Gobernador de NY le sale al paso a Trump: insiste en que se necesitan 30,000 ventiladores para pacientes con coronavirus

Las diferencias entre ambos funcionarios sobre cómo manejar la crisis en el Estado, epicentro de la enfermedad en EEUU, persisten
Gobernador de NY le sale al paso a Trump: insiste en que se necesitan 30,000 ventiladores para pacientes con coronavirus
El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo en una foto de archivo.
Foto: CRAIG RUTTLE/AFP/Getty Images

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, le salió al paso al presidente Donald Trump al defender la solicitud de 30,000 ventiladores para pacientes graves por coronavirus en el Estado.

Un día antes, Trump le había restado peso al emplazamiento que lleva haciendo no solo Cuomo, sino el alcalde Bill de Blasio desde hace días.

“Todas las predicciones indican que podemos tener un pico de necesidad de 140,000 camas y aproximadamente 40,000 ventiladores”, declaró Cuomo en una conferencia de prensa matutina este viernes desde el Javits Center donde se habilitó con ayuda de militares a principios de semana un hospital de emergencia.

“Yo no tengo una bola de cristal. Todo el mundo tiene derecho a su propia opinión, pero yo no opero aquí bajo opiniones. Yo opero basado en hechos y datos y en números y proyecciones”, argumentó el gobernador sin hacer mención directa a Trump.

“Yo espero que un cambio climático natural ocurra durante la noche y mate al virus globalmente. Eso es lo que yo espero, pero ésa es mi esperanza, ésas son mis emociones, esos son mis pensamientos. Los números dicen que vamos a necesitar 30,000”, sostuvo.

En una entrevista con Fox News el jueves, Trump había manifestado al respecto: “Yo tengo un sentimiento de que muchos de estos números que están diciendo a algunas áreas son más grandes de lo que van a ser”.

Previamente,  Cuomo había criticado que el gobierno de Trump le hubiera mandado a su estado solo 400 ventiladores.

“¿Quieres una palmada en la espalda por enviar 400? Necesitamos 30,000”, dijo Cuomo. “La tasa de infecciones se está duplicando cada tres días”, expuso en ese momento.

Cuomo estimó que el pico de casos en el estado se registrará en 21 días, y que la emergencia apenas inicia en Nueva York.

El anterior no es el único encontronazo entre los funcionarios sobre las necesidad de material médico y el flujo de suministros federales hacia el Estado, epicentro de la pandemia en Estados Unidos.

Pero la relación entre ambos parece ser una agridulce y matizada por los intereses políticos de cada uno. Horas antes de estas declaraciones de Trump, el presidente había elogiado la respuesta de Cuomo.

“El gobernador está haciendo un gran trabajo”, declaró Trump el miércoles.”Yo hablé con el gobernador anoche y esta mañana”, agregó.

Trump añadió: “Yo estoy trabajando bien duro con Nueva York. Es, por mucho, el mayor problema que tenemos. Pero hay mucha gente buena y capacitada trabajando desde allá con nosotros y nuestros equipos están trabajando bien fuerte con representantes del estado”.

Con anterioridad, otro pulseo entre Cuomo y Trump estuvo relacionado con la Ley de Producción de Defensa.

El gobernador había estado presionando a la Administración Trump para que le diera paso a la Ley de Producción de Defensa (DPA) promulgada en 1950, previo al inicio de la Guerra de Corea (1950-1953).

La ley permite que el presidente “pida a las empresas y corporaciones que prioricen y acepten contratos (del gobierno federal, por encima de los de otros clientes)para ofrecer materiales y servicios necesarios para promover la defensa nacional”.

De acuerdo con el reporte de la BBC, la ley también faculta al mandatario para que “incentive (mediante préstamos, compras directas o instalación de equipos) a la industria doméstica para que expanda la producción y el suministro de bienes y materiales críticos”.

La medida además le permitiría al gobierno controlar las cadenas de producción.