Crece la preocupación entre estudiantes internacionales en Miami ante la nueva orden de Trump

Los que se queden en el país pueden enfrentarse a la deportación

Crece la preocupación entre estudiantes internacionales en Miami ante la nueva orden de Trump
El centro de coordinación de la UDN está en la Universidad de Harvard, en EE.UU. Thinkstock
Foto: Thinkstock

La semana pasada, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) anunció que los estudiantes internacionales debían abandonar el país si las universidades en las que estaban inscritos habían cambiado su modalidad a online.

La preocupación también se ha trasladado a Miami, donde muchos estudiantes, especialmente de América Latina, viajan hasta el sur de la Florida para cursar grados universitarios en algunos de los centros más importantes como la Universidad de Miami (UM) o la Universidad Internacional de Florida (FIU).

Te puede interesar: Un periodista de Miami se juega la vida para demostrar que es imposible hacer deporte con mascarilla

La abogada especializada en temas de inmigración, Claudia Cañizares, en declaraciones a ImpreMedia lamentó que la crisis sanitaria haya afectado a estos jóvenes que, en muchos casos, ya tenían pagados los cursos y la estadía por adelantado.

“Esta semana también proclamaron que los estudiantes bajo F-1 y M-1 que estuvieran tomando clases online no podían entrar al país”, decía Cañizares.

¿Qué se puede esperar de esta orden? La experta legal recuerda que “aquellos que estén aquí han de abandonar el país” o, de lo contrario, pueden enfrentarse a la deportación.

Te puede interesar: Miami se queda sin camas en las unidades de cuidados intensivos ante el incremento de casos de COVID-19

Ante esta situación, muchas universidades, como la FIU, Harvard o el MIT han anunciado que van a tomar medidas y van a buscar la protección legal para que esa decisión sea determinada en las cortes.

Los centros educativas señalan que esta situación supone un agravio tanto para las instituciones privadas como para los estudiantes, que no tienen ninguna culpa de la crisis sanitaria que se está viviendo en todo el mundo.