea de la pobreza en la ciudad, así lo anunció en un alerta el Departamento de Educación de la Ciudad (DOE) en su página web.

El canciller de Educación, Richard Carranza, desde la Escuela Pública 130 del Bajo Manhattan, recordó que pese al cierre de los planteles los planes de alimentación no han sido cancelados.

“El desayuno y al almuerzo gratuito para nuestros estudiantes estarán disponible en la entrada de cada edificio, a las 7:30 a.m.  y a la 1:30 p.m. durante toda la semana“, informó el Canciller en la red social Twitter.

Arelys Mejías: Mi hija adolescente fue diagnositicada con coronavirus.

Retos de tener a niños en la casa

La también dominicana Camelia Medrano, de 45 años y cuya hija de 6 años asistente a la Escuela Pública 98 en el Alto Manhattan , considera que aunque la medida de cierre significa una interrupción para su educación, ella está mejor por ahora en casa, mientras todo esto del virus “se controla”.

“Yo solo trabajo los fines de semana. Puedo estar con ella más tiempo. No sabemos nada todavía de las clases que van a dar por las computadora. Todo esto es muy complicado en Nueva York, pero lo mejor, es que los niños estén en su casa.”  

Pero la misma suerte no la tiene la enfermera colombiana Maciel González, quien trabaja en un Hospital en Corona, en Queens, a quien la noticia de la suspensión de clases la “desarmó”, como ella misma lo define.

“Yo tengo una niña de 8 años, soy madre soltera y esta mañana tuve que llamar y cambiar con una compañera con el turno de la noche, porque es en las noches cuando mi hermana me puede ayudar. Yo entiendo que esto es necesario. Yo estoy feliz que ella esté alejada del coronavirus, pero ahora se plantea un reto distinto para mi”, precisó la profesional de la salud.

Uno de los ángulos que también plantea esta crisis, es cómo miles de trabajadores de la salud, al igual que Maciel, que tienen un rol fundamental en esta emergencia, podrán cumplir cabalmente con sus actividades, si ahora no tienen quien le cuide a sus hijos en casa.

La quisqueyana Camelia Medrano está lista para ayudar a su pequeña en casa, mientras pase la tormenta del coronavirus.

El alcalde Bill de Blasio comentó que “a estos trabajadores los necesitamos como nunca antes. Será crucial apoyarlos en todos los sentidos. Hay muchas familias monoparentales, por ejemplo, que no tienen más remedio que llevar a sus hijos a algún lado. Estableceremos centros de aprendizaje, específicamente dedicados a los hijos de nuestros trabajadores más esenciales”.

A propósito del inicio de las actividades “en línea” en las escuelas, el Alcalde dijo a medios locales que el DOE está creando una estructura viable de aprendizaje a distancia que podría estar disponible el próximo lunes.

Esta semana los maestros y administradores escolares participarán en una jornadas de desarrollo profesional en aprendizaje remoto, y los estudiantes comenzarán a recoger materiales para continuar la instrucción. Cada escuela estará en comunicación con los padres y representantes.

El objetivo trazado por las autoridades es que todos los estudiantes, desde Pre-K hasta 12 grado, reciban clases a distancia.

“Vamos a necesitar que nuestros educadores realmente den un paso adelante. Los niños lo van a necesitar profundamente en este momento porque, miren, estamos hablando de perder no solo un mes, sino tres meses de educación de un niño“, concluyó el mandatario municipal.

Mantenimiento continúa

Más de 5,000 trabajadores que hacen labores de mantenimiento en las escuelas públicas deberán seguir su trabajo para limpiar y desinfectar planteles, en donde en las últimas semanas se registraron casos positivos de la nueva enfermedad viral.

Kyle Bragg, presidente del sindicato 32BJ SEIU considera como “positiva la política de cierre de las escuelas por la salud de las comunidades educativas”.

“Y a medida que las escuelas se preparan para pasar al aprendizaje remoto y establecer centros regionales de aprendizaje, continuarán trabajando para asegurarse de que los edificios escolares estén limpios, seguros y listos, cuando llegue el momento de regresar “, explicó Bragg.

Cierre de escuelas en detalle:

  • 20 de abril será el día que las autoridades de la ciudad de Nueva York calculan que las actividades escolares podrían normalizarse. Aunque existe la posibilidad de que la medida se prolongue.
  • 114,085 estudiantes de las escuelas públicas no tienen un hogar estable porque sus familias están desamparadas.
  • 34,000 niños viven en refugios.
  • 73,750 residen en viviendas temporales.
  • 85% son negros e hispanos.