Coronavirus: la insólita medida de Panamá de separar las salidas de hombres y mujeres a la calle para evitar la propagación del covid-19

Pese a que distintos países han asumido medidas draconianas para evitar la propagación del virus, la segregación de las salidas a la calle por sexo se llevó varios titulares por lo inaudito. ¿Qué hay detrás?
Coronavirus: la insólita medida de Panamá de separar las salidas de hombres y mujeres a la calle para evitar la propagación del covid-19
Las autoridades panameñas pusieron en marcha un operativo para entregar productos básicos a la población.
Foto: AFP

Desde este miércoles y por 30 días, los hombres y las mujeres en Panamá no podrán cruzarse en las calles.

La nación centroamericana anunció que, como medida para intentar contener los contagios por el nuevo coronavirus, desde este 1 de abril las salidas a la calle para asuntos de emergencia solo podrán hacerse según el sexo.

Así, según anunció el Ministerio de Seguridad, las mujeres solo estarán autorizadas a ir a supermercados, bancos y farmacias los lunes, miércoles y viernes, mientras que los hombres podrán hacerlo los martes, jueves y sábados.

Los domingos, en cambio, nadie podrá salir de sus casas.

Mujeres trabajando en un call center en Panamá
AFP
Las mujeres podrán salir para ir al supermercado, la farmacia o el banco en Panamá los lunes, miércoles y viernes.

La medida, de estricto binarismo biológico (se desconoce qué opciones ofrece a las personas que no se identifiquen con su sexo de nacimiento) ha sido señalada en redes sociales como una de las más radicales que se ha tomado para combatir el coronavirus en América Latina.

Pero de acuerdo con las autoridades, busca en el fondo limitar al máximo la salida de las personas a la calle para disminuir los contagios.

“Hemos estudiado todos los modelos posibles y todas las opciones para reducir el número de personas que están al mismo tiempo en la calle, afectando de la menor manera posible la vida de los panameños”, indicó el ministro de Seguridad de Panamá, Juan Pino.

Y es que, hasta este 1 de abril, Panamá había reportado unos 1,200 enfermos y 30 muertes como consecuencia del COVID-19, lo que la convierte en la nación más impactada por el coronavirus en Centroamérica.

Calle vacía de Ciudad de Panamá
Reuters
Las calles de Ciudad de Panamá aparecen prácticamente desiertas como las de muchos otros países en plena crisis sanitaria por el coronavirus.

La regulación por sexo se suma a otras medidas que ya Panamá había anunciado para reforzar gradualmente su cuarentena y que incluyen salidas en dependencia de ciertos horarios y por números de las cédulas de identidad.

Las autoridades, que cerraron los negocios en todo el país por 30 días, anunciaron además que todos los actos públicos y reuniones están cancelados, con la excepción de los funerales a los que solo pueden asistir hasta un máximo de cinco personas.

¿Qué hay detrás de la separación por sexos?

Pese a que distintos países han asumido medidas draconianas para evitar la propagación del virus, la segregación por sexo de las salidas a la calle atrajo varios titulares por lo inaudito.

Sin embargo, según le explica a BBC Mundo el epidemiólogo Xavier Sáez-Llorens, miembro del Comité de Asesoría sobre Coronavirus de Panamá, la regulación, en realidad, lo que busca es limitar las salidas de cada persona a la calle por semana y facilitar el trabajo de las fuerzas del orden.

“Es una medida que no tiene nada que ver con separar por géneros, sino que separar por hombres y mujeres se vio como la forma más fácil de llevar el control. La cuarentena en Panamá se ha hecho cada vez más rigurosa y ahora comenzó un tipo que lo que busca es que las personas solo puedan salir tres veces por semana”, comenta.

Policía en Ciudad de Panamá
EPA
La sorprendente medida de separar a la población por sexos pretende facilitar el trabajo de las fuerzas del orden, opinan algunos expertos.

De acuerdo con el especialista, de esta forma la policía puede regular mejor el número de panameños que se encuentra cada día en las calles.

“Por ejemplo, antes alguien podía salir todos los días y el policía no tenía cómo saber si esa persona salió ayer o anteayer, entonces si un día salen las mujeres y otros los hombres, tienes un control más fácil de la situación y se limita el número de personas cada día en la calle”, agrega.

