IRS: ¿Envío de tarjetas de débito es una prueba de cara a un segundo cheque de estímulo?

Las tarjetas de débito con el cheque de estímulo comenzaron a llegarle a beneficiarios esta semana

Imagen ilustrativa de una tarjeta bancaria.
Imagen ilustrativa de una tarjeta bancaria.
Foto: Archivo / Shutterstock

El pago de estímulo económico por medio de tarjetas de débito que empezó a enviar esta semana el Gobierno de Estados Unidos a unos 4 millones de beneficiarios sería una especie de plan piloto de cara a otro nuevo paquete de alivio financiero que podría incluir una segunda ronda de cheques a individuos y familias.

Un análisis de Forbes indica que el Servicio de Rentas Internas (IRS) entidad encargada de la distribución en conjunto con el Departamento del Tesoro estaría examinando cuán rápido pueden producir en masa estas tarjetas y enviarlas para facilitarle el proceso a los beneficiarios.

Los que reciben la ayuda mediante el dinero electrónico no tienen que cambiar un cheque. Además, con la tarjeta se puede comprar en negocios, hacer transacciones en cajeros automáticos y transferencias de dinero a cuentas bancarias.

Al momento, las EIP Cards están siendo distribuidas a individuos elegibles de los que el IRS no tiene información bancaria disponible; y a contribuyentes cuya presentación de impuestos fue procesada por el Centro de Servicio de IRS en Andover y Austin, en Texas.

Los cheques de rescate económico que se aprobaron y distribuyeron en el 2008 y 2009, bajo la administración de los expresidentes George W. Bush y Barack Obama, eran procesados bajo depósito directo o enviados por correo postal.

Pero varias de las propuestas de miembros demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado federal (han sido descartadas por la delegación republicana) incluían disposiciones para el pago del cheque mediante tarjetas prepagadas de este tipo.

Por ejemplo, el “Emergency Money for the People Act”, una de las legislaciones más sonadas para enviar cheques mensuales de $2,000 mínimo por un periodo de 6 meses con la posibilidad de extender el plazo a un año consideraba otras formas de pago que no eran cheques en papel.

Bajo la descartada ley, aquellos recipientes que no tengan cuentas en los bancos o una dirección postal permanente, la ley proveía para que el dinero llegara por otras vías como Venmo, Zelle, y PayPal.

Aunque republicanos en el Senado ya han anticipado que el paquete demócrata nombrado “Heroes Act” aprobado en la Cámara el viernes pasado, no se le dará paso en el máximo cuerpo legislativo, no se ha descartado del todo un acuerdo bipartidista que incluya una segunda ronda de incentivos para individuos y familias.