La pandemia traerá muchos cambios en elecciones presidenciales de EE.UU.

Se necesitará una campaña masiva para que los votantes entiendan que el proceso electoral será diferente

Habrá muchos cambios en las elecciones presidenciales del 2020 debido a COVID-19. (Foto: Aurelia Ventura/ La Opinión)
Habrá muchos cambios en las elecciones presidenciales del 2020 debido a COVID-19. (Foto: Aurelia Ventura/ La Opinión)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Debido a la pandemia del coronavirus, expertos en el tema electoral coincidieron en que las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos estarán llenas de retos y barreras, por lo que urgieron a lanzar una campaña masiva de alcance para motivar la participación sobre todo de los votantes de las minorías.

“Será un desafío increíble esta temporada electoral. Pero si mostramos un compromiso nacional y damos a los funcionarios locales los recursos que necesitan, podremos lograrlo”, dijo Nathaniel Persily de Healthy Elections Project de la Universidad Stanford, uno de los participantes a la videoconferencia “Qué tan seguro es nuestro derecho al voto: Lo que está en juego y los desafíos del sistema electoral estadounidense”, organizado por Ethnic Media Services.

Dijo que necesitaremos asistencia en el idioma en particular en áreas donde los votantes no están muy familiarizados con el voto por correo,

Y pronosticó que habrá una pérdida de cerca del 25% de los lugares de votación en EE.UU. “Será un cambio masivo. En California van a mover las elecciones para que todo sea por correo y me preocupa que las comunidades de color, incluidas las latinas queden atrapadas en el fuego cruzado”.

Persily recomendó votar lo más temprano posible a través de una boleta en ausencia. “Si vas a votar el Día de la Elección, asegúrate de llegar temprano por lo menos al mediodía, porque va a ser una elección como ninguna otra y necesitamos planear”.

Asegúrate que envías el voto por correo lo antes posible.
Recomiendan envíar el voto por correo lo antes posible. (Getty Images)

Una cosa que ha sucedido – explicó – es que las figuras del deporte como LeBron James están impulsando el uso de estadios como lugares de votación. “El estadio de los Dodgers de Los Ángeles se utilizará como laboratorio porque se necesita instalaciones muy amplias para garantizar la distancia social por el coronavirus”.

Afirmó que se va a necesitar un programa masivo de educación y divulgación para que la gente entienda que la votación va a ser diferente. “Habrá  muchos lugares de votación que cambiarán. Vamos a ver personas que van a votar desde su automóvil; y en ocasiones, se tomará un número para votar como lo hacemos en los restaurantes”.

Persily dijo que el servicio postal se debe reforzar para asegurar que la votación pueda hacerse de forma confiable.

Sin embargo, hizo ver que intentarán que la gente vote en persona si pueden, no solo por las tensiones con el servicio postal sino también porque quieren asegurar resultados lo antes posible. 

Una de las principales barreras es que quienes administran las casillas el día de las elecciones, usualmente personas mayores, no estarán disponibles este año debido a COVID-19. También será menos probable que la gente quiera servir como trabajadores electorales de manera voluntaria, por lo que se necesitarán una campaña masiva de promoción.

Expuso que los países pueden hacer elecciones en medio de la pandemia si tienen voluntad política. “El problema en EE. UU. es que no tenemos ninguna autoridad política nacional; y por lo tanto, habrá una variación increíble en las localidades”.

Añadió que el recurso y el desafío más importante es el tiempo que se necesita para administrar la elección, contar los votos y anunciar resultados porque unos comicios por correo son diferentes.

No tenemos ese tiempo, y puede que no se sepa quién ganó las elecciones presidenciales durante varios días después de la votación”.

Se necesitará hacer una mayor campaña este año para movilizar el voto. (La Opinión)

El registro de votantes

Andrea Miller, fundadora de Reclaim your Vote, una organización que trabaja para asegurarse que los votantes de las minorías puedan sufragar, dijo que de 245 millones de votantes elegibles, 48 millones han sido eliminados de las listas de registro. “De esos 16.6 millones son votantes de las minorías que viven en estados cuyas reglas para eliminar de las listas no son progresistas”.

Citó por ejemplo el caso de Texas, donde se tiene que renovar el registro de votantes cada dos años, y si no lo hacen se les puede dar de baja.

“En la mayoría de los estados del sur y del oeste si no han votado en cierto número de elecciones federales son trasladados a la lista de inactivos, y  normalmente si no votan en una elección más, los pasan a la lista de los no registrados. 

“La mayoría de estos estados tienen requisitos estrictos de identificación con fotografía, y no tienen registro el mismo día”.

Apuntó que la gente cree cuando se registra para votar, está inscrita para siempre. “No tiene el entendimiento de que si no vota en equis número de elecciones, son eliminado de las listas”.

Es por eso que recomendó a los votantes, verificar online su estatus de registro.

Hay muchas preocupaciones sobre el voto por correo. (La Opinion)

Preocupaciones

Karthick Ramakrishnan, fundador y director de API Data en la Universidad de California en Riverside, precisó que existe preferencia para votar por correo por el coronavirus, aún cuando hay preocupaciones sobre el envío de la boleta, cómo rastrearla y si el voto será contado. 

¿Qué tan susceptible es el sistema electoral de sufrir fraude?

“El riesgo de privación del derecho al voto ha sido ampliamente bien documentado, pero es minúsculo y no se ha establecido”.

La mayor preocupación, estimó, es que una percepción errónea sobre el fraude pueda reducir la participación, lo que no quieren que suceda.

“Siempre podemos realizar auditorías basadas en las boletas enviadas por correo para ver si llegaron a su destino y si se retrasaron”.

En la actualidad señaló que hay muchas consultas al Congreso para garantizar que las boletas lleguen a sus destinos a tiempo y no se queden atascadas en algún centro de distribución; y que en última instancia sean rastreables.

Si la gente se abstiene de votar por correo debido a preocupaciones sobre el fraude, yo diría que es el mayor daño que se puede hacer”.

Terry Ao Minnis, directora de los programas del Censo y Voto  de la organización Asian Americans Advancing Justice (AAJC), dijo que es fundamental garantizar que existan opciones en persona para los votantes con dominio limitado del inglés que les permita recibir asistencia lingüística por parte de trabajadores bilingües capacitados que puedan ayudarlos.