Dudan sobre dónde sobrevivir al coronavirus… ¿en México o en Estados Unidos?

Algunos mexicanos y ciudadanos de EEUU nacidos en México están a un lado o a otro de la frontera durante la pandemia de coronavirus. Y algunos no saben qué hacer si se enferman, aquí sus posibilidades

Dudan sobre dónde sobrevivir al coronavirus…  ¿en México o en Estados Unidos?
María de Jesús Bustos en su casa de México.
Foto: Mardonio Reyna / Cortesía

MÉXICO – Una de las vírgenes más veneradas en el sur del Estado de México es Nuestra Señora de Zacualpilla. Su fiesta  principal se realiza el tercer viernes de cuaresma que coincidió este año con la primera semana de marzo, justo cuando el coronavirus que causa COVID-19 se reconocía como una amenaza mundial y justo cuando Berta Rodríguez aterrizó en el lugar procedente de Chicago.

Berta se paseó por las estrechas calles del poblado que estaba de fiesta, vendimia, ferias y conglomeración de gente, risas, abrazos y besos, según testimonios de gente cercana a la mujer de origen mexicano con la doble nacionalidad estadounidense, quien reconoció que no pasó por ningún filtro sanitario en ninguno de los dos países.

“Todo fue muy rápido, yo no sabía que podía contagiar ni que en Chicago se iba a poner la cosa tan mal”, cuenta en entrevista telefónica.

El número total de casos confirmados por las autoridades de Illinois alcanzan los 100, ya hubo un muerto en las ultimas horas y se confirmó que hay casos en 13 condados: Champaign, Clinton, Sangamon, Whiteside y Winnebago. Chicago y Cook, Cumberland, DuPage, Kane, Lake, McHenry, St. Clair y Woodford.

“Yo tengo fe en la virgen, le había prometido ir y fui a verla a agradecerle por un milagro que me había cumplido y ahora voy rezarle y pedirle que, si estoy contagiada porque no lo sé, sólo tengo un poco de tos, no haya llevado el virus a la zona”, dijo Berta.

Los habitantes de Zacualpilla y los seguidores de la virgen no tienen idea de que Berta se cruzó en su camino.

Lo sabe Cecilia  Aguilar, franquiciataria de una farmacia en el vecino pueblo de Pilcaya, quien en las últimas semanas ha atendido a por lo menos cinco casos de gente con síntomas de resfriado. “Esperemos que sea sólo eso: gripe”, dice. “Hace dos otros días vino otro hombre y me dijo que venía de EEUU y no le preguntaron nada cuando aterrizó en México”.

Berta decidió volver a Chicago después de seis días por asuntos de trabajo y familiares, y porque puede ir y venir entre México y Estados Unidos que mantienen sus fronteras abiertas, entre otros, para alrededor de 36 millones de personas de  origen mexicano que son ciudadanos o residentes estadounidenses y se suman a otro tanto que cuenta con visa.

La posibilidad de hacer frente al coronavirus en cualquiera de los dos países es aún un asunto de debate entre la gente que se quedó de un lado o del otro cuando la pandemia. Entre el número de casos y dónde los atenderán mejor, si es que los reciben en los hospitales.

¿Dónde sufriré menos?

“Si sólo me duele la cabeza y fiebre estaré aislada en casa, si tengo síntomas sin control iré al hospital y si no tengo ayuda moriré”, resume Brenda Muñoz, poblana de 28 años, quien se quedó “atrapada” en Nueva Jersey cuando viajó desde México con visa de turista para pasear un poco y visitar a su hermana que estaba a punto de parir.

El bebé nació, ella estuvo ahí para ayudar como buena tía mientras que el virus se propagaba hasta sumar hasta ahora más de 5,700 infectados y al menos 100 muertes en Estados Unidos, incluyendo 15 en Nueva York y Nueva Jersey. En México, un centenar es la cifra más aproximada

Brenda Muñoz (izquierda) con su hermana radicada en New Jersey.
Brenda Muñoz (izquierda) con su hermana radicada en New Jersey. Foto: Cortesía de Brenda Muñoz

Los gobernadores de NY y NJ declararon estado de emergencia ante el temor de que las camas de hospital sean insuficientes (podría necesitar más de 100,000 sólo en NY) y se tomaron medidas más agresivas como no permitir eventos de más de 50 personas en espacios “multitudinarios”, limitar a las cafeterías y restaurantes a servicio para llevar así como cerrar cines, gimnasios, casinos y otros establecimientos. “Permanecerán cerrados hasta nuevo aviso”.

