Alcalde defiende desmantelamiento de ‘Occupy City Hall’ por ser inseguro y peligroso para la salud

El comisionado de Policía catalogó el operativo como un éxito al no registrarse ningún lesionado y solo seis arrestados, uno con cargos de agresión a un oficial
Alcalde defiende desmantelamiento de ‘Occupy City Hall’ por ser inseguro y peligroso para la salud
El campamento comenzó el 23 de junio y fue creciendo en número de personas con el paso de los días.
Foto: Ramón Frisneda / Impremedia

El alcalde Bill de Blasio y el comisionado de la Policía Dermot Shea coincidieron este miércoles al defender la acción de la Uniformada esta madrugada para desmantelar el campamento ‘Occupy City Hall’: “Aunque respetamos el derecho a la protesta, la situación allí ya no era más una demostración, sino un lugar donde se estaban concentrando los desamparados, y ya se había creado una situación peligrosa para la salud y de inseguridad”.

En su rueda de prensa diaria, el mandatario municipal indicó que desde hacer varios días venía analizando con el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) las acciones que se tomarían para terminar con la ocupación de ese espacio público que está adyacente al edificio que es sede de la Alcaldía y el Concejo Municipal, explicando que la decisión de ordenar la acción policial se tomó el martes a las 10 p.m.

“Siempre lo he repetido, que respetamos el derecho a la protesta, pero tenemos que pensar primero en la salud y en la seguridad, y habíamos visto un cambio allí en las pasadas semanas que cada vez era menor el grupo de manifestantes, y que esto ya cada vez era menos y menos una protesta y se había convertido más en un lugar de reunión de desamparados”, dijo el Alcalde, agregando: “Por ello llegó el momento de tomar una acción y así lo decidí ayer”.

Este miércoles, alrededor de las 4 a.m., cientos de oficiales con uniformes y equipos antimotines como escudos de plástico, realizaron el operativo sorpresa para tomar el área donde se montó el campamento. El comisionado Shea indicó que la acción fue cuidadosamente planeada, indicando que minutos antes de la entrada de los policías, supuestamente le advirtieron a los ocupantes que tenían 10 minutos para retirarse. El operativo dejó al menos 7 arrestados, de los cuales uno fue acusado de arrojar un ladrillo contra un oficial, mientras los otros seis solo recibieron amonestaciones.

El número total de personas que ya quedaban allí era entre 40 y 50, y para garantizar su seguridad y la de los oficiales, se realizó un profundo proceso de planificación del operativo, y la buena noticia es que no hubo ningún lesionado”, detalló el Comisionado sobre cómo se llevó a cabo con éxito la acción policial, agregando que los oficiales “ingresaron al área junto a abogados, con equipos de grabación y les dimos advertencias verbales. Y aunque la mayoría sí aceptó irse por su cuenta, hubo un grupo de individuos que se resistió y eso resultó en los arrestos. Pero al final fue solo una persona la que quedó detenida por tratar de agredir a un oficial con un ladrillo”.

La ocupación del City Hall comenzó el 23 de junio, y lo que inició como una demostración de menos de 100 personas en contra de la brutalidad policial, como parte de las protestas callejeras que venía realizando el movimiento ‘Black Lives Matter’ tras la muerte de George Floyd, luego se enfocó en exigir que se recortaran $1,000 millones de fondos del presupuesto de la Uniformada.

Los manifestantes, con carpas improvisadas, se mantuvieron por un mes acampando al lado de la Alcaldía. Foto: Ramón Frisneda

En tan solo una semana, el pequeño grupo se multiplicó en cientos de manifestantes que se tomaron el área con carpas improvisadas, creando una comunidad que contaba con servicios de alimentos, productos para la desinfección por el coronavirus y hasta una biblioteca para la recreación. Pero luego que se votó presupuesto el 30 de junio y se aprobaron los recortes de fondos al NYPD, disminuyó la presencia de manifestantes y el área se había convertido en los pasados días en un campamento de desamparados, en el cual se registraron algunas peleas y acciones violentas contra periodistas y transeúntes.

Tanto el Alcalde como el Comisionado descartaron que la acción haya sido tomada en anticipación al posible envío  de fuerzas federales por parte del presidente Donald Trump, quien amenazó que lo haría para acabar con las protestas. “Esto no tuvo que ver con esa posibilidad, ya que desmantelar el campamento lo veníamos discutiendo desde hace semanas y el asunto del envío de los agentes federales es algo que apenas surgió hace dos días. Nuestra decisión se tomó fue por la preocupación que allí ya no habían condiciones de salud y seguridad”, precisó el Alcalde.

¿Diferente a ‘Occupy Wall Street’?

Hace casi 10 años atrás, cuando se vivió una situación similar en el Bajo Manhattan con el campamento ‘Occupy Wall Street’ en el Zuccotti Park, que también fue desmantelado en un operativo sorpresa de la Uniformada en la madrugada, el mismo De Blasio, quien en ese entonces era el Defensor del Pueblo de la Gran Manzana, cuestionó  la decisión del entonces alcalde Michael Bloomberg de enviar a la Uniformada.

“Estas son dos situaciones muy diferentes. La realidad aquí es que esto se convirtió menos y menos en una protesta, y más y más en una reunión de desamparados, y en esta Administración no permitimos que se creen campamentos de desamparados en la ciudad de Nueva York. Y eso es lo que estaba pasando aquí, incluso poniendo en riesgo la propia seguridad y salud de las personas sin hogar allí”, explicó el Alcalde.

De Blasio insistió que la situación con ‘Occupy Wall Street’ fue una situación más política, una protesta más política que no se compara con la situación actual de desamparados en la que se había convertido ‘Occupy City Hall’.