“El covid-19 está ahí, pero el cáncer también”: Le diagnostican esta enfermedad de forma tardía por la pandemia

Olatz Vázquez abrió su corazón en Twitter, contando su historia, esperando que otras personas no vivan lo que ella

“El covid-19 está ahí, pero el cáncer también”: Le diagnostican esta enfermedad de forma tardía por la pandemia
La joven comenzó a tener problemas desde 2018 pero fueron ignorados por su edad.
Foto: Shutterstock

Uno de los grandes problemas de salud que ha traído la pandemia del coronavirus es que muchas personas, por miedo a contagiarse, deciden no acudir al médico o al hospital pese a tener algunas molestias que podrían derivar en otra enfermedad más grave, o bien, que centros de salud hayan decidido retrasar consultar y exámenes médicos precisamente para evitar contagios entre sus pacientes.

Ambos hechos pueden traer consecuencias fatales, tal y como le ha ocurrido a una mujer española de 26 años llamada Olatz Vázquez, quien en Twitter ha narrado la terrible negligencia médica de la que ha sido víctima por culpa del coronavirus.

Resulta ser que a principios de 2019, Olatz, quien es periodista y fotógrafa, comenzó a sentir un dolor agudo en el abdomen, así que decidió consultarlo con un doctor, que, debido a su edad, no le dio mayor importancia y solo le recetó algunos analgésicos para aminorar la molestia.

Pero las cosas no mejoraron, así que en febrero de este año decidió ir con otro médico en su natal Euskadi, el cual le envió a hacer análisis de sangre que arrojaron que estaba un poco anémica y con la B-12 baja; sin embargo, tampoco le dieron mucha importancia. Aún así, para cerciorarse, le agendaron una gastroscopía para el 22 de abril.

Pero un mes antes, la gente del laboratorio le llamó para informarle que, debido a la alerta sanitaria derivada del covid-19, debían reagendar el estudio para el 9 de junio. Pese a que ella insistió en que se lo practicaran lo antes posible, los del laboratorio le indicaron que era una mujer sana y por ende, no debía de qué preocuparse.

Sin embargo, su salud se fue mermando a tal grado que para el 7 de junio debió ser llevada de urgencias a un hospital, en donde al principio le fue diagnosticado “flojera extrema”; también le realizaron otros estudios hasta que su caso es transferido con una ginecóloga, quien determinó que su situación podría ser algo más grave.

La triste realidad: un cáncer que fue diagnosticado ya avanzado

Finalmente, tras año y medio de espera, el 9 de junio le practicaron la gastroscopía, con el cual los doctores descubrieron que tenía varias úlceras tumorizadas en el estómago. La biopsia posterior arrojó que Olatz tenía cáncer y que este había hecho metástasis, por lo que era urgente ponerla en manos de algún oncólogo.

“Más de dos meses después y dos ciclos de quimioterapia a mis espaldas, todavía no entiendo cómo el factor joven es determinante para descartar si tienes una enfermedad grave”, lamenta Olatz.

View this post on Instagram

Llevo tres días viendo cómo mi pelo no dejaba de caerse y de caerse. "Con esta quimioterapia no vas a perder todo el cabello" me dijeron el lunes, pero no supieron decirme cuánto. Cada vez que se me caía un mechón lloraba. Ya no podía ni mirarme en el espejo sin que se me cayeran las lágrimas, así que hoy he decidido quitármelo todo. Me he puesto mi vestido más bonito, unas tijeras, una maquinilla y para adelante. No he dudado ni un segundo de mi decisión porque sabía que me iba a hacer bien. Entre cuatro pelos y ninguno, me quedo con ninguno. Aunque las fotografías puedan parecer duras estoy feliz. Me gusta esta nueva yo. Nos hemos reído mucho durante el proceso y estaba tan entusiasmada por las fotos que Urko me ha ido haciendo que no me ha dado tiempo a asimilar del todo que esa que veis soy yo.

A post shared by Olatz Vázquez (@olatzvazquez) on

“La covid-19 está ahí, pero el cáncer también, y un diagnóstico precoz es la mejor cura para esta enfermedad”, agregó.

La soledad, lo más duro que ha tenido que vivir

Justamente por el tema de la pandemia, esta mujer ha tenido que atravesar su proceso de quimioterapia completamente sola, ya que a su madre no le permiten acompañarla y tampoco puede recibir la visita de familiares o amigos.

Por fortuna, ha encontrado una asociación que a través de videollamadas, responden sus dudas y le brindan todo el apoyo emocional que tanto necesita en estos momentos, lo que le permite ser optimista, pensando positivamente en que vencerá esta terrible enfermedad.

Acerca de si denunciará o no una posible negligencia médica aún no lo tiene muy claro, ya que comprende determinadas cosas que con ella ocurrieron debido a la emergencia sanitaria por la que atraviesa España.