Mientras tanto, Brenda Muñoz no sabe qué hacer: la visa de turista se le vence en junio, tiene miedo de tomar el avión “Sigo aquí, quiero viajar, pero en  el aeropuerto y en el avión hay muchos riesgos” y no tiene muy claro si la atenderán en EEUU como mexicana en medio de tanta urgencia, y en su país el sistema de salud ha tenido muchas deficiencias como falta de equipo y medicamento para todo tipo de enfermedades ya conocidas, más aún con el nuevo coronavirus. “Estoy en una situación complicada”.

“Tranquilos y nos amanecemos”

Hace dos semanas, María de Jesús Bustos regresó de California a El Mogote, un pequeño poblado en el estado de Guerrero cuya población divide su tiempo entre México y Estados Unidos. En ese tiempo no había ninguna amenaza para la salud, recuerda, el foco e interés estaba en China, la contención, las medidas, las mascarillas.

Todo en orden en Los Ángeles, donde vive algunas temporadas, María de Jesús dejó a su hija y nietas sin saber que pronto la pandemia se ensañaría con el estado donde vivió 20 años y que la acogió como ciudadana.

Tan sólo el condado de Los Ángeles confirmó nuevos casos de coronavirus el martes, lo que eleva el total general a casi 150 aún cuando se declaró desde días pasados estado de emergencia, suspensión de clases y otras medidas. En el Área de la Bahía, los casos siguen creciendo y se optó por una acción radical: el toque de queda, que afecta a siete millones de residentes en seis condados del norte de California.

Si se contagió o no María de Jesús Bustos, no tiene idea, no tiene síntomas y ya pasaron dos semanas, ya lo libró,  cree y por ahora quiere seguir en México. “Aquí vivo, de aquí soy” y aquí se la juega aunque allá tendría más posibilidades de ser atendida gratuitamente por su edad.

“La verdad yo casi no salgo ni aquí ni allá, pero lo que veo aquí es que la mayoría de la gente no está informada, porque el  otro día salí a comprar una nieve y los muchachos que la vendían empezaron a preguntarme que qué sabía, que de qué se trataba y la verdad eso sí que es preocupante”.

Mardonio Reyna, sobrino de María, también tendría posibilidades de irse a California, pero opta por quedarse porque ahora hay menos casos en México, porque tiene negocios que atender y considera que, de cualquier forma, cualquier sistema público en el mundo podría colapsar ante el nuevo reto de Covid-19.

“Además yo tendría que pagar mucho por el sistema de salud allá a diferencia de mi tía”, precisa, a pesar de los fondos de ayuda para la atención al virus que se promete en Estados Unidos en tanto México reconoció que no tiene suficientes pruebas e infrestructura para el reto.

María de Jesús sólo espera que no se limiten los vuelos porque desde  hace mucho compró su boleto para ir a Los Angeles en junio próximo y no tiene miedo de volver, es más, come ansias por reencontrarse con su gente y la ciudad donde vivió 20 años. “No tengo miedo ni aquí ni allá, el que se va a morir se va a morir”.

RECOMENDACIONES

El gobierno mexicano recomendó a sus ciudadanos a través de su página oficial de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) que, si se encuentran en el exterior y presentas síntomas de enfermedad respiratoria deben contactar a las autoridades de salud del lugar en el que se encuentren.

  • “Si necesitas información o asistencia, contacta a la Embajada o Consulado de México que corresponda.”
  • “Si presentas síntomas en tu trayecto a México, deberás informarlo al equipo de Sanidad Internacional que realiza labores de vigilancia en cada punto de ingreso al país. Si estos signos iniciar en las dos semanas posteriores, deberás llamar al número 800-0044-800”.

“Hemos resistido todas las calamidades, epidemias, terremotos…”, dice AMLO ante coronavirus

México estima que tendrá 250,000 contagiados con coronavirus

CDMX lanza servicio de SMS para “detectar” casos de coronavirus