VIDEO: Madre empuja a su hijo de tres años para que baje las escaleras en patineta, ¿motivación o irresponsabilidad?

Los videos de Rita Ishizuka, un niño japonés de 3 años, se han vuelto virales

Una niña cae al intentar bajar escaleras a bordo de la patineta.
Una niña cae al intentar bajar escaleras a bordo de la patineta.
Foto: STR / AFP / Getty Images

En días recientes se han vuelto virales los videos de Rita Ishizuka, un pequeño skater de sólo 3 años de edad, que está siendo impulsado por sus padres para practicar esta disciplina, sólo que tras ver sus videos ha surgido un debate en el que la gente se pregunta si es una edad adecuada para comenzar a bajar escaleras en patineta.

Y este debate cobra relevancia cuando en uno de los videos, al final, se aprecia que la mamá lo empuja hacia los peldaños. Luego de varios intentos y caídas, el niño logra el cometido y cae de pie sobre el vehículo.

Ishizuka es un pequeño japonés que ha causado sensación desde que tenía dos años, tras un video en el que lo dio a conocer el youtuber Luis Mora; posteriormente realizó otro más, cuando ya había cumplido los tres años de edad.

En el primer video se aprecia que los padres ya tenían planes para él desde que era bebé, puesto que lo montan en la patineta quizá antes de que empiece a caminar, incluso en algunas tomas lleva un chupón en la boca. El menor en ocasiones llora a bordo del artefacto y se golpea bastantes veces antes de alcanzar el objetivo.

En el segundo, el niño destaca por su valentía y su carisma, ya que parece empezar a disfrutar estar sobre la tabla, aunque no por ello deja de ser peligroso.

Actualmente Rita es una estrella de las redes sociales dentro de su nicho, ya que cuenta con casi 200,000 seguidores sólo en Instagram. Su carrera ha sido impulsado por sus padres y sus hermanos mayores Yuta y Takuya, quien desde los 4 años practicaba el skateboarding; sin embargo, la interrogante sigue en el aire: ¿realmente vale la pena obligar a los niños tan pequeños a practicar esta disciplina? Por mucho es más riesgosa que otras más comunes como el fútbol o, incluso, la natación.