Familia mexicana no pudo ver el cadáver de pariente por COVID-19 y les entregan cenizas equivocadas

Las autoridades en el Hospital General habrían intercambiado los cuerpos

Familia mexicana no pudo ver el cadáver de pariente por COVID-19 y les entregan cenizas equivocadas
Imagen ilustrativa de una enfermera en un hospital.
Foto: Hush Naidoo / Unsplash

Más allá del dolor de perder a un ser querido, la mera posibilidad de no poder despedir dignamente a sus parientes es la realidad y la batalla emocional de decenas de personas en el mundo en medio de la pandemia por coronavirus.

Pero si a esto se le suma que las autoridades le entregan los restos equivocados a una familia, el drama es mucho mayor.

Y eso fue precisamente lo que le tocó vivir a los Dorado en el Estado de México.

“Queremos a Angel”, era el grito de reclamo que repetían esta semana en el exterior del Hospital General en Ciudad de México parientes y amigos de Angel Dorado, que habría muerto por COVID-19 el martes.

“El servicio que yo contraté me dijo que yo ya no iba a ver a mi esposo y que la caja iba a salir sellada”, denunció a medios la viuda Teresa Padrón.

Sin embargo, los protocolos de la institución disponen la identificación del cadáver por hasta dos parientes, lo que alegadamente no ocurrió en este caso, según documentos suministrados a la prensa.

En la funeraria se percataron que el nombre del cuerpo que recibieron y el difunto por el que fueron contratados no coincidía con el de Angel.

“Le dijeron al del servicio, ‘llévate ese’. Él respondió, ‘¿cómo me lo voy a llevar si ahí no dice Ángel’. Entonces, a mí me comentaron los del servicio que lo echaron a la caja y le dijeron, ‘ahí está tu muerto, llévatelo’. Estos chicos le sacaron la foto al señor y (uno) me dice, ‘quiero que cheque usted si éste es su esposo’. Y no era, porque él no tenía bigote”, agregó la mujer en entrevista con Grupo Imagen.

“Anoche (miércoles) nos entregaron las cenizas de mi compadre, nos acreditaron que era él. Nos dimos por satisfechos y vimos que fue error haber cambiado los cuerpos”, confirmó por su parte José Contreras.

“Esperamos que no vuelvan a cometer esta serie de errores, porque es muy doloroso estar esperando tanto tiempo y con la incertidumbre de saber si nos van a entregar el cuerpo”, agregó.

En representación del centro hospitalario, Gerardo Reséndiz, jefe de Medicina Legal, reconoció el error y dijo que trabajaban para resolverlo.“Es una situación que sí nos agarró desprevenidos, no es una situación típica, estamos trabajando para dar una mejor solución a esta situación”, les dijo el funcionario cuando fue puesto en altavoz en medio de la protesta.