El botox puede ser la solución para la articulación mandibular

Se trata de un procedimiento rápido que mejora los síntomas de bruxismo

El botox puede ser la solución para la articulación mandibular
Foto: Shutterstock

La mandíbula es una de las articulaciones más complejas y usadas del cuerpo humano. Constantemente estamos hablando, masticando o moviéndola por alguna razón. Debido a esto, un dolor en ella es muy notable e incluso podemos sentir que se extiende a otras zonas como el oído, el rostro, la cabeza o la cervical por las conexiones musculares que tiene.

Problemas como el bruxismo pueden provocar el desgaste de esta articulación y dificultar la apertura de la boca. Sin embargo, dicho deterioro se puede frenar con botox. Normalmente este componente es usado para tratar los signos de envejecimiento y otros tratamientos de belleza, pero hoy te presentaremos los beneficios que trae para tu mandíbula.

¿Cómo es el tratamiento?

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es mujer-joven-molesta-que-sufre-dolor-muelas-mandibula-conmovedora_1262-12238.jpg
Freepik.es

La toxina botulínica, popularmente conocida como botox, es una sustancia que se aplica por medio de una inyección y tiende a relajar los músculos. En este sentido, muchas de las molestias en la mandíbula se deben a una inflamación que traslada o dificulta el movimiento de los huesos.

Para evitar una cirugía de recolocación, algunos médicos prefieren tratar este detalle con botox. En el procedimiento se inyectan con la toxina los músculos alrededor de la articulación y se espera que se relajen. Mientras se van desinflamando, el hueso mandibular retoma su posición y su movimiento deja de ser forzado.

Si se trata de un caso más grave o este tratamiento no da resultados en el paciente, la solución podría variar entre el uso de una prótesis para ajustar la posición o una intervención quirúrgica. Por ello siempre recuerda acudir a un especialista que te pueda orientar de forma acertada.