Clases online han sido una asignatura complicada para familias hispanas de NYC con inglés limitado

Más de 20 organizaciones pro inmigrantes, describen las trabas de la educación remota, por las disparidades en el uso del lenguaje y la tecnología

Clases online han sido una asignatura complicada para familias hispanas de NYC con inglés limitado
Los cambios no afectarán a quienes escogieron la opción 100% on line. (Foto: Cortesía)
Foto: Cortesía / Cortesía

Ya han transcurrido seis semanas desde que la amenaza del coronavirus obligó a más de 1.1 millones de estudiantes de escuelas públicas de la Gran Manzana, a asumir el desafío de tomar sus lecciones a distancia, a través de dispositivos electrónicos.  Pero para centenares de familias hispanas, la educación online ha significado una empinada cuesta que superar, por la barrera que significa no contar con un adecuado nivel de inglés.

Ante la presión de organizaciones pro inmigrantes, las autoridades del Departamento de Educación de la Ciudad (DOE) iniciaron una revisión de las normas para calificar a los alumnos, en medio de una emergencia que demuestra cómo no todos tienen el mismo acceso, ni a la tecnología, ni al idioma.

“Los maestros mandan las lecciones y las tareas en línea, pero nosotros los padres no los podemos dejar solos. A mí personalmente me frustra mucho, porque hay muchas indicaciones y recomendaciones que nos envían y yo no las entiendo”, contó Carla Aguilar, una dominicana de 42 años, cuya hija estudia primer grado en una escuela en El Bronx.

Carla cuenta que hizo el sacrificio de abandonar temporalmente su trabajo, en un supermercado de la ciudad, porque necesita más tiempo de atención a las clases de su niña de 6 años, que tiene algunos problemas de comprensión de lectura y escritura.

“Los dos maestros que solo hablan inglés, hacen el esfuerzo, son muy dedicados. Se comunican con nosotros, pero casi nunca les entiendo. No siempre hay disponibilidad, en medio de esta situación de emergencia, de que maestros que hablan español nos ayuden. Es bien complicado de verdad”, resume la inmigrante desde su experiencia.

La madre quisqueyana comenta además que le cuesta apoyar a su hija en algunas asignaciones, porque “no entiende mucho” de las aplicaciones y los programas que debe descargar en la tableta que le fue asignada.

“Por donde lo veas, para nosotros los padres que no tenemos un buen inglés, esto es un problema bien grave. Nos sentimos inútiles, en mi caso tengo el tiempo para dedicárselo a ella, pero es poco lo que puedo hacer a veces”, subrayó.

Algunas cifras y reportes demuestran que la experiencia de Carla Aguilar no es única, en una ciudad en donde una cuarta parte de la población es de origen latino, pero que además los niños y adolescentes de estas familias ocupan más del 50% de las aulas del sistema público escolar.

“Profundas inequidades en las escuelas”

Esta semana, más de 20 organizaciones lideradas por la Coalición de Inmigrantes de Nueva York (NYIC) mostraron un informe de recomendaciones, para que el DOE tome en cuenta en este proceso de emergencia, las “profundas inequidades que nuevamente salen a flote en el sistema escolar”.

El grupo de coaliciones destaca el “momento difícil que están viviendo las familias con conocimientos limitados de inglés (LEP)” y su posibilidad  de integrarse de manera adecuada al proceso de aprendizaje y enseñanza.

“Hacemos un llamado a la Ciudad para que en estos tiempos de pandemia se fortalezca el compromiso escuela-familia. Es momento de pensar en que sea una prioridad para las escuelas, llegar a los estudiantes multilingües y a las familias LEP”, precisa el informe.

Además, se describe que en general las familias inmigrantes están en crisis, porque algunos están enfermos, o están enfrentando el trauma por la pérdida de un miembro, otros han perdido sus trabajos y tienen una gran ansiedad con respecto al futuro

“Comunidades vulnerables con conocimientos limitados de inglés y bajo acceso tecnológico, no están recibiendo información, y en algunos casos carecen de dispositivos  y de acceso a internet”, agrega el comunicado dirigido al DOE, respaldado por organizaciones como el Comité de Niños y Familias Hispanas, Defensores de Niños de Nueva York y Brooklyn Defender Services.

El acceso a la tecnología para todo el alumnado ha entrañado un reto adicional para las autoridades. (Foto: Cortesía)

El DOE ha aclarado que actualmente traduce anuncios y materiales de aprendizaje en 10 idiomas, y ha compartido con las escuelas las mejores prácticas para instruir de manera remota a los estudiantes multilingües, como proporcionar lecturas en voz alta, grabadas por los maestros.

Denuncia sistema es injusto

El grupo de coaliciones vinculadas con la defensa de grupos de inmigrantes y seguimiento de políticas educativas, habían presionado a las autoridades municipales, a que cambiaran los métodos de evaluación, ya que en este momento resulta “injusto” dar calificaciones y anotaciones formales como: “necesita mejorar” o “incompleto”.

En una misiva dirigida al canciller de Educación Richard Carranza, estas organizaciones demostraron que cualquier política de evaluación formal, reflejada en boletas de calificaciones de los estudiantes iba a penalizar injustamente a los estudiantes que no hayan podido acceder de manera eficiente al aprendizaje remoto, mientras las escuelas están cerradas.

“Muchas de nuestras poblaciones inmigrantes más vulnerables carecen de tecnología, dominio del inglés, alfabetización digital, servicios básicos y recursos, incluidos alimentos y vivienda, y algunos están experimentando un trauma personal o familiar“, concluye el documento.

El pasado martes el alcalde Bill de Blasio anunció que las escuelas relajarán los procedimientos normales de calificación en todas las edades y ampliarán el trabajo de los cursos de verano para los estudiantes que lo necesiten. Este anuncio fue parte de la presentación de la política oficial de la Ciudad sobre educación, a seis semanas después del cambio al aprendizaje remoto.

La nueva política tiene en cuenta que los estudiantes pueden estar experimentando un trauma y tener dificultades para acceder al aprendizaje en línea.

Clases remotas en números:

  • 1,800 escuelas públicas hay en la ciudad de Nueva York, significando el distrito escolar más grande del país.
  • 50% de los alumnos del sistema de educación pública de las Gran Manzana provienen de familias inmigrantes hispanas.
  • 30 grupos multiétnicos que hacen vida en NYC, incluyendo indígenas latinoamericanos, han reportado que no tienen un acceso total al sistema de educación a distancia impuesto por la pandemia.
  • 19,000 niños de comunidades vulnerables no han podido accesar a clases on line, porque no cuentan con dispositivos, reportan coaliciones de defensa de la educación. DOE se compromete a suplirlas a finales de mes.
  • 231,000 tabletas electrónicas han sido distribuidas hasta ahora por el DOE.

Un recurso multilingüe

  • El Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York (DOE) en su web site schools.nyc.gov ofrece herramientas en español para que los estudiantes y sus familiares pueden entender mejor el proceso de educación a distancia y manejar los dispositivos y programas tecnológicos.