El anuncio de la medida causó revuelo en las redes sociales de Panamá, no solo por separar por sexo y no tener en cuenta a personas cuyo género no coincide con este, sino también por el embrollo burocrático que crea para hacer las gestiones.

“Según el horario de los bancos y las nuevas restricciones las mujeres con cédula de 7 a 0 nunca podemos ir al banco”, escribió una usuaria en Twitter.

Un funcionario de salud de Panamá ante un mapa del país con puntos que marcan los centros de asistencia
AFP
A lo largo de todo Panamá hay centros de ayuda para los más afectados por el coronavirus.

Sin embargo, Sáez-Llorens asegura que el gobierno llegó a un acuerdo con las empresas privadas para facilitar que los horarios se vuelvan accesibles al mayor número de ciudadanos según las nuevas regulaciones.

¿Por qué Panamá tiene el mayor número de contagios de Centroamérica?

El pasado 9 de marzo, el Ministerio de Salud de Panamá identificó el primer caso de COVID-19 en el país: una mujer de 40 años que había llegado de España.

Desde entonces, los enfermos se han multiplicado y la nación es una de las que presentan mayor número de contagiados con respecto a su población en el continente.

Chico con una mascarilla de Spider Man en Panamá
AFP
Panamá es uno de los países con más casos de contagio de coronavirus en proporción al número de habitantes.

Sáez-Llorens considera que uno de los factores fundamentales que inciden en el creciente número de casos es el papel privilegiado que tiene el país en el comercio y las comunicaciones a nivel internacional.

“Panamá es un hub internacional de tráfico aéreo y marítimo de todo el continente, entonces la exposición a un gran número de gente es mayor y la posibilidad de que la entrada del virus se diera más temprano y en mayor volumen era previsible”, señala.

Además, el epidemiólogo cree que la propia respuesta del gobierno desde el inicio de la epidemia ha ayudado a identificar un mayor número de casos, lo que hace que su número sea mayor que en otros lugares.

“Panamá se preparó con bastante antelación para la llegada del virus e inmediatamente se masificó el uso de las pruebas diagnósticas a través de la OPS (Organización Panamericana de la Salud) y de contactos internacionales”, afirma.



La Organización Mundial de la Salud ha insistido en que realizar pruebas de COVID-19 a potenciales casos de contagio es una de las principales herramientas para contener la expansión del virus.

De acuerdo con cifras del Ministerio de Salud, hasta el 31 de marzo, las autoridades de Panamá habían realizado 6,582 pruebas en un país con una población de unos 4 millones de habitantes.

“Otro aspecto es que estamos buscando afanosamente los casos y creo que eso es otro motivo por el que otros países no han reportado la misma cantidad de casos que los que encontramos nosotros”, opina el epidemiólogo.

¿Cuáles son las previsiones para Panamá?

Sáez-Llorens explica que las autoridades panameñas han utilizado tres modelos matemáticos para pronosticar la posible incidencia del virus y tomar medidas para evitar un desborde en el sistema sanitario.

“Pensábamos que si no hacíamos nada íbamos a tener para la primera o segunda semana de abril un colapso del sistema de salud, de ahí que se tomaran estas medidas”, señala.

Miembros de la Guardia Fronteriza patrullan las calles de Panamá
AFP
Panamá decretó la cuarentena desde el pasado 24 de marzo, dos semanas después de detectar el primer caso, y ha ido restringiendo progresivamente el confinamiento.

A principios de febrero, el gobierno creó un gabinete de crisis para diseñar una estrategia de contención y el 2 de marzo el Ministerio de Salud creó un grupo asesor independiente que empezó a realizar recomendaciones y guías para una potencial respuesta.

“Ahora hemos desplazado ese modelo de máximos contagios hacia finales de abril o mayo y eso es lo que queremos para que los recursos en los hospitales, camas, médicos, no se saturen”, indica el experto.

Según el epidemiólogo, dado que el país actuó con rapidez, las autoridades guardan esperanza de que las medidas den resultado, aunque esto no implica que la amenaza del virus termine.

“Como actuamos rápido, tenemos la aspiración de ser uno de los países que primero salga de la ´crisis oficial´”, indica Sáez-Llorens.

“Después de que levantemos las medidas de cuarentena dentro de un mes, tendremos entonces que aplicar medidas de mitigación intermitente, aflojar un poco, apretar de nuevo… y así sucesivamente para que el impacto económico y social no sea tan extraordinario”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus
BBC