Va por prueba de coronavirus a hospital de NYC y le facturan más de $10,000

Y ni siquiera le hicieron el examen para detectar la enfermedad

Va por prueba de coronavirus a hospital de NYC y le facturan más de $10,000
Un médico hace la prueba del coronavirus a un paciente en la localidad francesa de Burdeos.
Foto: AFP / Getty Images

Una maestra fue a un hospital en Brooklyn con la intención de someterse a la prueba para detectar el coronavirus y la institución médica le facturó $10,382.96 dólares.

Erin McCarthy arribó de Italia, actualmente uno de los países con más casos y muertos reportados por la enfermedad, y comenzó a sentir síntomas asociados al Covid-19, por lo que decidió acudir el 2 de marzo a sala de emergencias del NYU Langone, en Cobble Hill.

Allí pasó más de seis horas entre la espera; aproximadamente, 20 minutos con un médico y un periodo más corto en rayos X.

A pesar de la espera, personal médico le indicó a McCarthy, de 44 años, que no era elegible para la prueba, por su edad y porque no tenía padecimientos de riesgo.

Lo anterior no evitó que le llegara la factura médica de más de $10,000.

Como resultado de una tasa negociada más baja, fueron $75 dólares de copago.

Se desconoce si al momento la residente ha sido sometida a la prueba; tampoco se tiene información sobre su estado de salud.

Sin embargo, el limitado suministro de pruebas a nivel nacional persiste. Quienes finalmente son examinados tienen que cumplir con ciertos criterios establecidos por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Por otro lado, el caso de la paciente pone de relieve lo costoso que puede resultar un tratamiento médico en caso de que se detecte la enfermedad, si la persona no tiene plan médico.

Un portavoz de NYU Langone dijo a Business Insider que la factura por servicios hospitalarios en el espacio es diferente para cada paciente, proveedor y asegurado.

“Adicional, hay diferentes partes en la factura. Una es lo que el hospital le cobra a la compañía aseguradora; otra parte es lo que la compañía aseguradora negocia con el proveedor y eventualmente paga; la última parte es que lo que el paciente debe por los servicios (copago)”, planteó la fuente.