La Bolsa registra la peor caída desde 1987

El Dow Jones la mayor pérdida de puntos de su historia
La Bolsa registra la peor caída desde 1987
Los índices de la Bolsa no resisten el apagón del coronavirus./EFE
Foto: EFE

El coronavirus está apagando buena parte de la economía global y muchos economistas hablan de recesión abiertamente. Así las cosas, las históricas medidas de contención que puso en marcha la Fed no evitaron el lunes el desplome de los índices en Bolsa.

Las pérdidas se aceleraron al cierre, coincidiendo con la rueda de prensa del presidente Donald Trump. El Dow Jones se dejó 2,997.27 puntos, una lectura para los libros de historia (- 12.94%) porque ha sido la más fuerte registrada, el S&P500 perdió 324.83 puntos, un 11.98% menos, y el Nasdaq restó 970.28 puntos, un 12.32% y la peor caída en la historia de este índice también.

El Bono del Tesoro a 10 años tenía un rendimiento del 0.74%, algo más en línea con lo esperado en una situación en la que la inversión en deuda pública estadounidense es uno de los valores más seguros. El mercado de bonos ha tenido dificultades de liquidez pero aún con la intervención de la Fed, no se ha llegado a la total normalidad. El mercado del crédito sigue dando muestras de tensión en el sistema.

Las pérdidas históricas llegan a pesar de que a principio de la jornada bursátil saltaron los frenos automáticos, frente a las caídas, y se paró la contratación 15 minutos. La pausa suavizó a ratos las pérdidas que no se pudieron contener llegando al cierre. En cualquier caso, nunca hubo menos de 1.000 puntos de pérdidas en el Dow Jones.

El petróleo perdió un 3% y se cotizaba a poco más de $28, una cantidad que complica la explotación del petróleo de esquisto que ha permitido a EEUU ser una potencia productora. Con este precio la mayor parte de los productores pierde dinero.

En rueda de prensa, Trump dijo que el mercado “se ocupará de sí mismo”, un cambio de parecer bastante definido ya que siempre ha valorado las subidas de los mercados como la prueba de su buen hacer como presidente.

A los inversionistas no les ha gustado que el presidente dijera que si se hacen las cosas bien, “esto durará hasta julio o agosto”. Un baño de mala realidad para una economía y unos valores que se mueven esencialmente con una demanda que ahora está en cuarentena.