El COVID afecta la historia de crédito

El 33% de quienes usan tarjetas de crédito ha hecho algo durante la pandemia que perjudicará su puntuación
El COVID afecta la historia de crédito
La tasa de morosidad es aún baja./Archivo
Foto: Shutterstock

El último informe sobre vivienda del Center for American Progress explica que Zego, una empresa de tecnología ha reportado un 31% de subida de uso de tarjetas de crédito para pagar el alquiler de un apartamento.

Es una tendencia al alza que acompaña a la pandemia del coronavirus en el país. Los pagos con tarjetas han subido un 43% en los dos primeros trimestres comparados con 2019, “posiblemente debido a la falta de cash o efectivo durante estos tiempos inciertos”.

Pagar la renta con una tarjeta puede suponer que se use una buena parte dela línea de crédito, por encima de lo que es considerado prudente y que se acumulen balances muy altos por no mencionar que si estos se mantienen se encarece mucho la renta.

Y si eso ocurre, penaliza la puntuación crediticia que determina qué riesgo se presenta como acreedores. Si el riesgo es alto complica o encarece tomar préstamos.

Pero hacer algo que perjudica el crédito parece ser casi inevitable en esta época del coronavirus. De hecho, Bankrate mostraba recientemente una encuesta que apunta a que el 33% de quienes tienen tarjeta, es decir uno de cada tres, ha hecho algo que le perjudica el crédito.

La falta en la que más se incide es acumular deuda. El 17% lo ha hecho, sobre todo porque los ingresos del hogar han sido impactados negativamente y un 8% está manteniendo un balance en las cuentas porque creen, erróneamente, que eso les ayuda a mostrar una historia de pagos y por tanto a mejorar su puntuación crediticia.

El 12% ha pagado una factura tarde y el 6% ni siquiera la ha pagado. Es más, hay quien–  equivocadamente–, ha cancelado una tarjeta de crédito para mejorar la puntuación.

El 49%, es decir, la mitad de los encuestados, afirma que los ingresos del hogar se han visto perjudicados de una manera u otra por el COVID.

Ted Rossman, analista de Bankrate explicaba en una nota que las tasas de morosidad tanto en tarjetas de crédito como en otros productos financieros son bajas según estándares históricos “pero hay señales de alarma en el horizonte”.

Rossman explica que el estímulo fiscal del CARES Act fue tan importante como temporal y con el resurgimiento del virus “hay razones para pensar que la morosidad y la falta de pago puede haber sido retrasada pero no evitada”.

Aclarar la confusión

La otra conclusión a la que llega este analista es que hay mucha confusión sobre lo que hay que hacer para tener una buena puntuación crediticia. Se la recordamos:

  • Trate de no tener balances en sus tarjetas de un mes para otro. Abone lo que debe,
  • Pague a tiempo, al menos el mínimo del balance.
  • Si no puede pida ayuda a la emisor de tarjeta, pueden dársela o no, pero no penaliza y si no se pide no la van a ofrecer.
  • Mantenga las tarjetas activas. Eso amplía la línea de crédito que tiene aunque no la use. Anulando tarjetas se borra ese dinero del que podría disponer y sobre el que se calcula lo que se usa para pagos. Si los pagos en esa tarjeta que quiere cerrar son buenos, deja de mostrar una buena historia que puede jugar a su favor. Si no la quiere usar, guárdela en un cajón durante unos meses.
  • Si no le queda más remedio que tener balances, hágalo por debajo del 30% del total de la línea de crédito y asegúrese de rebajar ese porcentaje.