La píldora que detiene las reacciones alérgicas severas y puede prevenir un shock anafiláctico mortal

En apenas unos segundos, la suma de un error y una alergia puede cobrar una vida

Las alergias pueden ser especialmente peligrosas en los niños, porque es más difícil controlar sus alimentos.
Las alergias pueden ser especialmente peligrosas en los niños, porque es más difícil controlar sus alimentos.
Foto: Shutterstock

Imagínate que no puedas comer nada sin leer cuidadosamente los ingredientes o que no puedas recibir medicamentos sin antes verificar los componentes. Así viven las personas que sufren alergias alimentarias o farmacológicas severas, pues saben que podrían pagar cualquier error incluso con su vida.

Para ellos, científicos de la Universidad Norhwestern de Illinois desarrollaron una píldora que detiene las reacciones alérgicas severas y puede prevenir un shock anafiláctico mortal. El fármaco también previene las reacciones alérgicas menos graves.

Según la Fundación de Asma y Alergia de América, uno de cada 50 estadounidenses está en riesgo de sufrir una reacción alérgica grave y potencialmente mortal apenas unos cuantos minutos después de exponerse a un alérgeno.

El tratamiento convencional se enfoca en evitar la sustancia o el alimento que causa la alergia, pero este nuevo medicamento evitaría la anafilaxia antes de que ocurriera, contrariamente a lo que hace la famosa epinefrina (Epipen), que detiene el choque una vez que se registra una situación de emergencia.

Cómo funciona

La píldora está basada en medicamentos conocidos como inhibidores de la tirosina quinasa (BTK), que bloquean dicha enzima y evitan que los anticuerpos alérgicos descarguen histamina y otras sustancias que, en conjunto, pueden generar un choque anafiláctico de resultados fatales.

Durante varios meses, los científicos probaron en ratones el efecto de la nueva píldora y encontraron que, al consumirlo de manera sostenida, disminuyó o evitó exitosamente las reacciones alérgicas. Todavía se encuentra en un periodo de pruebas, pero si resulta seguro para su uso diario, cualquier persona con una alergia grave podría tomarlo e incluso, podría comer los alimentos restringidos, explicaron los investigadores en el artículo publicado en The Journal of Clinical Investigation.

El equipo de Norhwestern analiza también la posibilidad de agregar este medicamento a la fórmula del EpiPen.