Trump acusa fraude electoral y sugiere posponer elecciones, ¿pero es posible?

El presidente arrecia sus críticas al voto por correo en medio de la pandemia de coronavirus

El presidente Trump critica el voto por correo, aunque él lo ha utilizado en varias ocasiones.
El presidente Trump critica el voto por correo, aunque él lo ha utilizado en varias ocasiones.
Foto: Montinique Monroe / Getty Images

El presidente Donald Trump volvió a atacar el voto por correo, ya que afirma que habrá fraude en las elecciones generales del 3 de noviembre, por lo que sugirió posponerlas.

Cabe recordar que el mandatario es uno de los asiduos “clientes” de esta vía para emitir el sufragio, la cual utilizó incluso durante las primarias de su partido.

En medio de la pandemia por coronavirus y los crecientes casos en EE.UU. –que tiene una tasa sostenida por encima de los 60,000 contagios diarios– distintos grupos que promueven el voto han buscado ampliar la estructura de las Comisiones Electorales estatales, para permitir a un mayor número de personas ejercer su derecho sin arriesgarse en las casillas.

Sin embargo, el presidente ha estado en contra acusando –sin pruebas– que habría un fraude y ahora sugiere posponer el proceso, un tema que generó debate nacional en marzo, cuando aumentaron los casos de COVID-19 en el país.

“Con la votación universal por correo (no la votación en ausencia, lo cual es bueno), la del 2020 será la elección más INEXACTA Y FRAUDULENTA de la historia”, afirmó en un tuit. “Será una gran vergüenza para los Estados Unidos. ¿¿¿(Se debe) retrasar la elección hasta que las personas puedan votar de manera adecuada y segura???”

Las Enmiedas 12 y 22 en la Constitución establece elementos sobre las elecciones, incluido el papel del Congreso, el único autorizado –en combinación con los estados– para cambiar la fecha en caso de una emergencia nacional o un desastre que impida a los votantes acudir a las urnas o votar de alguna otra forma.

“En general, una combinación de acciones estatales o del Congreso podría retrasar las elecciones, pero no posponer la selección de un presidente y un vicepresidente”, indica el Centro Constitucional Nacional. “El único plazo difícil establecido en la Constitución es el final del mandato de un presidente y el de un vicepresidente, que es el 20 de enero del año siguiente a una elección general”.

Agrega que ese mismo plazo se aplica independientemente de los límites de mandato impuestos al presidente en virtud de la Enmienda 22, es decir, tendría que haber un nuevo mandatario.

El 20 de marzo de este año, el Servicio de Investigación del Congreso publicó una explicación sobre qué y cómo se podría retrasar del proceso, considerando el Colegio Electoral.

“Si bien los representantes y senadores deben ser elegidos ‘por el pueblo’, la Constitución estipula que el Presidente es elegido por los electores nombrados bajo la dirección de cada legislatura estatal”, indica el informe. “Por lo tanto, si bien cada estado actualmente elige a sus electores a través de elecciones populares, donde los votos emitidos para los candidatos presidenciales se cuentan como votos para los electores comprometidos con esos candidatos, la legislatura de un estado podría decidir seleccionar electores por sí misma si determina que las elecciones no son factibles”.

Lo que queda claro es que solo los estados y el Congreso tienen el poder de retrasar la elección.

“A diferencia de la práctica de algunos estados que permiten al Gobernador posponer una elección durante emergencias, ni la Constitución ni el Congreso otorgan ningún poder similar al Presidente u otros funcionarios federales para cambiar esta fecha fuera del proceso legislativo regular del Congreso”, dice el informe del Congreso.

Acusan distractor

Diversas organizaciones, como Voto Latino, criticaron la posición del presidente Trump sobre el sufragio por correo y retrasar las elecciones y recordaron que él mismo se ha beneficiado de ese derecho.

El grupo también critica al vicepresidente Mike Pence por su oposición, a pesar de que utilizó boletas por correo tres veces en los últimos tres años, aunado a que otros 13 funcionarios de la Administración Trump también lo hicieron.

“Donald Trump no tiene la autoridad para retrasar o cambiar la fecha de las elecciones”, dijo María Teresa Kumar, presidenta y directora ejecutiva de Voto Latino. “El presidente de los Estados Unidos está tratando de sembrar la desconfianza y el miedo sobre una elección, la cual parece estar a punto de perder”.

Neera Tanden, presidenta y directora ejecutiva del Fondo de Acción para el Centro del Progreso Americano (CAPAF, por sus siglas en inglés) consideró que el presidente Trump busca deslegitimar el proceso electoral, en medio de la catástrofe económica del país.

“El hecho simple es que el presidente no tiene autoridad para retrasar las elecciones”, acotó Tanden. “Trump sabe que votar por correo es una forma segura y efectiva de emitir un voto; de hecho, él mismo votó de esa manera. Sus políticas han fallado, su apoyo se está desplomado y, en lugar de abordar la terrible pandemia, su mayor preocupación es evitar que la gente vote”.

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, indicó que analiza las opciones legales para intentar detener los esfuerzos del presidente Trump para retrasar las elecciones y “negar el derecho a voto”.

¿Es posible?

La Constitución establece cómo debería nombrarse a un Presidente y Vicepresidente. Son varios los pasos a contemplar:

  1. Aprobación del Congreso para retrasar las elecciones
  2. Acuerdo en las legislaturas de los estados para nombrar a electores del Colegio Electoral
  3. Votación del Colegio Electoral
  4. Validación en el Congreso
  5. Si no hay acuerdo en el Colegio Electoral, el Congreso tomará la decisión
  6. Si no se eliege a un Presidente y Vicepresidente, será el presidente de la Cámara en turno quien haga funciones de Presidente a partir del 20 de enero del 2021