¿El café helado hidrata? Conoce la opinión de nutriólogos expertos

El verano ha llegado y con él los días de calor sofocante. Si eres de los que no comienza bien el día sin una taza de café, descubre los efectos para la salud de beber café helado

El café es una bebida con poderosos antioxidantes que benefician la salud y previenen diversas enfermedades.
El café es una bebida con poderosos antioxidantes que benefician la salud y previenen diversas enfermedades.
Foto: Imagen de Denis Boldyrev en Pixabay / Pixabay

Los días de verano están en su máximo esplendor y las altas temperaturas se hacen presentes. Lo cierto es que actualmente en muchas regiones de Estados Unidos se vive un calor sofocante, diversos especialistas en clima estiman que esta racha de calor continuará  hasta el Día del trabajo mantenerse bien hidratado es más importante que nunca.

Cuando de hidratación se trata no existe un mejor sustituto que el agua natural, sin embargo existen quienes no pueden sobrevivir sin el café mañanero. Para los días de calor extenuante un vaso de café helado solo o mezclado con tu leche vegetal favorita resulta una maravillosa alternativa.

Sin embargo existen muchos mitos entorno al consumo de café y uno de los principales se relaciona con la deshidratación y el aumento en la producción de orina. Diversos especialistas en nutrición coinciden en que todos los bebedores recurrentes de café, ya sea en su versión caliente o helada deben de saber que se trata de una bebida diurética. Este término se refiere a toda sustancia que al ser ingerida provoca una eliminación de agua y electrolitos del organismo, esto sucede únicamente a través de la orina.

La cafeína juega un papel fundamental ya que no sólo es la responsable del característico efecto estimulante y vigorizante del café, en grandes dosis se relaciona con un incremento del flujo de sangre hacia los riñones e inhibe la absorción del sodio, en gran parte esto explica sus propiedades diuréticas. 

Se cuenta con referencias de trabajos de investigación que señalan que el consumo de café después de un período de dos meses de abstinencia incrementa en un 50% el volumen de la orina. En cambio cuando se consume café de manera regular el cuerpo tiende a volverse resistente a los efectos diuréticos. Lo cierto es que cuando se realizaron estudios basados en un consumo con cantidades más contundentes de cafeína, su capacidad diurética parecía no ser tan clara.

Tal es el caso del trabajo realizado por un académico de la Universidad de Connecticut llamado Lawrence Armstrong, quien concluyó que la cafeína es un diurético moderado. Esto basado en un estudio de 15 muestras, en el cual 12 de ellas dieron como resultado que las personas orinaban la misma cantidad sin importar si el agua que bebían tenía cafeína o no.

A la vez la nutrióloga Melissa Rifkin en una entrevista para el portal digital Well + Good señala que el café generalmente no es la causa de la deshidratación, esto se debe a que el cuerpo no pierde los líquidos que se ingirieron. De hecho asegura que el consumo habitual de café puede ser igual de hidratante que el agua misma, sobre todo en el caso del café helado que es aún más hidratante gracias a los hielos que aumentan el contenido en agua de la infusión. Si a esto le sumamos aquellas personas que suelen agregar cualquier tipo de leche (ya sea de origen vegetal o animal) se incrementan los niveles de hidratación, ya que la composición de la leche es 91% agua. 

Recuerda que todo se trata del equilibrio, según Rifkin si bebes más de 5 tazas de café al día podrá ser una acción deshidratante. Es decir si nos excedemos en el consumo de café, sus efectos diuréticos serán mayores que su poder hidratante.

Una buena recomendación para disfrutar de un rico café helado esta temporada de calor, es siempre acompañarlo de agua natural y también incluir como parte clave de la dieta diaria el consumo de frutas, verduras y alimentos que potencien la hidratación.