Conversaciones necesarias en tiempos de incertidumbre por el coronavirus

Tomemos medidas para escribir nuestros planes de fin de vida

Irisaida ‘Isa’ Méndez,  miembro del Consejo de Liderazgo Latino de Compassion & Choices
Irisaida ‘Isa’ Méndez, miembro del Consejo de Liderazgo Latino de Compassion & Choices
Foto: Cortesía

El coronavirus (COVID-19) ha cambiado nuestras vidas. Pacientes mueren solos en hospitales. Muchos estamos en casa acuartelados, lo cual nos da tiempo para poner nuestras prioridades en orden.

El 16 de abril, Día Nacional de Decisiones de Salud, presenta la oportunidad para platicar con nuestros seres queridos en casa o por FaceTime, Skype, Zoom, etc., sobre esa conversación difícil, pero necesaria: la planificación anticipada de cuidados al final de la vida.

¿Qué tipo de atenciones deseamos en caso de tener un caso amenazante de vida como el coronavirus, el cáncer o la demencia? ¿Deseamos medidas de sostén de vida, dependiendo de nuestra condición? ¿Quién hablará por nosotros cuando ya no podamos comunicar nuestros deseos de cuidados de salud y directivas anticipadas?

Desde mi diagnóstico de cáncer en etapa IV, he tomado la misión de crear conciencia sobre cómo prepararse para lo inevitable, y no esperar hasta estar demasiado enfermos para tomar estas decisiones tan críticas.

Siempre tuve un estilo de vida saludable, con presión arterial normal y resultados mejores de lo normal en mis revisiones anuales. Hace dos años, un sonograma reveló un fibroma en el útero. Resolver esta situación era fácil, porque a mis 45 años, había definitivamente terminado de tener hijos. En un lapso de cinco días, estaba en un quirófano.

Desperté de la anestesia para escuchar sólo dos palabras: tumor canceroso (del tamaño de una toronja). Tanto mi cirujano como mi esposo, quien también es médico, me aseguraron que todo estaría bien, pero que debería comenzar el tratamiento ‘para ir a la segura’.

Los tres meses posteriores, giraron en torno a sesiones de quimioterapia semanales y a radiaciones diarias, seguidos de varios meses de remisión. El cáncer regresó un año después, las células viajaron al pulmón causando una metástasis distante. A pesar de toda la quimioterapia adicional, el cáncer se diseminó aún más.

A lo largo de este proceso, me conecté con Compassion & Choices, un grupo de defensa de cuidados de salud para el fin de vida. El sitio web de la organización, contiene el Juego de Herramientas: Una Guía de Decisiones de Fin de Vida en inglés y español.

Utilicé esta herramienta para completar mi directiva anticipada, un documento que claramente explica los deseos de fin de vida. Toda persona, no sólo quienes vivimos con una enfermedad que amenaza la vida, debería realizar esta tarea. Es de vital importancia llevar consigo una copia de la directiva anticipada en caso de que no le permitan a su apoderado médico entra al hospital. También puede grabar un video en su celular sobre sus deseos de fin de vida y mostrarlo a su enfermera.

Como puertorriqueña, sé que los latinos evitamos las conversaciones sobre temas relacionados a la muerte. Esto resulta irónico, ya que reflejamos las tasas más altas de enfermedades potencialmente mortales. Sin embargo, somos los menos propensos a completar directivas anticipadas, o de platicar sobre los cuidados de confort que deseamos para el final de nuestras vidas.

Tomemos medidas para escribir nuestros planes de fin de vida. Hablemos con nuestros médicos y seres queridos sobre nuestras necesidades físicas y emocionales. Detallemos un plan práctico. Llevemos copia de las directivas anticipadas al hospital, y difundamos un video corto a nuestros familiares.

A medida que mi cuerpo responde a la inmunoterapia, mantengo firme la esperanza. Mientras tanto, continuaré utilizando mi voz para alentar a mi gente a que expresen sus deseos de fin de vida y que preparen sus directivas anticipadas.

Morir es sólo otro paso más en nuestro viaje por la vida. Planificar nuestra comodidad con anticipación para cuando llegue el fin, nos da la tranquilidad de vivir la vida con una preocupación menos.

Irisaida ‘Isa’ Méndez, es comunicadora profesional y miembro del Consejo de Liderazgo Latino de Compassion & Choices. Ella vive en Doral, Florida.