Derrick Scott también gritó “no puedo respirar” antes de morir a manos de la Policía; piden se reabra el caso

Un video muestra la intervención contra el afroamericano por parte de tres oficiales en Oklahoma City; el sospechoso murió una hora después del arresto

Derrick Scott también gritó “no puedo respirar” antes de morir a manos de la Policía; piden se reabra el caso
Derrick Elliott Olie Scott murió el 20 de mayo de 2018 luego de ser sometido por tres agentes en Oklahoma City.
Foto: Oklahoma City Police Department / Cortesía

La madre del afroamericano Derrick Scott, muerto luego de una intervención policial en Oklahoma City en la que advertía que “no podía respirar”, pidió que se reabra el caso y se procese a los oficiales involucrados por asesinato.

El fiscal de distrito del Condado Oklahoma, David Prater, eximió de responsabilidad a los agentes que intervinieron, el año pasado, con Scott, al que en el video de la detención se le ve esposado y se le escucha diciendo “no puede respirar”, mientras pide ayuda.

Scott, de 42 años, murió el 20 de mayo, una hora después de la detención en un hospital por un pulmón colapsado.

El video de la intervención tomado desde cámaras corporales fue divulgado este lunes por el Departamento en vista de las comparaciones entre el caso de Scott y el de George Floyd, quien murió a manos del oficial blanco Derek Chauvin luego de que éste lo sofocara sometiéndolo en el cuello con su rodilla.

Representantes del grupo “Black Lives Matters” solicitaron la liberación del material.

En las imágenes que circulan en medios, se escucha a un oficial responderle a Scott con un “no me importa”. Minutos después, otro de los oficiales expresa: “Tú puedes respirar bien”.

Prater, quien envió notificación al jefe policial en agosto pasado sobre el caso, concluyó que los agentes procedieron correctamente.

El reporte esta semana de The Oklahoman indica que el fiscal determinó, tras revisar el video del arresto, que no vio nada inapropiado y que tampoco existe evidencia de mala conducta por parte de los oficiales.

“Ellos hicieron exactamente lo que debieron haber hecho de acuerdo con las circunstancias y manejaron la llamada muy bien”, sostuvo Prater.

Por su parte, el capitán del Departamento de Policía de la ciudad Larry Withrow dijo que las técnicas utilizadas para someter a Scott fueron consistentes con lo que se le enseña a los agentes en la academia para minimizar el riesgo de daño físico a sospechosos. Withrow destacó que, cuando el afroamericano alertó de que no podía respirar y que aparentaba que perdía la consciencia, lo levantaron mediante una “posición de recuperación”, y, de inmediato, llamaron a personal médico de emergencia.

Sin embargo, la madre de Scott, Vickey Scott, no coincide con las conclusiones oficiales.

“Yo pienso que es una de las cosas más inhumanas que he visto”, expresó la madre. “Ellos no hicieron nada por él. Ellos lo trataron como si fuera un animal. El estaba tratando de recuperar su aliento. El estaba tratando de respirar y ellos lo ignoraron todo el tiempo, como si fuera nada. Ellos tratan mejor a animales que como trataron a mi hijo”, sostuvo.

La persecución contra Scott comenzó tras una llamada al 911 en la que se alertaba de un hombre armado -que sería Scott- que discutía con otra persona en un estacionamiento.